CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Cibercrimen

Dijo que un hombre sin hogar le dio sus últimos US$ 20 para gasolina; la historia resultó falsa y ambos se declararon culpables

Por Janet DiGiacomo, Madison Park

(CNN) — Fue una bonita historia que hizo que las personas abrieran sus billeteras y donaran dinero.

La premisa de la historia que se volvió viral en 2017 era que la residente de Nueva Jersey, Kate McClure, se quedó sin combustible en la carretera interestatal 95 en Filadelfia y un hombre sin hogar, Johnny Bobbitt Jr., le dio sus últimos 20 dólares mientras ella se encontraba varada. A cambio, McClure y su novio, Mark D’Amico, iniciaron una campaña de GoFundMe para recaudar dinero para Bobbitt y dijeron que querían pagarle al buen samaritano y sacarlo de las calles.

Pero la historia no era cierta, dijeron las autoridades, y McClure y Bobbitt se declararon culpables el miércoles de cargos federales.

“En realidad, McClure nunca se quedó sin combustible y Bobbitt nunca usó sus últimos 20 dólares para dárselos a ella”, según un comunicado de prensa de la fiscalía de EE.UU. “D’Amico y McClure supuestamente conspiraron para crear la historia falsa para obtener dinero de los donantes”.

McClure, de 28 años, podría enfrentar hasta 20 años de prisión y una multa de 250.000 dólares después de declararse culpable de un cargo de conspiración para cometer fraude electrónico. Será sentenciada el 19 de junio.

Kate McClure, Mark D’Amico y Johnny Bobbitt Jr..

Bobbitt, de 36 años, podría enfrentar hasta 10 años de prisión y una multa de 250.000 dólares después de declararse culpable de un cargo de conspiración para cometer lavado de dinero. Será sentenciado en una fecha posterior.

CNN contactó a los abogados de McClure y Bobbitt para hacer comentarios, pero no ha recibido respuesta.

D’Amico no enfrenta cargos federales. Pero los tres — McClure, D’Amico y Bobbitt– enfrentan cargos locales de robo en segundo grado por engaño y conspiración para cometer robo por engaño.

Su historia original apareció en medios nacionales que llamaron la atención sobre su campaña de financiamiento colectivo que recaudó casi 400.000 dólares.

McClure y su pareja transfirieron los fondos a su cuenta bancaria y compraron un BMW, bolsos caros y se fueron de viaje, incluso a casinos en Pensilvania, Nueva Jersey y Nevada, según documentos judiciales.

McClure transfirió 25.000 dólares de su cuenta bancaria a la de Bobbitt en diciembre de 2017, dijeron los fiscales federales. Él recibió 75.000 dólares de la campaña, según el fiscal del condado de Burlington Scott Coffina.

Pero su historia comenzó a desmoronarse después de que Bobbitt demandó a McClure y D’Amico, acusándolos de retener el dinero recaudado en su nombre.

Esa demanda llevó a una orden de registro, una deposición y una investigación de su campaña, con lo que se descubrió la presunta conspiración. Desde entonces, GoFundMe ha reembolsado a miles de personas que donaron pensando que el dinero era para Bobbitt.

En noviembre, los fiscales alegaron que se trató de una estafa perpetrada por los tres individuos.

“La historia que impulsó esta recaudación de fondos puede parecer demasiado buena para ser cierta”, dijo Coffina en ese momento. “Desafortunadamente, lo fue. Toda la campaña se basó en una mentira”.

Evan Simko-Bednarski de CNN contribuyó con este informe.