CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Salud mental

Jóvenes que consumen anfetaminas para el TDAH tienen el doble de riesgo de desarrollar psicosis, dice un informe

Por Edith Bracho-Sanchez

(CNN) — Los adolescentes y adultos jóvenes con trastorno por déficit de atención con hiperactividad, TDAH, que como tratamiento toman anfetaminas como Adderall, tienen un mayor riesgo de desarrollar psicosis, en comparación con los que reciben estimulantes de metifenidatos, como Ritalin, según un estudio reciente.

Usando dos bases de datos nacionales de reclamaciones de seguros, los autores siguieron a 221.486 adolescentes y adultos jóvenes de 13 a 25 años con TDAH a los que se les prescribió un estimulante por primera vez entre los años 2004 y 2015. La mitad recibió anfetaminas como Adderall y la otra mitad recibió metilfenidatos como Ritalin.

Un total de 343 de los adolescentes y adultos jóvenes que fueron seguidos, o uno de cada 660 jóvenes, desarrollaron un episodio de psicosis en los pocos meses después de comenzar con un estimulante. El riesgo de este efecto secundario raro pero grave fue el doble —0,21%— para los que tomaron anfetamina, en comparación con el 0,1% para los que tomaron metilfenidato, según los resultados publicados el miércoles en el New England Journal of Medicine.

  • Mira: La familia juega un papel clave para el diagnóstico y tratamiento del TDAH

“Hemos visto casos de personas que ingresan sin una gran historia psiquiátrica que están desarrollando este tipo de primer episodio de psicosis en el contexto del uso de estimulantes, más comúnmente Adderall”, dijo la doctora Lauren Moran, profesora asistente de la Escuela Médica de Harvard, psiquiatra practicante en el Hospital McLean y autora principal del estudio. Moran dijo que sus observaciones sobre el cuidado de jóvenes con psicosis impulsaron la investigación.

El TDAH es un trastorno del desarrollo y sus síntomas incluyen falta de atención, hiperactividad e inquietud o impulsividad que es más grave, frecuente o debilitante de lo normal. Los estimulantes han demostrado ser efectivos para controlar estos síntomas.

Desde 2007, la Dirección de Medicinas y Alimentos de Estados Unidos, FDA, ha exigido a los fabricantes que agreguen una advertencia a las etiquetas de los medicamentos, afirmando que “los estimulantes pueden causar síntomas psicóticos o maníacos emergentes del tratamiento en pacientes sin antecedentes”.

  • Mira: Estudio: Redes sociales causan Trastorno de Déficit de Atención e hiperactividad

Las pautas actuales recomiendan metilfenidato o anfetamina como tratamiento de primera línea para el TDAH cuando se requiere un medicamento. Los adolescentes y los adultos jóvenes tenían cuatro veces más probabilidades de recibir una receta de anfetamina como Adderall en 2015 en comparación con 2004, y 1,6 veces más probabilidades de recibir una para metilfenidatos como Ritalin, según la nueva investigación.

“Hay diferencias sutiles en la forma en que Adderall y Ritalin afectan los sistemas de dopamina en el cerebro”, dijo Moran. Ambos estimulantes funcionan a través de las vías de dopamina en el cerebro, pero es más probable que Adderall cause una liberación de dopamina, mientras que es más probable que Ritalin bloquee la recaptación, lo que permite que permanezca. El aumento de dopamina durante un episodio psicótico se parece mucho a lo que se observa después del uso de estimulantes como Adderall, lo que puede explicar algunos de los hallazgos, agregó Moran.

La doctora Rebecca Baum, pediatra del desarrollo y comportamiento en el Nationwide Children’s Hospital en Ohio, que no participó en el estudio, dice que le preocupa que los resultados puedan alarmar a los padres y alejarlos de los tratamientos efectivos para sus hijos.

“Cada vez que usamos un medicamento, ciertamente estamos pensando en cuál es el beneficio del medicamento versus el riesgo”, dijo Baum, enfatizando que el TDAH puede ser una condición debilitante cuando los síntomas no están bien controlados, y si bien la psicosis es una efecto secundario real y potencialmente grave, todavía es muy raro.

“La gran mayoría de mis pacientes tienen TDAH y tengo el beneficio de poder tratar a muchos pacientes con bastante éxito”, dijo Baum. “Afortunadamente en mi práctica no es un efecto secundario que vemos muy a menudo”, agregó.

Moran también agrega que ella y su equipo centraron el estudio en adolescentes y adultos jóvenes que tomaban estimulantes por primera vez, enfatizando que para aquellos que han estado tomando estos medicamentos y los han estado tomando según lo prescrito, el riesgo es incluso más bajo.

En cuanto a los padres y adultos jóvenes que analizan si comenzar un medicamento, Moran espera que la investigación propicie una conversación sobre riesgos, beneficios y alternativas como la terapia conductual y los no estimulantes.