CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

Revelaciones explosivas en la saga rusa se suman a un mal día para Trump

Por Stephen Collinson

(CNN) — Sería difícil pensar en un día más perjudicial para un presidente que en el que su exgerente de campaña fue condenado a pasar tras las rejas durante muchos años. Pero la nueva sentencia de Paul Manafort fue la menor de las preocupaciones de Donald Trump el miércoles, ya que su pesadilla de la investigación en la trama rusa dio otro giro peor.

Las nuevas sospechas acerca de los incentivos de perdón, los testimonios conflictivos del Congreso, las súplicas implícitas de clemencia y las nuevas sugerencias de una conducta presidencial inapropiada dieron un nuevo giro al drama previo al informe final del fiscal especial para la trama rusa, Robert Mueller.

Una nueva tormenta se desató con las supuestas afirmaciones de que el exsecretario de Justicia Matt Whitaker no negó en una reunión a puerta cerrada del Congreso que había hablado con el presidente Donald Trump sobre un caso que involucraba al exabogado de Trump, Michael Cohen.

CNN informó sobre nuevas revelaciones explosivas relacionadas con la afirmación de Cohen de que se había prometido un indulto a cambio de que él se mantuviera fiel al presidente, en el que supuestamente le dijeron que podía estar seguro de que tenía “amigos en lugares altos”.

Los nuevos ángulos sobre la trama rusa se produjeron el día en que un juez le sumara tiempo a la condena de prisión de Manafort, el exgerente de campaña de Trump, después de que fue atrapado en la investigación de Mueller. Se enfrenta a un total de 7,5 años de prisión.

Por segunda vez en una semana, un abogado de Manafort emergió de una audiencia de sentencia y pareció tergiversar las palabras de un juez de manera que suscitaron sospechas de que estaba reforzando las afirmaciones de Trump de que “no hubo colusión” a cambio de un indulto para su cliente.

Trump hizo poco para contener la especulación de que podría actuar de tal manera al decir que se sentía “muy mal” por Manafort, al tiempo que hizo la afirmación apenas creíble de que la idea de sacar a Manafort de la cárcel después de sus condenas por fraude fiscal y financiero, obstrucción y la manipulación de testigos, nunca había estado en su mente.

Esos comentarios se produjeron dos días después de que la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, pareciera implicar que Trump había pensado al menos en liberar a Manafort diciendo que el presidente “Tomará una decisión cuando esté listo”.

Como suele ser el caso en la investigación de Rusia y en los casos asociados, los detalles vitales siguen siendo desconocidos y existe la sensación de que la información disponible para el público solo está borrando la superficie de lo que realmente podría haber sucedido.

Pero igualmente no hay evidencia directa comprobada de colusión por parte del presidente en ninguna de las múltiples investigaciones que se están desarrollando en torno a su Casa Blanca y que ahora están profundizando en sus asuntos personales y de negocios, así como en la campaña de 2016.

Aun así, un día de frenética actividad y presagios y contrademandas generó nuevas preguntas sobre la idoneidad de la conducta pasada del presidente y si intentará absolver a sus antiguos socios con su poder de perdón, una de las preguntas más convincentes en Washington a principios de 2019.

Los desarrollos del miércoles subrayaron una vez más el peligro que el presidente enfrenta potencialmente por los nuevos poderes de investigación de la recién electa Cámara de Representantes dirigida por los demócratas.

La política en torno a las investigaciones también sugirió una vez más lo difícil que será para la nación fusionarse en torno a un resultado que ofrece una sensación de cierre después del alboroto de las elecciones de 2016.

Los nuevos desarrollos también podrían provocar una discusión sobre si Mueller tiene más trabajo que hacer en un momento en que parecía estar cerca de presentar el informe sobre su investigación con el fiscal general.

Whitaker vuelve al banquillo

El presidente de la Comisión Judicial de la Cámara de Representantes, Jerrold Nadler, demostró la capacidad de los demócratas para romper nuevas vetas de la controversia de la trama rusa cuando salió de una reunión a puerta cerrada con Whitaker para hablar con los reporteros.

El demócrata de Nueva York dijo que a diferencia de una audiencia abierta en el Congreso, Whitaker no negó que Trump lo había llamado para discutir el caso Cohen.

“No lo negó”, dijo Nadler. “Él no dijo que no”.

El tema podría ser significativo porque plantea la posibilidad de que el presidente haya hablado con el entonces más alto funcionario del Departamento de Justicia sobre un caso relacionado con sus asuntos personales y comerciales que involucra a su exabogado.

En el mejor de los casos, tal conversación parecería inapropiada y poco ética, ya que el presidente es el principal oficial de cumplimiento de la ley del país. En el peor de los casos, podría volver a sugerir que Trump pudo haber obstruido la justicia, además de los posibles ejemplos pasados de tal comportamiento investigado por Mueller.

Nadler también dijo que Whitaker había indicado que estaba involucrado en conversaciones sobre la recusación de Geoffrey Berman, el fiscal de Estados Unidos para el Distrito Sur de Nueva York, en el caso Cohen.

El secretario de Justicia interino también dijo que estaba involucrado en las discusiones sobre si los fiscales de Berman habían ido demasiado lejos en un caso de financiamiento de campaña en el que Trump fue efectivamente considerado como un co-conspirador no indicado.

No sería raro que un presidente discuta asuntos de personal con un fiscal general o incluso casos específicos.

Pero si los funcionarios en cuestión estuvieran involucrados en investigaciones del comandante en jefe, parecería altamente sospechoso.

Como la mayoría de los desarrollos en la investigación de Rusia, las nuevas revelaciones fueron difíciles de encajar en un panorama más amplio ya que el principal republicano en el comité proporcionó una versión contraria de los eventos en la reunión con Whitaker.

“De hecho, dijo que no habló con el presidente sobre el señor Cohen”, dijo el representante Doug Collins de Georgia. “Y luego tampoco hay conversación con el Distrito Sur de Nueva York”.

“Amigos en altas posiciones”

Hubo otro caso el miércoles de narrativas conflictivas que involucran a Cohen, quien irá a la cárcel en mayo por delitos que incluyen mentir al Congreso.

Dos correos electrónicos proporcionados al Congreso por el exabogado del presidente reabrieron la controversia sobre las afirmaciones de que Trump le había ofrecido ser indultado, una acusación que el presidente y sus aliados han negado enérgicamente.

Un abogado que dijo que había estado hablando con el abogado de Trump, Rudy Giuliani, le aseguró a Cohen en un correo electrónico de abril de 2018 que Cohen podía “dormir bien esta noche” porque tenía “amigos en altas posiciones”, reportó Gloria Borger de CNN.

Ese y otro correo electrónico obtenido por CNN y con fecha del mismo día no mencionan específicamente un indulto.

El abogado que los escribió, Robert Costello, le dijo a CNN que la interpretación de Cohen de los eventos es “un completo disparate”. Costello dijo que Cohen le había pedido que planteara el tema del indulto con Giuliani.

Una fuente con conocimiento del pensamiento de Cohen en ese momento disputa la versión de los eventos de Costello y dice que fue Costello quien impulsó su relación con Giuliani. Otra fuente familiarizada con los correos electrónicos dijo que el equipo legal de Trump había estado tratando de mantener a Cohen acorralado como una manera de mantenerlo tranquilo, insinuando que en algún momento podría haber un indulto en la mezcla.

Trump cambia las palabras de un juez, otra vez

Antes de que sentenciara a Manafort en una audiencia en Washington el miércoles, la jueza Amy Berman Jackson hizo todo lo posible para asegurarse de que la sustancia del caso no pudiera ser malinterpretada por alguien fuera de la sala de audiencias, quizá incluso el presidente.

Trump aprovechó los comentarios fuera de contexto que surgieron del caso de Manafort en Virginia la semana pasada para afirmar que el juez había absuelto efectivamente a su campaña de 2016 de colusión con el esfuerzo de interferencia de Rusia en las elecciones.

Jackson dijo claramente que la cuestión de la colusión “no se resolvió” en este caso, “de una manera u otra”, y fue parte de una investigación en curso.

Eso no impidió que Trump malinterpretara sus comentarios al servicio de su continuo esfuerzo por calificar a la investigación de Rusia como una “cacería de brujas”: “Hoy, otra vez, sin colusión. Otro día sin colusión”.

El abogado de Manafort, Kevin Downing, surgió después de la sentencia para expresar un mensaje que podría haber sido escrito por el propio Trump y fue considerado como una apelación directa a Trump en nombre de su anciano cliente.

“Así que eso hace dos cortes”, dijo Downing. “Dos tribunales han dictaminado que no hay evidencia de ninguna colusión con los rusos”.

La sensación de que la saga de Manafort es una de las más politizadas en la memoria reciente se profundizó cuando el fiscal de distrito de Manhattan, poco después de que Jackson dictara su sentencia, reveló nuevos cargos estatales contra Manafort, incluido el fraude hipotecario, la falsificación de registros comerciales y la conspiración.

Aunque la acusación fue exhaustiva, la medida tiene implicaciones políticas, ya que podría interpretarse como una advertencia a Trump de que si perdona a Manafort por sus condenas federales, el ex cabildero aún podría enfrentar años en la cárcel por cargos estatales que están más allá del alcance del presidente.

Varios líderes demócratas también dejaron la impresión de que el proceso judicial, que resultó en dos casos creíbles contra Manafort en jurisdicciones separadas, corría el riesgo de verse afectado por consideraciones políticas.

Al comentar sobre la sentencia de Manafort de 47 meses en Virginia, que se encontraba por debajo de las pautas federales, el presidente de la Cámara de Representantes, Adam Schiff, argumentó que “los que están bien representados reciben un tipo de sentencia y los que no lo son”. El demócrata de California habló antes de que Jackson pronunciara su veredicto.

Después de la segunda frase de Manafort, que a los casi 70 años de edad podría pasar la mayor parte del resto de su vida tras las rejas, al senador Cory Booker, que se postula para presidente, se pronunció tras una pregunta Manu Raju de CNN, que le preguntó si era suficiente.

“No”, dijo el demócrata de Nueva Jersey.

— Gloria Borger, Jeremy Herb, Manu Raju, Katelyn Polantz y Marshall Cohen de CNN contribuyeron a este informe.