CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Inmigración

Inmigración

La secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, defiende las políticas de inmigración del Gobierno en una dura audiencia

Por Priscilla Alvarez

(CNN) — La secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, y los demócratas de la Cámara de Representantes se enfrentaron este miércoles por las polémicas políticas de inmigración del gobierno de Trump, que provocaron la separación de los niños de sus padres y la declaración de emergencia nacional del presidente Donald Trump.

Nielsen defendió la política de “tolerancia cero” de la administración, que exigía el procesamiento penal de los adultos que cruzan ilegalmente la frontera y, como resultado, la separación de las familias. Los legisladores demócratas interrogaron a la secretaria sobre la política, preguntándole cuándo supo sobre ella y si tenía la intención de disuadir a los migrantes de acercarse a la frontera sur.

MIRA: #FraseDirecta: Gutiérrez tilda de mentirosa a Nielsen

En todos los casos, Nielsen adoptó una postura defensiva, argumentando que no era una política, sino una ley, en referencia a los procesos penales.

“Hacemos cumplir la ley”, le dijo a la representante Kathleen Rice.

Nielsen ha testificado previamente que el departamento “nunca tuvo una política para la separación familiar”.

El miércoles, ella dijo que la política no pretendía ser un impedimento para las familias que cruzan la frontera. Pero en enero, el senador Jeff Merkley, demócrata por Oregon, publicó una nota de 2017 redactada por altos funcionarios en el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) y el Departamento de Justicia que detalla los planes.

En una sección denominada “opciones a corto plazo (próximos 30 días)”, el memo dice: “Unidades familiares separadas. Anuncie que el DHS está considerando separar las unidades familiares, poner a adultos en detención de adultos y poner a menores de 18 años en la custodia de HHS como niños extranjeros no acompañados”.

LEE: Gobierno Trump pide a países del Triángulo Norte de Centroamérica frenar migración ilegal

El presidente de la Comisión de Seguridad Nacional, Bennie Thompson, dijo que la nota muestra que Nielsen estaba al tanto del impacto de la política de tolerancia cero.

“Ninguna cantidad de gimnasia verbal cambiará porque ella sabía que la administración de Trump estaba implementando una política para separar a las familias en la frontera”, dijo el demócrata de Mississippi.

Declaraciones de Trump

Los legisladores también presionaron a Nielsen para que respondiera a las declaraciones de Trump en la frontera de Estados Unidos y México.

Thompson preguntó acerca de la declaración del presidente de que “no tenía que” hacer una declaración de emergencia nacional. Nielsen defendió la medida, calificándola de “emergencia nacional legítima”, pero no reveló detalles de sus conversaciones con el presidente sobre el tema.

“Mis conversaciones, por supuesto, con el presidente, en general, están protegidas por privilegio, pero lo que yo diría es que su explicación en general, en público, fue que esperaba que el Congreso actuara, que no tenía que hacerlo. “Llegó a emitir una declaración de emergencia si el Congreso había cumplido con su solicitud de financiar los recursos que Aduanas y Protección de Fronteras (CBP, por sus siglas en inglés) ha solicitado”, dijo.

MIRA: EE.UU. le dice a México que quienes ingresen ilegalmente a su territorio y busquen asilo deberán esperar del lado mexicano

También se le pidió que respondiera a las observaciones de Trump acerca de que los temores alcanzaron un récord histórico. Nielsen respondió con cuidado, ocultando comentarios directos sobre las declaraciones de Trump.

“¿Está el presidente engañando al pueblo estadounidense? ¿Es exacto en lo que está diciendo? Es la mayor cantidad de detenciones –¿o aprehensiones en la frontera?–”, dijo el representante Jim Langevin, demócrata de Rhode Island.

“En algunas categorías hemos tenido temores que han batido récords”, dijo Nielsen.

Nielsen describió un sistema abrumado en la frontera como resultado de una oleada de migrantes. Nielsen dijo que Estados Unidos está en camino de detener a 900.000 inmigrantes indocumentados en la frontera sur este año.

“Las proyecciones son terribles”, le dijo al panel.

2006 fue el último año en alcanzar más de un millón de detenciones (1.089.092) y 2007 fue el siguiente más cercano, con 876.704.

Incremento en el número de familias que llegan a la frontera

El martes, los funcionarios de CBP anunciaron que las familias y los niños no acompañados representan más de 60% de las detenciones a lo largo de la frontera sur. Son predominantemente de Guatemala, Honduras y El Salvador. Más de 76.000 personas fueron detenidas o consideradas inadmisibles en un puerto de entrada en febrero.

LEE: El increíble relevo del gabinete de Trump en una foto

Esto, combinado con una afluencia de grupos de más de 100 personas que cruzan ilegalmente la frontera, ha presentado un desafío único para el CBP. En años anteriores, la agencia se ocupó principalmente de adultos solteros de México que podrían ser devueltos rápidamente. Pero como la mayoría de los cruces ahora son miembros de la familia de los llamados países del Triángulo del Norte, EE.UU. no tienen la infraestructura para acomodar esta afluencia.

Como resultado, DHS, junto con el presidente, ha calificado la situación a lo largo de la frontera sur como una crisis de seguridad nacional y humanitaria. Los defensores de la inmigración, por su parte, han rechazado que se trata de una crisis de seguridad nacional.

Hasta ahora, la administración se ha basado en la disuasión para detener el flujo de migrantes, a través de políticas como la “tolerancia cero” y los llamados Protocolos de Protección al Migrante, informalmente conocidos como “Permanezcan en México”.

EE.UU. comenzó a implementar la política, que requiere que algunos solicitantes de asilo esperen a sus audiencias en la corte de inmigración en México, en el cruce de la frontera de San Ysidro y planea expandirla a otros lugares a lo largo de la frontera. Una coalición de grupos de defensa de los inmigrantes ha pedido a un juez federal una orden de restricción que bloquee el programa.

Del mismo modo, las últimas revelaciones sobre la política de “tolerancia cero” de la administración han renovado el escrutinio de la administración. Los informes gubernamentales han pintado un cuadro de caos y confusión desde que la política terminó el año pasado. En enero, un informe general del inspector del Departamento de Salud y Servicios Humanos encontró que habían sido separados miles de niños más, de lo que se había reconocido previamente.

Geneva Sands y David Wright, de CNN, contribuyeron a este informe.