CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Animales

Los ataques de tiburones sí han aumentado, pero el riesgo sigue siendo bajo, según estudio

Por Ashley Strickland

(CNN) — Los ataques de tiburones han aumentado en todo el mundo en los últimos 55 años, pero eso no significa que debas cancelar tus vacaciones en la playa, según un nuevo estudio. La tasa de ataques en realidad es baja y el riesgo varía, dependiendo de la ubicación.

Los investigadores utilizaron datos recopilados de 1960 a 2015 por el Archivo Internacional de Ataques de Tiburones del Museo de Historia Natural de Florida para un análisis estadístico mundial de ataques de tiburones.

MÁS: ¿Qué hacer si un tiburón te ataca? Estos son los pasos para defenderte (y sobrevivir)

Algunos años muestran varios ataques reportados en un área, como el aumento en los ataques de tiburones en las Carolinas en 2015. Así que los investigadores utilizaron los datos del museo para observar los ataques de tiburones en 14 países, incluyendo regiones en Estados Unidos, Australia y Sudáfrica que tuvieron el mayor número de ataques. Cada uno de estos países ha tenido más de 10 ataques de tiburones desde 1960.

El estudio se publicó el miércoles en la revista PLOS ONE.

“Tenía curiosidad sobre la probabilidad de ataques de tiburones en un cierto número de años en diferentes lugares del mundo”, dijo en un comunicado Stephen Midway, autor principal del estudio y profesor asistente del Departamento de Oceanografía y Ciencias Costeras de la Universidad Estatal de Louisiana. “Si bien a menudo se reportan varios ataques de tiburones, segmentamos en las poblaciones humanas regionales para determinar la tasa de ataques de tiburones en todo el mundo. Creo que esta información podría contribuir a una discusión más científica sobre los tiburones en general y ayudar a su manejo y conservación”.

Los investigadores encontraron que las tasas de ataque de tiburones son bajas, pero se han duplicado en áreas densamente pobladas como la costa este de Estados Unidos y el sur de Australia, con ataques que se han duplicado en los últimos 20 años. Pero con base en la población de estos países, la tasa podría ser tan baja como un ataque por cada millón de personas.

“A medida que el desarrollo aumenta a lo largo de la costa y en las comunidades de playa, más residentes y turistas frecuentan estas aguas”, dijo Midway. “Con más personas en el agua, la posibilidad de un ataque de tiburón aumenta. Sin embargo, debo subrayar el hecho de que no todos los lugares del mundo vieron un aumento. E incluso en los lugares donde vimos un aumento, las posibilidades eran todavía una en varios millones”.

Pero estos no son ataques fatales como los de la película “Jaws”.

Durante el período de 55 años, 1.215 personas informaron de ataques de tiburones en Estados Unidos, pero la mayoría de estos terminaron con lesiones menores en la piel o heridas similares a la mordedura de un perro. Sólo alrededor del 2% fueron fatales.

Eso es aproximadamente 6 de 75 a 100 ataques no provocados que ocurren en todo el mundo cada año, según el estudio. El surf y la natación fueron las actividades más probables antes de un ataque de tiburón, y el buceo representó alrededor del 10%.

“Deberíamos pensar en el riesgo de un ataque de tiburón como pensaríamos en el riesgo de un accidente automovilístico”, dijo Midway. “Por ejemplo, no evaluamos nuestro riesgo personal de sufrir un accidente automovilístico según las estadísticas nacionales sobre accidentes automovilísticos año tras año. Pensamos en nuestro automóvil, el clima, las condiciones de la carretera y otros factores muy locales”.

En los 14 países, las especies de tiburones más dominantes incluyen los tiburones toro, tigre y blanco. Estas especies son de interés para los investigadores debido a sus patrones de migración. Pero también se los describe como un terror para los turistas en programas de televisión y películas.

Predecir los ataques de tiburones individuales no fue el objetivo del estudio, y es imposible, dijeron los investigadores. Pero conocer las tendencias a largo plazo y por región, en asociación con la actividad humana, podría ayudar a determinar el riesgo.

“Los seres humanos siempre han demonizado a los tiburones porque son esquivos y viven en un entorno que no es común para nosotros: el mar”, dijo en un comunicado George Burgess, coautor del estudio y director emérito del Programa para la Investigación de Tiburones del Museo de Historia Natural de Florida. “Nos gustaría que la gente supiera que estos eventos de ataques de tiburón deben ponerse en perspectiva cada vez que ocurren. Este estudio nos ayuda a dar un paso atrás y mirar el panorama general”.