CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
México

Las hipótesis sobre los migrantes desaparecidos en Tamaulipas

Por Catherine E. Shoichet

(CNN) — Hombres armados enmascarados irrumpieron en un autobús en el norte de México, llevando una lista de nombres.

Se fueron sin disparar un solo tiro, llevándose a por lo menos 19 pasajeros mientras se alejaban de la escena. Y hasta ahora, parece que han desaparecido sin dejar rastro.

¿A dónde fueron los pasajeros desaparecidos?

Es un misterio que deja a los funcionarios mexicanos luchando por respuestas a medida que aumenta la presión pública.

LEE: Lo que sabemos de los inmigrantes desaparecidos en Tamaulipas

Las autoridades están investigando lo que dijeron que podría ser un secuestro masivo, y los principales líderes de México han ofrecido varias explicaciones posibles en los últimos días.

Han revelado un detalle clave que probablemente sea una gran pieza del rompecabezas: todos los pasajeros que los hombres armados sacaron del autobús eran migrantes que viajaban a través de México y se dirigían a Estados Unidos.

Y las teorías que las autoridades han presentado tienen serias implicancias en el debate sobre la inmigración en ambos lados de la frontera entre Estados Unidos y México.

Un camión pasa junto a un letrero en la carretera Reynosa-San Fernando, cerca del lugar donde desaparecieron 19 migrantes.

Teoría 1: los migrantes fueron secuestrados

Los funcionarios al principio intentaron restar importancia a la posibilidad de que los migrantes fueran secuestrados, pero más tarde anunciaron una operación nacional para encontrar a los migrantes desaparecidos.

Lo que sabemos hasta ahora:

Hombres armados interceptaron el autobús el 7 de marzo a lo largo de la carretera que conecta a San Fernando, una ciudad en el estado mexicano de Tamaulipas, con la ciudad de Reynosa, que se encuentra al otro lado de la frontera de Estados Unidos desde McAllen, Texas.

Los agentes tardaron días en revelar el hecho, algo que se debe a las críticas de los medios mexicanos. Los funcionarios defendieron la demora y dijeron que no estaban tratando de ocultar información, sino que esperaban para confirmar los hechos antes de divulgarlos.

San Fernando fue el sitio de una notoria masacre de migrantes hace menos de una década. Los investigadores encontraron los restos de 72 inmigrantes en una casa allí en 2010. Al año siguiente, encontraron los restos de casi 200 personas en fosas comunes en el área mientras investigaban casos de pasajeros secuestrados de autobuses.

Pero no hay que ir tan lejos para encontrar otros casos de migrantes secuestrados en Tamaulipas, un bastión del cartel. Apenas esta semana, las autoridades anunciaron que habían rescatado a un grupo de 34 inmigrantes que estaban retenidos allí.

Esta imagen publicada por el Ejército de México muestra el sitio donde se encontró a 72 migrantes centroamericanos y sudamericanos muertos en 2010, a menos de 160 kilómetros de la frontera con Estados Unidos.

Lo que dicen los expertos:

Durante años, los defensores y analistas han advertido que los migrantes centroamericanos a menudo son atacados cuando se dirigen al norte a través de México. En 2011, la comisión de derechos humanos del país estimó que más de 11.000 migrantes habían sido secuestrados en un período de seis meses.

Los secuestradores toman diferentes enfoques en diferentes partes del país, dice Stephanie Leutert, directora de la Iniciativa de Seguridad de México en la Universidad de Texas en Austin. En Tamaulipas, interceptar autobuses es una táctica común, dice Leutert, coautora de un informe que analiza los secuestros de migrantes el año pasado.

“Los autos armados que detienen el autobús, las personas con armas se suben y las arrastran, es un modus operandi de secuestro que encaja claramente en un patrón”, dice ella.

Los agentes de policía están parados junto a una fosa común cerca de San Fernando, México, en 2011. En ese momento, las autoridades dijeron que una banda de narcotraficantes estaba secuestrando a pasajeros de los autobuses y escondiendo a sus víctimas en tumbas ocultas.

Maureen Meyer, directora para México y los derechos de los migrantes en la Oficina de Washington en América Latina, dice que hay algo que es notable en este incidente más reciente: está recibiendo mucha atención. Pero Meyer dice que lo ve como parte de una “continuación de secuestros” que las autoridades mexicanas no han hecho lo suficiente para investigar.

“Los migrantes son blanco de delitos en México precisamente por su condición de vulnerabilidad”, dice ella. “Se ha convertido en una forma lucrativa para que los grupos criminales ganen miles de dólares por migrante, ya que los están reteniendo”.

Rafael Alonso Hernández López, quien dirige un programa de doctorado en estudios de migración en el Colegio de la Frontera Norte en Tijuana, dijo que es notable que los funcionarios mexicanos estén hablando de lo sucedido. Señaló que es el primer incidente de este tipo desde que el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador asumió el cargo en diciembre.

“El problema se remonta a años, y es desafortunado que siga ocurriendo… tal vez lo que está cambiando es que en la nueva administración no hubo eventos como este y no se hicieron visibles”, dijo. “El hecho de que el propio gobierno federal haya hecho pública esta situación también habla de otra manera”.

Teoría 2: los atacantes fueron traficantes de personas que los migrantes contrataron

Al difundirse la desaparición de los migrantes, López Obrador y uno de sus principales funcionarios de seguridad nacional expresaron la posibilidad de que los migrantes no fueran secuestrados, sino que simplemente se reunieran con lo contrabandistas que habían contratado para ayudarlos a cruzar la frontera entre México y Estados Unidos.

“Hay una hipótesis de que esta es una forma de llegar al territorio de EE.UU. No es que desaparezcan, sino que es así como cruzan la frontera”, dijo López Obrador a los periodistas.

Lo que sabemos hasta ahora:

Las autoridades mexicanas dicen que han estado verificando con las autoridades en Centroamérica para ver si alguien ha informado que sus seres queridos han desaparecido. Y hasta ahora, no han recibido ningún informe.

El ministro de Seguridad mexicano, Alfonso Durazo, dijo a los reporteros que es notable que no haya habido disparos cuando los hombres armados abordaron el autobús y que solo tomaron hombres. “Inteligencia indica que los grupos criminales que operan en el área ofrecen servicios para transportar migrantes a Estados Unidos”, dijo Durazo a los periodistas el martes.

En una conferencia de prensa este jueves, el secretario de Defensa de México presentó lo que dijo que eran imágenes del autobús que cruzaba un control militar más de una hora antes de la emboscada. Todos los 44 pasajeros a bordo del autobús fueron examinados en ese momento, dijo.

Las autoridades ahora creen que los migrantes a bordo llevaban identificaciones mexicanas falsas, dijo, porque el personal que verificaba los documentos de los pasajeros no registró a ningún extranjero.

En una conferencia de prensa emitida el jueves por la mañana, el secretario de Defensa de México, Luis Crescencio Sandoval González, muestra a los reporteros las fotos del autobús tomadas en un punto de control militar más de una hora antes de que los pistoleros lo interceptaran.

Lo que dicen los expertos:

Para Leutert, la idea de que hombres armados enmascarados emboscarían un autobús como parte de un acuerdo de contrabando no tiene sentido.

“Si solo estuvieras tratando de encontrarte, esperarías en la parada del autobús. No encaja en el patrón de tráfico de migrantes”, dice ella. “Y encaja en el patrón de secuestro de migrantes que vemos. Por eso, para mí, estos incidentes son realmente preocupantes”.

Jeremy Slack, profesor asistente en la Universidad de Texas en El Paso que estudia el impacto de la violencia de las drogas en la migración, dice que no está claro si las autoridades saben más de lo que han dicho hasta ahora. Pero ambas teorías que los funcionarios mexicanos han presentado podrían llegar a ser ciertas.

Los migrantes pueden haber contratado contrabandistas, dijo, quienes luego decidieron que querían más dinero y decidieron secuestrarlos en lugar de llevarlos al otro lado de la frontera.

“Solo porque estés de acuerdo en algo con un contrabandista”, dice Slack, “no significa que los términos no cambien”.

Y a veces, dice, los migrantes hacen un trato de contrabando con un grupo criminal, solo para ser interceptados por otro en el camino.

No importa qué teoría resulte ser cierta, hay implicaciones importantes en el debate sobre la inmigración

El momento de la desaparición de los migrantes es notable.

Se presenta como:

• Las autoridades de EE. UU. están obligando cada vez más a que más inmigrantes se queden en México, tanto limitando significativamente el número de personas que pueden buscar asilo diariamente en los puertos de entrada, como enviando a un número creciente de migrantes que buscan asilo de regreso a través de la frontera para esperar mientras sus casos se abren camino en los tribunales de EE.UU.

• Los funcionarios de EE.UU. dicen que la cantidad de familias migrantes que se dirigen a la frontera ha aumentado considerablemente y que los migrantes llegan cada vez más a la frontera en grandes grupos. La promesa de que proteger los derechos humanos de los migrantes es una prioridad absoluta, pero las ciudades fronterizas de México han luchado para manejar la afluencia de migrantes.

Los expertos dicen que esta combinación de factores podría empeorar lo que ya es una situación volátil.

“Las ciudades fronterizas podrían volverse muy difíciles de manejar muy rápidamente”, dice Meyer, de la Oficina de Washington en América Latina. “Los grupos criminales también siguen a los migrantes porque son víctimas fáciles. Esto también puede afectar a las comunidades fronterizas de una manera que no han anticipado”.

Leutert, de la Universidad de Texas en Austin, dice que la naturaleza descarada del reciente incidente del autobús parece un retroceso a los tiempos más violentos a lo largo de la frontera, y eso le preocupa.

“Para hacer un secuestro en masa, es mucho más complicado que simplemente arrojar a dos personas en la parte trasera de un auto”, dice ella. “Requiere un nivel diferente de sofisticación y corrupción… no hemos visto ningún caso de alto perfil como este en un tiempo”.

Rey Rodríguez, de CNN en Español, contribuyó a este reporte.

Acerca del autor

Catherine E. Shoichet

Catherine Shoichet es redactora y editora de CNN Digital. Shoichet habla inglés y español y trabaja junto a CNN en Español para reportar temas latinoamericanos y de inmigración.