CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Contaminación

Hispanos y negros crean menos contaminación del aire que los blancos, pero la respiran más

Por AJ Willingham

(CNN) — Un nuevo estudio sobre el medioambiente y la salud pública revela una gran inequidad: las poblaciones blancas en Estados Unidos contribuyen más a la contaminación del aire que las poblaciones minoritarias hispanas y negras. Sin embargo, es más probable que las poblaciones hispanas y negras respiren la contaminación del aire que se crea.

El estudio, publicado esta semana en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias, analiza algunos puntos clave.

MIRA: Las mujeres son la clave para poner freno al cambio climático

Primero, los investigadores de la Universidad de Minnesota señalaron qué productos y servicios se crearon con un subproducto de la contaminación del aire (por ejemplo, fábricas o transporte).

Luego observaron qué datos demográficos estaban comprando o beneficiándose de estos bienes y servicios.

Luego, ubicaron las áreas que experimentaron la mayor cantidad de contaminación del aire y delimitaron esas áreas según la demografía para determinar quién estaba expuesto a la mayor contaminación.

Al combinar estos datos, los investigadores pudieron ver que existía una diferencia entre los grupos cuyos hábitos de consumo contribuían indirectamente a la contaminación del aire y los grupos que vivían en las áreas con la mayor cantidad de contaminación del aire.

¿Cómo se determina quién es “responsable” de la contaminación del aire?

El estudio desglosó el flujo de contaminación del aire de esta manera:

LEE: Niños de todo el mundo planean faltar a la escuela este viernes para exigir acciones sobre el cambio climático

Una fábrica, por ejemplo, crea contaminación del aire, pero es la demanda del consumidor por cualquier bien producido lo que necesita la operación de la fábrica.

La misma lógica puede aplicarse a aviones, trenes y cualquier otro servicio o bien que produzca contaminación del aire cuando se satisfaga una demanda.

Entonces, no, no es del todo exacto decir que un consumidor necesariamente causa contaminación. Pero estas fuentes de contaminación son sorprendentemente amplias y están directamente relacionadas con una gran cantidad de bienes y servicios cotidianos.

“Si bien el consumo de energía y productos es impulsado por el consumidor, la contaminación proviene del sistema que produce nuestra electricidad y produce nuestros alimentos y obtiene nuestros bienes en todo el país”, dijo David Reichmuth, ingeniero sénior de Vehículos Limpios del Programa en la Unión de Científicos Preocupados. “La contaminación proviene de los sistemas que utilizamos, no de los consumidores. Proviene de la generación de electricidad, carbón, combustibles fósiles e incluso fertilizantes y desechos animales”.

MIRA: Un roedor australiano es el primer mamífero que se extingue debido al cambio climático

Para averiguar quién estaba usando qué, los investigadores separaron las categorías de “uso final” en siete grupos, que incluyen electricidad, alimentos, bienes, información y entretenimiento, servicios, refugio y transporte.

También separaron a los consumidores de estos productos en tres grupos étnicos: blanco, hispano y negro, así como una categoría separada para el consumo gubernamental (es decir, no individual).

Descubrieron que, entre 2003 y 2015, el consumo personal de los consumidores blancos contribuyó más a la contaminación del aire.

¿Cómo pueden algunas personas verse más afectadas por la contaminación del aire?

Hay más de un tipo de contaminación del aire, y este estudio se centró en lo que se llama “materia particulada fina”, un tipo de contaminación que es especialmente dañina para los humanos.

“Cuando piensas en partículas, primero debes pensar en polvo, pero estamos hablando de partículas que son mucho más pequeñas”, dice Reichmuth. “Se adentra en los pulmones y el torrente sanguíneo. Literalmente acorta la vida de las personas”.

LEE: El cambio climático cambiará el color de los océanos, según estudio

Lamentablemente, la forma en que se hace este material particulado, donde termina en la atmósfera y a quién afecta en última instancia, es un proceso complejo. Reichmuth explicó que algunas de estas partículas se producen realmente en la atmósfera cuando se combinan diferentes sustancias químicas y gases.

“Entonces, por ejemplo, incluso si no ve que la gasolina provenga de un tubo de escape, sigue produciendo óxido de nitrógeno”, dijo. “Todavía está produciendo componentes que luego pueden producir partículas”.

El estudio calculó las concentraciones de contaminación a nivel del suelo y las asignó a diferentes áreas demográficas de la población. El resultado mostró que más de esta contaminación peligrosa se concentraba en áreas con una alta población negra e hispana.

Esta contaminación “es inducida desproporcionadamente por la mayoría racial-étnica e inhalada desproporcionadamente por minorías raciales-étnicas”, dijo el estudio.

“En promedio, los blancos no hispanos experimentan una ‘ventaja de contaminación’: experimentan un 17% menos de exposición a la contaminación del aire que la causada por su consumo. Los negros y los hispanos soportan en promedio una ‘carga de contaminación’ de 56% y un 63% de exceso de exposición, respectivamente, relativa a la exposición causada por su consumo”.

MIRA: Las cifras que muestran la gravedad del cambio climático en América Latina

Por qué, exactamente, las poblaciones minoritarias experimentan más contaminación del aire que la que causan es una métrica compleja que toma en cuenta la geopolítica local, los patrones de comportamiento social y la historia de clase.

Parte de esto tiene que ver con la exposición directa a la contaminación. Así, por ejemplo, vivir cerca de autopistas o fábricas lo pondría en riesgo de una mayor exposición a la contaminación.

Cuando Reichmuth trabajó en un estudio sobre la exposición a la contaminación de diferentes grupos raciales en California, descubrió que los californianos blancos estaban expuestos a menos contaminación que los hispanos y los californianos negros.

“Parte de la razón es justo donde están las poblaciones en el estado. Parte es donde viven las personas y donde ponemos estas fuentes de contaminación. Históricamente, es donde hemos puesto autopistas, donde hemos fomentado y desincentivado a grupos de vivir.”

En su estudio de California, Reichmuth también vio que el clima, la geografía y la atmósfera jugaban donde terminaba la contaminación. El área de la cuenca de Los Ángeles, por ejemplo, era adecuada para atrapar la contaminación.

¿Qué se puede hacer?

Esta investigación, y la idea generalizada de que la contaminación afecta desproporcionadamente a las poblaciones minoritarias, no está diseñada para demonizar el consumo personal, según el estudio. Más bien, proporciona un modelo y un método para los cambios de política que ayudarán a aliviar el daño de la contaminación para todas las personas.

LEE: Los siete desafíos del cambio climático en América Latina

“Nuestro análisis muestra por primera vez cómo la inequidad de la contaminación es impulsada por las diferencias entre los grupos étnico-raciales tanto en la exposición como en el consumo que conduce a las emisiones. Sin embargo, sigue habiendo dudas sobre el contexto espacial de la inequidad de la contaminación, sus causas subyacentes, cómo abordarlo de mejor manera y su generalización”, se lee en el estudio.

Hay algunas buenas noticias: el estudio concluyó que, a pesar de esta disparidad, los niveles de contaminación por partículas finas han disminuido en todo el país entre 2003 y 2015, algo de lo que todos pueden beneficiarse.

“Este estudio señala que la contaminación del aire tiene consecuencias reales”, dijo Reichmuth. “No es solo el número en una hoja de cálculo, o quién disfruta los cielos azules. Hay algunas decisiones individuales que podemos hacer, sobre lo que compramos o cómo nos movemos, pero muchas de las grandes decisiones se toman en niveles que no hacemos”.

“No tenemos control. Así que ahí es donde realmente necesitamos políticas y regulaciones inteligentes que ayuden a limpiar el aire. Y si toman en cuenta las desigualdades actuales en el sistema, beneficiará a todos”.