CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Vaticano

El Vaticano abrirá sus archivos secretos de la II Guerra Mundial y del papa Pío XII

Por Delia Gallagher, Daniel Burke

Roma (CNN) — El papa Francisco anunció que El Vaticano abrirá el próximo año sus archivos secretos que contienen documentos de la época de la II Guerra Mundial y del controvertido papado de Pío XII.

Los archivos cubren los años 1939-1958 y constan de varios cientos de miles de cartas, telegramas y discursos. Los críticos de Pío dicen que no hizo lo suficiente para combatir públicamente el ascenso del fascismo en Alemania e Italia. Sus partidarios afirman que trabajó diligentemente tras bambalinas para salvar a los judíos del Holocausto.

Francisco, al anunciar la apertura de los archivos, dijo que las críticas al papa Pío XII a veces habían sido exageradas o basadas en prejuicios.

“Estoy seguro de que la investigación histórica seria y objetiva sabrá cómo evaluarlo bajo la luz correcta”, dijo el Papa.

“Tomo esta decisión después de haber escuchado el consejo de mis colaboradores más cercanos, con un corazón sereno y confiado”, agregó. “La Iglesia no teme a la historia, al contrario, la ama”.

Los documentos del pontificado no solo se guardan en los Archivos Secretos, sino también en archivos de diferentes oficinas del Vaticano, como la Secretaría de Estado y la Congregación para la Doctrina de la Fe, según el prefecto de los Archivos Secretos, el obispo Sergio Pagano.

Todas las oficinas del Vaticano abrirán sus archivos a investigadores calificados el 2 de marzo de 2020.

En l’Osservatore Romano, el periódico del Vaticano, Pagano escribió que 20 empleados de archivo han dedicado más de 12 años a inventariar y organizar los papeles, que incluyen:

– 68 volúmenes de índices

– 538 “sobres separados” – cada sobre con respecto a un tema o institución individual

– 76 discursos de Eugenio Pacelli, nombre de nacimiento del papa Pío XII

– 81 índices de más de 5.100 sobres de representaciones pontificias

El papa defendió el supuesto silencio de Pío al surgir Adolf Hitler en Alemania y el Holocausto que siguió.

“Sin duda, incluso los momentos de gran dificultad, de las decisiones atormentadas de la prudencia cristiana y humana, que para algunos podrían parecer reticencias, fueron, en cambio, intentos, humanamente muy difíciles, de mantener encendida la luz de las iniciativas humanitarias, de la diplomacia oculta pero activa, en períodos de mayor oscuridad y crueldad, con la esperanza de una posible apertura de los corazones”, dijo Francisco.

En 2004, el papa Juan Pablo II abrió los archivos de la Oficina de Información para Prisioneros de Guerra del Vaticano (1939-1947) que contenían más de 2.000 “unidades” de archivo y casi las mismas cajas de documentos, según Pagano.

Juntos, esos registros proporcionaron información sobre miles de prisioneros militares y civiles en tiempos de guerra, y pueden ayudar a aclarar el legado del papa Pío XII, dijo Pagano.

“En el escenario triste, no terrible, previo a la guerra, durante su desarrollo trágico y después, se destaca la gran figura de Pío XII”, dijo Pagano.

“Fue criticado y juzgado superficialmente por algunos aspectos de su pontificado y ahora, gracias a la apertura fielmente deseada por el papa Francisco, creo que los historiadores que saben investigar, sin prejuicios, pero con la ayuda de nuevos documentos, pueden encontrar su riqueza y su importancia realista”.

Grupos judíos celebraron el anuncio del Vaticano el lunes y dijeron que habían solicitado acceso a los archivos secretos durante décadas.

“La decisión del papa Francisco de abrir completamente estos materiales y hacer que estén disponibles para la investigación académica internacional es enormemente importante para las relaciones entre judíos y católicos”, dijo el rabino David Rosen, director internacional de asuntos interreligiosos del Comité Judío Americano.

El comité dijo que Rosen había planteado personalmente el problema ante el papa Francisco y sus antecesores.

“Es particularmente importante que los expertos de los principales institutos conmemorativos del Holocausto en Israel y Estados Unidos evalúen objetivamente, de la mejor manera posible, el registro histórico de los tiempos más terribles: reconocer tanto los fracasos como los valientes esfuerzos realizados durante el período del asesinato sistemático de seis millones de judíos “, dijo Rosen.

El rabino Riccardo Di Segni, rabino jefe de Roma, dijo que es “mejor tarde que nunca”.

Pero el rabino también expresó cierto escepticismo, recordando que una comisión de expertos católicos y judíos, establecida en 1999 para examinar los archivos del papa Pío XII, se disolvió en 2001 “porque sus miembros no tenían la garantía efectiva de acceso a todos los documentos.”

“¿Estarán disponibles todos los documentos existentes?”, preguntó Di Segni.

El Museo del Holocausto de Estados Unidos en Washington dijo que había tenido una “relación de cooperación” con los archivistas del Vaticano durante más de una década, cuando Juan Pablo II les permitió a los investigadores acceder a colecciones relacionadas con el auge del nazismo en Alemania. Pero esos archivos solo se remontan hasta 1939, dijo el museo en un comunicado.

“Desde el final de la II Guerra Mundial, académicos, sobrevivientes del Holocausto y otros han hecho preguntas importantes sobre el papel del Vaticano y del papa Pío XII durante el Holocausto”, dijo la directora del museo del Holocausto, Sara J. Bloomfield.

“Hace mucho tiempo que la especulación es reemplazada por una erudición rigurosa, que solo es posible una vez que los académicos tienen acceso completo a todos estos registros. Esto es importante por el bien de la verdad histórica, pero también hay una urgencia moral: se lo debemos a la generación sobreviviente, que está disminuyendo rápidamente”.

Según El Vaticano, los archivos estarán abiertos a investigadores calificados que deben presentar una solicitud para ver los documentos. Todos los investigadores deben tener un título universitario o su equivalente. El clero debe poseer un título de licenciatura o doctorado, dijo El Vaticano.

Delia Gallagher informó desde Roma y Daniel Burke informó desde Washington. Livia Borghese en Roma contribuyó con el reporte.