CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Europa

Dinamarca tiene una “cultura de violación generalizada”, dice Amnistía Internacional

Por Tara John

(CNN) — Dinamarca tiene una “cultura de violación generalizada” causada por su incapacidad para abordar las denuncias de las víctimas, las leyes anticuadas y su renuencia a procesar a los violadores, dijo Amnistía Internacional en un informe publicado el martes.

El informe del grupo de derechos humanos decía que “una legislación defectuosa” y “una cultura insidiosa de culpar a las víctimas” habían dado como resultado una “impunidad endémica para los violadores en el país”.

Agregó que si bien se ha logrado la igualdad de género en muchas áreas de la sociedad danesa, las autoridades deben hacer más para abordar la violencia sexual, apuntando al Índice de Igualdad de Género 2017 del Instituto Europeo de Igualdad de Género, que dice que Dinamarca es uno de los lugares donde hay más alta prevalencia de violencia contra las mujeres, incluida la violencia sexual, que cualquier estado miembro de la Unión Europea.

“Hay un entendimiento en Dinamarca de que ya ha alcanzado la igualdad de género”, dijo a CNN Helle Jacobsen, una de las autoras del informe. “Pero cuando se trata de violencia sexual, es casi imposible obtener una condena por violación, hay un número muy bajo [de mujeres denunciando violación], lo que significa que el acceso a la justicia en Dinamarca, si eres sobreviviente de una violación, es casi inexistente”.

Según cifras del gobierno danés, alrededor de 5.100 mujeres danesas son sometidas a violación o intento de violación anualmente. Sin embargo, un estudio separado realizado por la Universidad del Sur de Dinamarca encontró que 24.000 fueron violadas o sufrieron intentos de violación en 2017.

Pero en ese mismo año, según las estadísticas oficiales, “solo 890 violaciones fueron denunciadas a la policía, y de éstas, “535 resultaron en juicios y solo 94 en condenas”, escribió Amnistía en el informe.

Culpadas y avergonzadas

El reporte agregó que las víctimas de violación encuentran que “el proceso de denuncia y sus consecuencias son enormemente traumatizantes, particularmente cuando se enfrentan a preguntas inapropiadas, investigaciones defectuosas y comunicación inadecuada” por parte de las autoridades.

“Los sobrevivientes dijeron a Amnistía que el temor de que no les creyeran o incluso de ser culpadas y avergonzadas por la policía y los funcionarios de la justicia era una de las razones principales para no denunciar una violación”, escribió Amnistía.

La organización compartió una anécdota de una periodista de 39 años que intentó presentar una denuncia de violación cuatro veces, pero en el segundo intento “fue llevada a una celda de la policía y le advirtieron que podía ir a prisión si estaba mintiendo”.

Otra mujer le dijo a Amnistía lo intimidada que se sentía al acudir a la policía: “Yo era solo una mujer de 21 años, sentada allí con dos hombres mirándome, diciendo: ‘¿estás segura de que quieres denunciar esto?’ … Yo era solo una niña joven ‘que afirmaba’ haber sido violada”, dijo la mujer, citada por el reporte.

  • La Bañeza es para muchos el símbolo del abuso sexual a menores en España

Definición ‘obsoleta’

Jacobsen dijo que la piedra angular del problema radica en la legislación del país, que no define la violación basada en la falta de consentimiento, sino que utiliza una definición “obsoleta”, que se basa en si hubo coerción o violencia física involucrada o si “la víctima no pudo resistirse”.

El Convenio de Estambul, que apunta a combatir diferentes tipos de violencia contra las mujeres, “establece muy claramente que todos los países europeos deben definir la violación como el sexo sin consentimiento”, dijo. “Pero Dinamarca no lo hace, y se ve cómo reduce a todo el sistema judicial, desde jueces, abogados, hasta policías y fiscales”.

Después de la publicación del informe, el ministro de Justicia de Dinamarca, Soren Pape Poulsen, comentó en Twitter que era una “lectura importante” y dijo que el gobierno estaba considerando introducir una legislación de violación basada en el consentimiento.

Hacer eso pondría al país en línea con solo otros ocho países europeos que tienen definiciones de violación basadas en el consentimiento: Irlanda, Reino Unido, Bélgica, Chipre, Alemania, Islandia, Luxemburgo y Suecia.

“Junto con los sobrevivientes que hacen campaña para mejorar el acceso a la justicia, esperamos ver el proyecto de ley”, dijo en una declaración el secretario general de Amnistía Internacional, Kumi Naidoo.

“Será importante que otros Ministerios apoyen esta iniciativa y continuaremos enfatizando que la ley es solo una pieza del rompecabezas y debe ir acompañada de una implementación adecuada, una educación adecuada sobre la sexualidad y un desafío a los mitos de la violación mediante la sensibilización”.