CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Investigaciones

El contexto que debes saber de la investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre la trama rusa

Por Jeremy Herb, Laura Jarrett

Washington (CNN) — Robert Mueller terminó.

Después de una investigación de 22 meses, cargos contra 37 acusados, siete declaraciones de culpabilidad y una condena en el juicio, el Departamento de Justicia anunció este viernes que la oficina del fiscal especial concluyó su investigación sobre la interferencia de Rusia en las elecciones de 2016, la posible colusión de la campaña de Trump con Moscú y la obstrucción de la justicia.

El Departamento de Justicia informó al Congreso en una breve carta que Mueller presentó un informe confidencial al secretario de Justicia, William Barr, en el que se detallan las decisiones que tomó su equipo para procesar o no procesar a los investigados.

Barr dijo que podría proporcionar al Congreso “las principales conclusiones del fiscal especial tan pronto como este fin de semana”.

Un funcionario del Departamento de Justicia describió el informe como “detallado”.

La vocera de la Casa Blanca, Sarah Sanders, dijo que la Casa Blanca no ha visto los hallazgos de Mueller.

“Los próximos pasos dependen del secretario de Justicia Barr, y esperamos que el proceso siga su curso. La Casa Blanca no recibió información sobre el informe del fiscal especial”, dijo Sanders en un comunicado.

La finalización de la investigación del fiscal especial marca el final de uno de los capítulos más dramáticos en la presidencia de Donald Trump, uno que llevó a numerosos cargos criminales y declaraciones de culpabilidad por parte de algunos de sus colaboradores más cercanos. La conclusión de la investigación, sin embargo, abre un nuevo capítulo sobre las consecuencias del informe y una potencialmente tensa batalla política sobre la medida en que sus contenidos se hagan públicos.

Es demasiado pronto para decir qué significará en última instancia el informe de Mueller para el presidente, pero sobrevivir a la investigación sin ser llamado a comparecer por el equipo del fiscal especial es una victoria importante para Trump y su equipo legal.

Tampoco está claro qué descubrió Mueller sobre la participación o el conocimiento previo de Trump, si los hubiera, sobre el lanzamiento de WikiLeaks de información perjudicial sobre la campaña presidencial de Hillary Clinton. Los hallazgos del fiscal especial sobre la cuestión de la obstrucción de la justicia también son desconocidos, pero los aliados de Trump probablemente argumentarán que cualquier cosa menor a una acusación penal demuestra que el presidente no hizo nada malo.

La lucha para hacer público el informe de Mueller podría ser feroz y posiblemente desencadenar una batalla judicial entre el Congreso y el poder Ejecutivo. Los demócratas de la Cámara de Representantes han dicho que el informe completo que Mueller le presentó a Barr debería hacerse público, y tienen la intención de hacer comparecer por el documento, y la evidencia subyacente de Mueller, si no se entrega al Congreso. Mientras tanto, los abogados de la Casa Blanca esperan tener la oportunidad de revisar todo lo que Barr pretende enviar al Congreso y al público.

Mueller no habló públicamente durante sus casi dos años de investigación sobre Trump y su equipo. En cambio, sus fiscales utilizaron en gran medida las acusaciones y los documentos presentados ante el tribunal para ilustrar su amplia investigación. Para anunciar cargos contra agentes rusos en dos ocasiones en 2018, Mueller confió en el subsecretario de Justicia, Rod Rosenstein, quien nombró a Mueller en 2017 y supervisó gran parte de su trabajo.

Lo que descubrió Mueller

La investigación reveló que los esfuerzos de Rusia para influir en las elecciones de 2016 fueron mucho más extensos de lo que se sabía anteriormente, y múltiples colaboradores de Trump mintieron sobre sus contactos con funcionarios rusos y otros con vínculos con Moscú.

La lista de funcionarios en la órbita de Trump que se han declarado culpables en la investigación de Mueller es extensa, incluido el exdirector de la campaña de Trump, Paul Manafort, el ex asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca Michael Flynn, el ex abogado de Trump Michael Cohen, el ex asistente de la campaña de Trump Rick Gates y el ex asesor de campaña de Trump, George Papadopoulos. Roger Stone, confidente de Trump durante mucho tiempo, fue acusado en enero de obstrucción, declaraciones falsas y manipulación de testigos. Se ha declarado inocente y está en espera de juicio.

Mueller aún no ha alegado una conspiración para conspirar con los rusos ni detalló lo que encontró sobre el otro tema clave que investigó: si el presidente obstruyó la justicia, ya sea presionando al entonces director del FBI James Comey en 2017 para que no molestara a Flynn o por despedir más tarde a Comey, que es lo que motivó la tarea de Mueller en primer lugar.

Trump había atacado repetidamente la investigación de Mueller como una “cacería de brujas” y como un “engaño”, enviando cientos de tuits contra Mueller y su equipo de fiscales, así como de Cohen después de que comenzó a cooperar con Mueller. A principios de este mes, Trump se lanzó contra la investigación en un discurso de dos horas en la Conferencia de Acción Política Conservadora, resumiendo las críticas que ya había lanzado a lo largo de la investigación de Mueller.

“Pones a las personas equivocadas en un par de posiciones, y dejan a la gente durante mucho tiempo que no debería estar allí, y, de repente, intentan sacarte con disparates, está bien”, dijo Trump.

Pero Trump también ha señalado que no se opone a que el informe de Mueller se entregue públicamente. Cuando le preguntaron el miércoles si el público tenía derecho a ver el informe, Trump dijo: “No me importa. Quiero decir, francamente, le dije a la Cámara de Representantes, si quieren, dejen que lo vean”.

Mientras que la investigación de Mueller ha finalizado, las investigaciones sobre Trump, su negocio y su gobierno están lejos de terminar. La nueva Cámara, controlada por los demócratas, ha anunciado múltiples investigaciones sobre todos los elementos de la vida de Trump, mientras que el equipo de Mueller ha presentado algunos casos que continuarán a otros fiscales en el Departamento de Justicia, como la investigación de las donaciones y gastos del comité inaugural de Trump.

Gates, un testigo clave de Mueller, continúa cooperando en varias investigaciones en curso, dijeron los fiscales este mes.

En el Congreso, Cohen declaró públicamente el mes pasado, acusando a Trump de haberle ordenado que emitiera pagos secretos a dos mujeres que alegaban romances, lo que Trump había negado, y que Trump había cometido fraude financiero. Varios comités ahora están buscando a otros colaboradores de la Organización Trump para testimonio, así como a los miembros de la familia como Donald Trump Jr.

Pero la mayor pregunta para el Congreso puede estar relacionada con la investigación de Mueller, y si sus hallazgos provocan un esfuerzo en la Cámara de Representantes para iniciar los procedimientos de juicio político contra el presidente.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo a principios de este mes que hacerle un juicio político al presidente “simplemente no valía la pena“. Pero los hallazgos de Mueller podrían amplificar las voces liberales en la asamblea partidaria demócrata de la Cámara que ya pedía el juicio político de Trump.

Esta historia está en desarrollo y será actualizada.