CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Venezuela

La ayuda se acumula en la frontera de Venezuela. Esta es la razón por la que no ha entrado

Por Stefano Pozzebon

(CNN) — “El 23 de febrero, la ayuda humanitaria ingresará a Venezuela de una forma u otra”, declaró a principios de este mes Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela y quien se declaró presidente interino de la nación. Pero no tan rápido: el presidente Nicolas Maduro, quien ganó la reelección en una votación ampliamente criticada el año pasado, ha prometido bloquear los suministros, y organizaciones como la Cruz Roja y las Naciones Unidas se han negado a ayudar.

El lento avance de la ayuda hacia la empobrecida Venezuela se ha convertido en una medida indirecta de la lucha de poder entre sus dos presidentes rivales. Al mismo tiempo, hay pocas dudas de que el pueblo venezolano necesita ayuda.

Entonces, ¿por qué es tan difícil ponerse de acuerdo sobre la ayuda?

¿Que esta pasando?

Venezuela se enfrenta a la peor crisis económica de su historia. Uno de cada 10 venezolanos está desnutrido y la crisis económica ha provocado un éxodo de al menos tres millones de personas, según la Organización Internacional de las Migraciones.

Guaidó ha puesto todo su peso detrás de un “canal humanitario” que llevaría toneladas de la tan necesaria ayuda de países extranjeros a Venezuela. Pero el plan no solo es benévolo, también es un ataque directo a Maduro, quien durante años ha negado que en Venezuela haya una crisis humanitaria.

“El impacto de la ayuda humanitaria es altamente político“, admite Juan Miguel Matheus, un diputado de la oposición. “Nuestro primer y principal objetivo es brindar alivio a la población venezolana, pero después de eso, con este movimiento queremos hacer jaque mate a Maduro”.

“Si llega la ayuda, se demuestra que Maduro ha perdido el control de la situación; si no llega, demostramos que a Maduro no le importa el sufrimiento de la gente”, dice.

¿Por qué las organizaciones internacionales no se están uniendo a los planes de la oposición?

Muchas organizaciones internacionales de renombre, incluyendo tanto la Cruz Roja como Caritas, el brazo humanitario de la Iglesia católica, se han negado a participar en la campaña de ayuda de Guaidó. La Cruz Roja le dice a CNN que la iniciativa organizada por la oposición venezolana es demasiado política.

“La acción de la Cruz Roja se basa en dos principios: humanidad y neutralidad. La neutralidad es la más importante en situaciones como esta”, explica Francesco Rocca, presidente de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. Está convencido de que Venezuela debe recibir ayuda humanitaria, pero que la operación debe ser un esfuerzo concertado.

Solo a través de un acuerdo entre las dos partes, la ayuda podría ser realmente efectiva, dice.

Las Naciones Unidas también optaron por no tomar partido, y pidieron a ambas partes que disminuyan las tensiones.

¿Entonces quién está llevando la ayuda?

Estados Unidos ha prometido 20 millones de dólares para ayudar a Venezuela. Hasta ahora, eso se ha traducido en tres entregas de carga aérea a Cúcuta, ciudad fronteriza en Colombia, donde está lista para ingresar al país.

MÁS: Cúcuta, la ciudad fronteriza escenario de la crisis venezolana

Canadá, Alemania y el Reino Unido también han contribuido, entre otros.

Colombia ha proporcionado las facilidades logísticas para el transporte de la ayuda. Se anunciaron dos puntos de envío más en Brasil y Curazao, ambos también cerca de la frontera con Venezuela.

Los vecinos más cercanos de Venezuela, como Colombia, son los más interesados ​​en recibir ayuda, ya que esperan que esta medida pueda ayudar a reducir la ola de refugiados venezolanos que cruzan sus fronteras.

¿Qué está haciendo Maduro?

Maduro ve el plan dirigido por la oposición como una trampa, y ha rechazado la ayuda humanitaria que llegaría. Aceptar los suministros extranjeros durante la actual crisis política sería equivalente a aceptar la intervención política extranjera, desde el punto de vista de Maduro.

Cuando Estados Unidos envió un envío de suministros médicos y de alimentos a la frontera con Venezuela la semana pasada, el régimen de Maduro instaló un bloqueo en uno de los puentes que conectan Venezuela y Colombia.

Hace solo una semana en la televisión estatal, Maduro desestimó la iniciativa de Guaidó y dijo que “los venezolanos no son mendigos“. Pero el patriotismo no impidió que Maduro aceptara 9 millones de dólares de la ONU en noviembre de 2018.

MIRA: Nicolás Maduro cierra total e indefinidamente la frontera con Brasil

¿Que sigue?

Es difícil ver cómo la oposición, que controla poco poder real en Venezuela, puede garantizar que la ayuda entrará al país para el domingo.

Si bien Guaidó ha descrito una “ola humana” de voluntarios que se dirigen a la frontera para llevar suministros, muy pocos profesionales de organizaciones de ayuda han levantado la mano para unirse al esfuerzo.