CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Venezuela

Apagón en Venezuela: así se vive la falta de electricidad en hospitales, casas y calles

Por Stefano Pozzebon, Bianca Britton

Caracas, Venezuela (CNN) — La mayor parte de Venezuela aún no tenía electricidad la noche del viernes, más de 20 horas después de que una interrupción masiva dejó a más del 70% del país sin electricidad.

El apagón detuvo el transporte público en la capital de Caracas, cerrando negocios, estaciones de servicio e incluso interrumpiendo las operaciones en los hospitales.

Mauro Zambrano, representante del sindicato de hospitales y clínicas de Caracas, dijo a CNN que ha habido cuatro muertes en hospitales. Una muerte tuvo lugar en el Hospital Magallanes y otra en el Hospital Universitario, dijo Zambrano, y agregó que a pesar de que ambos hospitales tenían electricidad “hubo algunas falencias”.

Minuto a minuto: Más de un día sin electricidad en Venezuela

Las otras dos muertes ocurrieron en el Hospital de Niños y en el Hospital Miguel Carreño donde murió una bebé prematura, dijo Zambrano. CNN no ha verificado independientemente ninguna de las cuatro muertes.

También hay problemas en otros hospitales, dijo Zambrano, como la unidad pediátrica en el Hospital El Algodonal en Caracas, cerrada durante 15 días, las fallas eléctricas en el Hospital Periférico en Catia o el Hospital Periférico de Coche, cerrado por cuatro meses debido a fallas eléctricas.

“Los generadores no pueden hacer funcionar los hospitales, a pesar de que el personal hace todo lo que puede”, dijo Zambrano. “Tenemos hospitales con salas de operaciones en las que el 80% no funcionan, los equipos médicos no funcionan”.

La emisora estatal VTV informó que se había restablecido algo de energía pero no proporcionó números o ubicaciones específicas.

Las autoridades culparon rápidamente del apagón a saboteadores antigubernamentales. Hablando en VTV, el ministro de Electricidad, Luis Motta Domínguez, calificó el apagón como una “guerra eléctrica” y un acto de sabotaje.

Alegó, sin ofrecer pruebas, que el ataque tuvo lugar en la central hidroeléctrica principal de Venezuela en Guri, en el estado sureño de Bolívar, que proporciona aproximadamente el 70% de la energía del país.

“Este es un ataque (contra) el gobierno, este es un ataque (contra) la gente y hay comunidades que en menos de 15 minutos ya habían salido a protestar y cerrar calles”, dijo Domínguez.

“La gente generalmente espera hasta que se restablezca el servicio. Entonces, esto verifica y confirma que fue planificado previamente”, dijo el ministro.

Un exejecutivo de electricidad en la Corporación Nacional de Electricidad de Venezuela le dijo a CNN que la interrupción de la central eléctrica era probablemente el resultado de un equipo viejo y un mal mantenimiento.

MIRA: “Los apagones son el resultado de la incompetencia del régimen de Maduro”, dice Mike Pompeo

“Ese daño ocurrió porque las máquinas son viejas”, dijo Miguel Lara. “No hay piezas de repuesto o suficientes personas para actualizar el sistema”.

Los apagones se han convertido en algo cotidiano en Venezuela a medida que la crisis económica ha empeorado, pero una de estas magnitudes es rara.

La inflación desenfrenada y la escasez de alimentos se han apoderado del país bajo el asediado presidente Nicolás Maduro, y miles han huido a los países vecinos a medida que la escasez, la agitación política y las tasas de delincuencia se han disparado.

Reuters informó que los medios locales dijeron que esta interrupción afectó a la capital, Caracas, así como a al menos 15 de los 23 estados del país.

Vanessa Suárez, de Ureña, dijo que ella y su familia aún no tienen agua ni electricidad.

“No hay electricidad, ni agua, nada. Estamos aquí para pedir pañales y comida porque no hay nada allí”, dijo Suárez.

MIRA: ¿Cómo afecta el apagón la vida cotidiana de los venezolanos?

Una mujer en los puentes de Cúcuta (no quería dar su nombre por temor a su seguridad) le dijo a CNN que no había tenido electricidad durante cuatro días. Ella es de Carpacho, al oeste de San Cristóbal, y dice que toda su comida se había echado a perder.

Sandra, de Barquisimeto, dice que le tomó 12 horas llegar a Cúcuta para comprar alimentos que le durarán a su familia una semana.

“Hemos pasado un día sin electricidad, sin Internet, sin servicio de telefonía celular”, dijo Sandra, y agregó que esta es la primera vez que cruza la “trocha” o los caminos irregulares desde que Venezuela no ha abierto su frontera.

Sandra, que tenía miedo de dar su apellido, es del Estado Lara y dice que es el peor lugar para vivir.

“Para las pocas personas que pueden tener carne en la nevera, la carne se ha echado a perder”, dijo. “Hace más de 24 horas que no tenemos energía”.

Los críticos del gobierno de Venezuela culpan a la corrupción y la falta de inversión, con el líder opositor Juan Guaidó, quien se declaró presidente interino de Venezuela en enero, describiendo el apagón como una prueba más de que el tiempo está casi por terminar para Maduro.

LEE: El hambre en Venezuela puede frenar la lucha contra Maduro, advierten en Senado de EE.UU.

“Venezuela sabe que la luz llegará con el fin de la usurpación”, escribió Guaido.

Más de una hora después, Maduro publicó en Twitter: “La guerra eléctrica anunciada y liderada por el imperialismo estadounidense contra nuestro pueblo será derrotada. Nada ni nadie puede vencer a los pueblos de Bolívar y Chávez. ¡Máxima unidad de los patriotas!”.

El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, le devolvió el golpe a Maduro y lo culpó por la situación.

“El apagón y la devastación que lastima a los venezolanos comunes no se debe a EE.UU. No se debe a Colombia. No es a Ecuador ni a Brasil, a Europa ni a ningún otro lugar. La falta de energía y el hambre son el resultado de la incompetencia del régimen de Maduro”, tuiteó Pompeo.

“Las políticas de Maduro solo traen oscuridad”, agregó en un mensaje separado.

Luego escribió en Twitter: “No hay comida. No hay medicinas. Ahora, no hay energía. Luego, no Maduro”.

El periodista Stefano Pozzebon informó desde Caracas, mientras que Bianca Britton, de CNN, escribió en Londres. Claudia Domínguez, Natalie Gallón, Jaide Garcia y Amir Vera, todos de CNN, contribuyeron a este informe.