CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Crisis en Nicaragua

Nicaragua

Nicaragua: entre la terquedad y el sentido común

Por Carlos A. Montaner

Nota del editor: Carlos Alberto Montaner es escritor y analista político de CNN. Sus columnas se publican en decenas de diarios de España, Estados Unidos y América Latina. Montaner es, además, vicepresidente de la Internacional Liberal. Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas del autor.

(CNN Español) — ¿Terminará el régimen de Daniel Ortega en Nicaragua? Es muy posible, aunque dejará un país ensangrentado con cientos de muertos aniquilados por la bárbara represión política.

Las razones que aporta la excomandante Rosa María Téllez para anticipar la derrota de Ortega no dejan lugar a dudas. Se trata de una prestigiosa historiadora proveniente de las filas del sandinismo, hoy muy crítica con ese partido:

  • El cerco diplomático internacional, encabezado por Estados Unidos, se va estrechando y amenaza con ahogar a Ortega, quien ni siquiera puede financiar el presupuesto nacional.
  • Los diplomáticos europeos se sintieron estafados cuando Daniel Ortega, tras prometerles liberar a los presos políticos, los maltrató aún más, e hizo condenar a dos líderes campesinos a más 200 años de cárcel.
  • Los empresarios sandinistas están sufriendo lo mismo que el resto del empresariado. ALBANISA, la contraparte petrolera nicaragüense de PDVSA, está en la ruina.
  • Pero lo más importante es que todos tienen alguna esperanza en un diálogo entre la Alianza Cívica y el régimen de Ortega. La Alianza Cívica cuenta con personas sabias y serias, como Mario Arana, José Pallais o Carlos Tünnermann.
  • El Vaticano, EE.UU., una parte sustancial de la oposición política y los grandes empresarios del país, creen que Ortega negociará su salida del poder.

Naturalmente, para que se dé un diálogo que adelante las elecciones y le ponga fin al gobierno de Ortega, deben cumplirse al menos tres condiciones que señala el histórico comandante Luis Carrión, hoy opositor de Ortega, en una carta abierta que ha estremecido a Nicaragua: libertad para todos los presos políticos, cese de la represión y restablecimiento de las libertades públicas.

Por otra parte, Ortega tratará de asegurarse impunidad e inmunidad para él, para su familia y para los matarifes que siguieron sus órdenes.

¿Vencerá el sentido común o se impondrá la suicida terquedad del presidente sandinista? Esperemos que sea lo primero.