CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

Kirsten Gillibrand oficializa su precandidatura demócrata al 2020 y amenaza con un discurso en el hotel Trump en Nueva York

Por Veronica Stracqualursi

(CNN) — La senadora Kirsten Gillibrand se lanzó oficialmente a la carrera presidencial de 2020 el domingo al declarar su precandidatura demócrata con un video de campaña titulado “Los valientes ganan”.

“Un valiente no enfrenta a las personas entre sí. Un valiente no prioriza el dinero sobre las vidas. Un valiente no difunde el odio, nubla la verdad, construye un muro. Eso es lo que hace el miedo”, dice Gillibrand mientras aparecen imágenes de noticias, incluidas del presidente Donald Trump.

Gillibrand, de 52 años, es una de las seis mujeres que buscan la nominación demócrata y una de las seis senadoras que buscan la presidencia de Estados Unidos.

La demócrata por Nueva York lanzó una campaña exploratoria en enero, y la anunció en “The Late Show with Stephen Colbert” de CBS, y ha pasado los últimos dos meses viajando a estados clave.

LEE: Drogas, trabajo sexual y juegos de azar acogidos por los aspirantes a las elecciones de 2020

Hacia el final del video de más de dos minutos de duración publicado este domingo, Gillibrand, hablando directamente a la cámara, anuncia que se está postulando para presidente.

El video termina con una invitación a unirse a Gillibrand en el Trump International Hotel el 24 de marzo, donde planea presentar “su visión positiva y valiente de restaurar la integridad moral de Estados Unidos directamente a la puerta del presidente Trump”, dijo su campaña en un anuncio que acompaña a vídeo.

“Necesitamos recordar lo que se siente ser valiente”, dice ella. “Nos lanzamos al espacio y aterrizamos en la Luna. Si podemos hacer eso, definitivamente podemos lograr la atención médica universal. Podemos otorgar un permiso familiar con sueldo para todos, poner fin a la violencia con armas de fuego, aprobar un Nuevo Acuerdo Verde, sacar dinero de la política y recuperar nuestra democracia. Nada de esto es imposible”.

Kirsten Gillibrand, durante un discurso en Iowa, en febrero de este año.”Los estadounidenses son valientes todos los días. Y son estas decisiones valientes las que me inspiran a enfrentar las luchas que otros no”, dice Gillibrand.

Comenzará su campaña oficial con un viaje a Michigan, un estado una vez sólidamente azul que la nominada demócrata Hillary Clinton perdió ante Trump.

Su primera semana como candidata declarada incluirá una visita a los estados de votación temprana de Iowa y Nevada, y culminará con su discurso el 24 de marzo frente al Trump International Hotel.

Gillibrand  fue una antigua representante de la Cámara de los Estados Unidos en un distrito fuertemente republicano de Nueva York. Fue elegida en 2009 para ocupar el escaño en el Senado estadounidense de Hillary Clinton en Nueva York cuando Clinton fue nombrada Secretaria de Estado.

Fue reelegida para el Senado en 2018 y alcanzó prominencia nacional como crítica abierta de Trump, defensora de los asuntos de la mujer y defensora enérgica del movimiento #MeToo, todo lo cual será fundamental para su campaña de cara a 2020.

En 2017, fue la primera senadora en pedir que el exdemócrata de Minnesota Al Franken renunciara al Senado después de las acusaciones de que tocó a mujeres de manera inapropiada.

LEE: Beto O’Rourke anuncia que aspira a la candidatura presidencial por el Partido Demócrata para 2020

Pero a principios de esta semana, Gillibrand se enfrentó a las afirmaciones de que ella había manejado mal las denuncias de acoso sexual en su oficina del Senado.

Una empleada de Gillibrand en el Senado renunció en 2018 después de que ella acusara a un asesor principal masculino de acoso sexual y sintiera que la investigación fue “mal” manejada. El empleado acusado no fue despedido en el momento de las acusaciones.

Gillibrand defendió el manejo de las acusaciones en su oficina y dijo que su oficina investigó las acusaciones “de inmediato e hizo una investigación profesional y exhaustiva”.

Su historial conservador pasado sobre inmigración y armas también está siendo examinado por la izquierda y atacado por los republicanos que buscan pintarla como alguien que piensa una cosa y hace otra. Su cambio hacia la izquierda sobre el tema del matrimonio gay una vez que fue nombrada para el Senado fue documentada por The Washington Post de este año.

Actualmente, Gillibrand aún no ha alcanzado el 1% en las encuestas, un requisito del Comité Nacional Demócrata para que sea incluida en los próximos debates de 2020.

LEE: ¿Un tercer candidato en 2020?

Dan Merica, de CNN, contribuyó a este informe.