CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Brasil

Brasil

¿Cómo una ballena jorobada muerta terminó en un bosque de manglares en el Amazonas?

Por Christina Zdanowicz, Alessandra Castelli

(CNN) — Cuando pescadores locales caminaban por un bosque de manglares en Brasil, se encontraron con algo que no debería estar allí: el cadáver de una ballena jorobada.

Según el grupo de investigación sin fines de lucro Bicho D’agua, la ballena bebé se perdió en el mar y murió de inanición o por alguna otra causa desconocida.

Las mareas arrastraron el cuerpo de la ballena a la orilla en la playa Araruna en la ciudad de Soure, dijo el oceanógrafo de Bicho D’agua Maura Sousa. Se encuentra en la isla de Marajó, que está en la desembocadura del río Amazonas.

“Durante esta temporada, la marea normalmente sube dos veces al día a casi 4 metros e inunda el bosque de manglares, trayendo mucha basura, incluida la basura de barcos de muchos lugares del mundo”, dijo Sousa.

“Esto explica por qué un cadáver inflado, debido a los gases de la descomposición, fue arrastrado hacia el bosque de manglar”, dijo.

La ballena de 7,9 metros probablemente murió cuatro o cinco días antes de que los pescadores la encontraran en los manglares el viernes, agregó. Los pescadores notificaron al grupo de investigación la presencia del cadáver de la ballena, que se encontraba a unos 15 metros de la costa.

Las ballenas como esta son comunes en el Atlántico Sur, pero no usualmente en esta época del año, dijo Sousa. Las ballenas que vienen a la costa de Brasil para aparearse suelen pasar sus inviernos en la Antártida.

Esta podría ser una ballena del Atlántico Norte, agregó. Los investigadores están realizando pruebas de ADN para determinar de dónde proviene la joroba.

El laboratorio de patología de la Universidad Federal de Pará está realizando la necropsia, una autopsia realizada en un animal. Los resultados, disponibles en unos 20 días, darán a los investigadores una idea mejor de la causa de muerte de la ballena.