CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Aviación

¿Debe el Boeing 737 MAX 8 seguir operando? Los expertos están divididos

Por Gregory Wallace

(CNN) — El segundo accidente fatal de un Boeing 737 MAX 8 en seis meses plantea la pregunta: ¿es seguro volar en ese avión?

Después de que uno de estos aviones se estrellara en la capital de Etiopía, Addis Abeba, el domingo, expertos en seguridad aérea y reguladores de todo el mundo están divididos sobre la cuestión.

“Nunca he dicho que no sea seguro volar en un modelo particular de aeronave, pero en este caso, tendré que hacerlo”, dijo David Soucie, ex inspector de seguridad de la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (​FAA, por sus siglas en inglés) que ahora es analista de seguridad de CNN. “Estaría atento a ese avión. Lamento decirlo”.

(Photo by Stephen Brashear/Getty Images)

Soucie dijo que en la actualidad no tomaría un avión 737 MAX 8 porque los viajeros no cuentan con suficiente información.

Después del accidente de Lion Air en octubre pasado cerca de Yakarta, Indonesia, Boeing emitió un boletín y recomendó que todos los pilotos se entrenaran para no cometer el mismo error que se cometió en ese accidente, pero el entrenamiento no es obligatorio.

“El entrenamiento que fue recomendado por Boeing después del accidente de Lion Air, no hay manera de saber si la aerolínea en la que estoy o el piloto que está volando tiene ese entrenamiento o no”, dijo Soucie. “Si hubiera una manera de saberlo, entonces definitivamente me subiría a ese avión”.

Algunos de los aviones ya han sido retirados del servicio en distintas partes del mundo.

Pero al mismo tiempo, Peter Goelz, ex director administrativo de la Junta Nacional de Seguridad del Transporte y analista de aviación de CNN, dijo que cree que las tripulaciones de vuelo “están preocupadas”, pero que es demasiado pronto para que las autoridades estadounidenses hagan lo mismo.

“Creo que es prematuro guardar la flota”, dijo. “Pero creo que es ciertamente un tema prioritario en la agenda de todos”.

El punto de inflexión, dijo Goelz, sería si los investigadores relacionaran el accidente de octubre de un avión de Lion Air con el incidente de Etiopía.

En ese caso, dijo: “Verás cómo desciende la flota”.

En Estados Unidos, la Administración Federal de Aviación intervino el lunes y dijo que aún estaba revisando los vínculos entre el accidente de octubre y el incidente de Ethiopian Airlines del fin de semana.

“Esta investigación acaba de comenzar y hasta la fecha no se nos han proporcionado datos para sacar conclusiones o tomar medidas”, dijo la FAA en una notificación a la comunidad internacional.

Dijo que los “cambios de diseño” en el “sistema de control de vuelo” del avión se implementarán en abril. Un informe preliminar dice que los pilotos en el accidente de Lion Air tuvieron problemas con un sistema de seguridad diseñado para evitar que el sistema se atasque, el cual estaba recibiendo datos erróneos, y el sindicato de pilotos dijo que los detalles del sistema no estaban incluidos en el manual del avión.

En un mensaje a sus empleados el lunes, el presidente ejecutivo de Boeing, Dennis Muilenburg, dijo que la compañía “respalda totalmente a nuestro cliente y a la investigación, y brinda asistencia técnica a solicitud y bajo la dirección de la Junta Nacional de Seguridad del Transporte de EE.UU. y las autoridades de Etiopía”.

“Aunque todavía quedan muchas preguntas en este momento, estamos comprometidos a conocer todos los aspectos de este accidente”, escribió Muilenburg.

Las aeronaves de pasajeros pasan por evaluaciones, pruebas y revisiones exhaustivas antes de que el primer pasajero siquiera se abroche el cinturón de seguridad.

Es por eso que los reguladores rara vez ordenan que un modelo de avión de pasajeros sea retirado del servicio en su totalidad.

Uno tiene que remontarse hasta 1979 para encontrar un ejemplo similar. Fue entonces cuando la FAA suspendió todos los vuelos del avión de pasajeros DC-10 durante 37 días después de que un motor se detuviera durante el despegue. El accidente mató a las 271 personas que iban a bordo.

Dicha orden se produjo después de que un estudio posterior descubriera otras unidades con las mismas afectaciones.