CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Alimentos

Fraude del pescado: cuando lo que está en el plato no es lo que aparece en el menú

Por Jen Christensen

(CNN) — Si buscas la lubina o el pargo, es posible que no siempre obtengas lo que pagas, incluso en los restaurantes más lujosos y en los mercados de pescado exclusivos.

Hay algo, bueno, algo sospechoso en ciertos platos de pescado favoritos, según un nuevo estudio del grupo de conservación Oceana.

Las pruebas de ADN mostraron que aproximadamente el 21% de los peces que los investigadores tomaron muestras no eran lo que aseguraban ser en la etiqueta o el menú. Eso, pese a casi una década de investigaciones, más regulaciones y mayor apetito de los estadounidenses, que crece más allá de las barritas de pescado y el pastel de atún.

“Los consumidores están siendo estafados”, dijo Beth Lowell, vicepresidenta adjunta de Oceana. Lowell dijo que esto no es un problema aislado. Su organización probó más de 400 muestras de 277 ubicaciones en 24 estados y en el Distrito de Columbia. Oceana no mencionó los mercados, tiendas y restaurantes donde compró las muestras.

LEE: ¿Por qué Perú y México son potencias gastronómicas en América Latina?

Entre las muestras que probaron, los productos del mar se etiquetaban más frecuentemente en restaurantes y en mercados más pequeños que en las cadenas de supermercados más grandes. Una de cada tres tiendas y restaurantes visitados por el equipo de investigación vendió al menos un artículo etiquetado incorrectamente.

Los favoritos como la lubina y el pargo tuvieron algunas de las tasas más altas de etiquetado incorrecto. Las lubinas se etiquetaron incorrectamente el 55% de los casos y el pargo el 42%, según las pruebas de Oceana. A menudo, en lugar de la lubina, obtendrían perca gigante o tilapia del Nilo, un pescado que debería ser menos costoso y se considera de baja calidad. El lenguado de Dover que probaron fue en realidad perca. El pargo lavanda había sido sustituido por el pargo de Florida.

“Hemos estado probando mariscos durante nueve años, y cada vez que hacemos un estudio, pensamos, ‘tal vez ya no hallemos problemas’, pero seguimos encontrando y sabemos que está afectando nuestros océanos “, dijo Lowell.

Algunos de los peces sustituidos no se capturaron de manera sostenible, pese a que se vendieron como tales, lo que significa que se vendió un fletán atlántico obtenido en sobrepesca y en peligro de extinción como el mero más abundante del Pacífico. Una de cada cuatro muestras de fletán del grupo analizado estaba mal etiquetada.

Para los estadounidenses que tratan de ser más conscientes de los peces que comen; a quienes les preocupa el impacto del cambio climático y poner en peligro las poblaciones de peces; que quieren comer comida de lagos u océanos cerca de casa; o para las mujeres embarazadas que intentan evitar los peces con alto contenido de mercurio, esta noticia debe ser frustrante, dijo Lowell.

“Necesitamos hacer más para proteger a los consumidores”, dijo Lowell.

Oceana no tiene el único estudio reciente que encuentra fraude de peces. En diciembre, una investigación de la Fiscalía General del estado de Nueva York encontró que más de una de cada cuatro muestras, el 26,92% de los productos del mar que compraron y probaron, estaban mal etiquetados. En esa investigación, el problema estaba en prácticamente “todas las categorías de productos pesqueros probados”.

Los neoyorquinos que pagaron un 35% adicional por la captura “salvaje” se sentirían decepcionados al saber que la investigación descubrió que a menudo lo comprado provenía de una granja. Los pescados sustitutos solían ser más baratos.

“Debe imaginarse lo complejo que es el comercio de productos pesqueros”, dijo Dan Distel, director y profesor investigador del laboratorio Ocean Genome Legacy en el Centro de Ciencias Marinas de la Northeastern University. El laboratorio realizó el trabajo de ADN en la investigación de Nueva York.

“Una gran cantidad de errores de etiquetado es probablemente intencional, seguro”, dijo. “También hay muchos que deben ser accidentales o simplemente el resultado de la ignorancia de las reglas”.

Con tantas especies y con el 80% de los peces que comen los estadounidenses provenientes de fuentes internacionales, el etiquetado es complicado.

“Para mantener un etiquetado preciso, debe rastrearse desde el pescador, que a veces se encuentra en lugares remotos o en países en desarrollo. Y luego lo rastrea a través de una variedad de intermediarios al distribuidor, a la tienda, a los jóvenes de la escuela que llenan los estantes. Hay muchos lugares donde las cosas pueden salir mal”, dijo Distel.

LEE: Piensa dos veces antes de comer pescado crudo… esta es la razón

Los nombres de los pescados también pueden ser confusos para las personas que los venden. Algo que se vende como pargo, por ejemplo, puede ser una especie diferente. Si se vende como el pargo rojo más caro, debe ser un pez específico, de acuerdo con las normas de la Dirección de Medicinas y Alimentos de EE.UU., FDA.

A veces, las reglas incluso permiten que un pez sea llamado otra cosa. La lubina chilena, por ejemplo, es en realidad el bacalao patagónico o la merluza antártica, no una lubina. Pero el restaurante o mercado tiene que usar “chileno” en el nombre. Si solo se llama “lubina”, está mal etiquetado.

“Con respecto al fraude, honestamente, es bastante simple. Sí, hay una cadena de suministro global compleja, como la hay para muchos productos, pero la realidad es que si algo está mal etiquetado o hay algún tipo de sustitución de especies, es fraude simple y llanamente, y es simplemente ilegal “, dijo Gavin Gibbons, del National Fisheries Institute, una asociación para la industria. “No aceptaría esto en ningún otro escenario, y no debería aceptarlo en los mariscos”.

Él desea que Oceana hubiera investigado más para encontrar la fuente de los peces mal etiquetados, y no cree que la industria necesite más regulación. Piensa que se deberían hacer cumplir más las leyes existentes.

En 2014, el gobierno federal trató de hacer algo con los etiquetados incorrectos, creando el Grupo de Trabajo del Gobierno de Estados Unidos para Combatir el Fraude de Pesca y Mariscos Ilegales, No Informados y No Regulados. Las recomendaciones del grupo de trabajo en 2018 crearon el Programa de Monitoreo Importante para Mariscos, conocido en la industria como SIMP, por sus siglas en inglés.

El SIMP requiere rastreo y captura de información para 13 tipos de pescados y mariscos importados que se consideran con mayor riesgo de etiquetado incorrecto, incluidos el pargo rojo, el bacalao del Atlántico, el mero, el pez espada, el atún, el cangrejo rey, el mahi mahi, los tiburones y el pepino de mar. Oceana quiere que el gobierno amplíe los requisitos a todos los productos del mar.

Algunos grupos han asumido el problema sin esperar regulaciones adicionales.

Demian Willette, profesor asistente de Biología en la Universidad Loyola Marymount, ha trabajado en una investigación del problema de etiquetado incorrecto en los restaurantes de sushi de Los Ángeles. Esa investigación de 2017 encontró que el 47% del sushi que probó estaba mal etiquetado.

LEE: ¿Conoces la dieta nórdica? Este es el motivo por el que deberías probarla

Él trabaja con el equipo del Proyecto de Monitoreo de Mariscos de Los Ángeles, un esfuerzo grupal que compra pescado de los restaurantes del área, realiza pruebas de ADN para ver si se describe con precisión y luego trabaja con los restaurantes y los reguladores.

“Esto no es una operación aleatoria”, dijo Willette. “Estamos tratando de trabajar con esos restaurantes para mejorar este problema”.

Hay pasos que los consumidores pueden tomar para tener una mejor oportunidad de comer lo que pidió.

Gibbons, del Instituto Nacional de Pesca, sugiere preguntar al pescadero, a su servidor o al chef si el establecimiento es miembro de la Junta de Better Seafood. Los miembros deben cumplir con los principios de la industria que incluyen etiquetar correctamente los productos.

Lowell, de Oceana, también sugiere preguntar al restaurante sobre dónde se captura el pez. “Su capacidad de respuesta podría indicar cuánta información tienen al respecto”, dijo Lowell.

Si puedes mirar el pez a los ojos, también puede ayudar. “Aumentas tus posibilidades de obtener lo que pides si compras el pescado lo más cerca posible”, dijo Lowell. “A mayor procesamiento, mayor oportunidad de cebo y cambio”.