CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Educación

Cómo los investigadores que revisaban otro caso tropezaron con el fraude universitario más grande jamás procesado en EE.UU.

Por Mark Morales

(CNN) — La información que desencadenó la investigación de la supuesta mayor estafa relacionada al ingreso a las universidades en EE.UU. fue el último esfuerzo de un ejecutivo financiero para escabullirse de la mira de las autoridades federales, dijo a CNN un funcionario de la ley.

El ejecutivo, identificado por The Wall Street Journal como Morrie Tobin, estaba siendo investigado como parte de un caso separado de fraude financiero y les dio a los investigadores suficiente información para que pudieran identificar a William Rick Singer como el cerebro de la trama, dijo el funcionario.

Tobin se enfrentó a dos cargos de fraude de valores por su papel en un plan de compraventa que involucraba la manipulación de acciones de dos compañías que poseía en secreto. La Comisión de Bolsa y Valores dijo que las acciones de ambas compañías se inflaron artificialmente para beneficio propio de Tobin.

Él dijo a los investigadores que Rudolph “Rudy” Meredith, el entrenador de fútbol femenino de la Universidad de Yale, había buscado un soborno a cambio de que su hija entrara en la escuela de la Ivy League, informó The Wall Street Journal.

LEE: ¿Qué pasará con los estudiantes involucrados en el escándalo del fraude universitario?

El entrenador conspiró con Singer para aceptar sobornos a cambio de designar a los postulantes a Yale como fichajes para el equipo, según un expediente judicial. Meredith no pudo ser contactado para hacer comentarios.

Lo que siguió después de ese dato inicial fue una investigación de un año que culminó con el arresto de Meredith y otros entrenadores; padres, incluidas las actrices Felicity Huffman y Lori Loughlin; problemas en la supuesta estafa, como Mark Riddell, acusado de tomar exámenes por otros o de modificar puntajes; y el autor intelectual de la trama, Singer.

Tobin no ha sido acusado en el caso de estafa de admisión a la universidad, pero The Wall Street Journal informa que espera una sentencia por el caso de fraude de valores en el que firmó un acuerdo de culpabilidad en noviembre.

El caso de fraude universitario fue descubierto casi de casualidad.

Los detalles de la investigación, reportados por primera vez por The Wall Street Journal, enfocan el esfuerzo de las fuerzas del orden público para recopilar pruebas contra Singer, quien ganó 25 millones de dólares al administrar un plan en el que sobornó a entrenadores y administradores universitarios para designar a estudiantes como atletas reclutados y también modificó los resultados de los exámenes SAT y ACT.

“Creé una puerta lateral de ingreso”, dijo Singer este martes en un tribunal federal cuando se declaró culpable de cuatro cargos relacionados con la estafa multimillonaria y admitió que el caso contra él era exacto. “Así que eso fue lo que lo hizo tan atractivo para tantas familias que creé una garantía”.

Los investigadores siguieron las transferencias de dinero y finalmente aterrizaron en Singer, dijo el funcionario de la ley a CNN. Singer, sabiendo que lo atraparon y enfrentando una montaña de pruebas, acordó trabajar con los investigadores en septiembre, dijo el martes el fiscal federal adjunto Eric Rosen.

Singer recibió instrucciones de continuar reuniéndose con los padres, esta vez con un micrófono, y de cumplir con los acuerdos en los que ya estaba trabajando, dijo el funcionario. Los investigadores sabían que esta era la temporada alta para Singer: los estudiantes estaban postulando a las universidades y tomando las pruebas estandarizadas.

Los padres también buscaban garantizar el ingreso de sus hijos.

Singer admitió durante su audiencia que le dijo al padre de un posible candidato que estaba usando un micrófono y que no deberían decir nada ilegal.

“Aún no has hecho nada malo, así que no digas nada que pueda ser perjudicial para ustedes porque no han hecho nada que sea absolutamente ilegal”, dijo Singer. Los fiscales dijeron en el tribunal que Singer había advertido a varios clientes que si recibían una llamada suya, lo más probable es que sería grabada.

LEE: El escándalo de los fraudes universitarios es apenas el comienzo

Singer había obstruido la justicia con al menos seis familias que habían participado en la estafa o planeaban hacerlo, dijeron los fiscales.

Tanto Huffman como Loughlin han comparecido en la corte por primera vez y fueron liberadas después de pagar la fianza. Aparecerán por separado ante un juez en Boston el 29 de marzo.

Se espera que Meredith, el exentrenador de fútbol de Yale, comparezca ante un juez el 28 de marzo. Aún no ha presentado una declaración de culpabilidad.

Riddell, quien es consejero en una universidad privada en Florida, tiene previsto comparecer ante el tribunal en abril. Todavía no ha presentado una declaración de culpabilidad.

“Quiero comunicar a todos que lamento profundamente el daño que he hecho y el dolor que he causado como resultado de mis acciones innecesarias”,dijo Riddell en una declaración proporcionada por su abogado. “Entiendo cómo mis acciones contribuyeron a una pérdida de confianza en el proceso de admisión a la universidad. Asumo toda la responsabilidad por lo que he hecho”.

“Este caso se trata de la creciente corrupción de las admisiones a las universidades de élite a través de la aplicación constante de riqueza combinada con fraude”, dijo el fiscal federal Andrew Lelling. “No puede haber un sistema separado de admisión a la universidad para los ricos, y digo también que tampoco habrá un sistema separado de justicia penal”.

LEE: El caso de fraude universitario tiene consecuencias en las vidas de la actriz Lori Loughlin y su hija Olivia Jade