CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
El informe Mueller

En la noche de Trump: cuando supo que Mueller había terminado con su informe

Por Kevin Liptak

 (CNN) — En la noche en que Robert Mueller presentó su informe al Departamento de Justicia, finalizando la investigación del fiscal especial que había nublado todo a pocos meses de su llegada a la presidencia, el mandatario Donald Trump no estaba en una sala de guerras o dictando tuits desafiantes a su subordinados.

En cambio, estaba en el patio embaldosado de Mar-a-Lago, bañado en una luz dorada, con su esposa y su hijo Barron, quien había alcanzado la adolescencia dos días antes.

A los ojos del presidente y sus ayudantes, muchos de los cuales viajaron al sur de la Florida durante el fin de semana, fue un momento para celebrar: la conclusión de una investigación que no encontró pruebas suficientes para acusar al presidente o sus confidentes por conspirar con Rusia para ganar las elecciones de 2016.

Si el final de la investigación de Mueller significa el final del largo suplicio legal de Trump, o solo el comienzo, es en gran medida un asunto para el Congreso y los otros fiscales que han emprendido investigaciones secundarias.

LEE: La investigación de Mueller sobre la trama rusa: lo más importante

Incluso cuando el equipo de Mueller abandona el despiadado edificio de oficinas de Washington en el que ha estado trabajando todos los días desde mayo de 2017, comienza otra lucha, abriendo un nuevo capítulo que Trump intentará controlar pero del que solo escribirá una parte del guión.

Aun así, Trump y sus aliados ya están señalando que el informe es una victoria inequívoca, una vez que exonera al presidente de las diversas faltas (colusión, obstrucción) que sus oponentes han usado como palabras clave para lo que consideran una presidencia caótica.

Si bien no había un plan estricto en marcha antes de la conclusión del informe, Trump y sus aliados republicanos lanzaron de inmediato un esfuerzo para emitir el documento como absolviéndolo de un delito.

Los puntos de conversación distribuidos por el Comité Nacional Republicano alentaron a los aliados de Trump a subrayar que “después de dos años, millones de dólares de los contribuyentes y múltiples investigaciones del Congreso que confirman que no hubo colusión, es bueno que este informe finalmente haya concluido”.

Está listo

Las noticias que la investigación había terminado se hicieron oficiales el viernes alrededor de las 5 p.m. hora del este, ya que Trump estaba discutiendo sobre comercio y Brexit en una llamada telefónica con la canciller alemana Angela Merkel en su club de Florida. Anteriormente, Emmet Flood, el abogado de la Casa Blanca encargado de supervisar los asuntos relacionados con la investigación de Rusia, recibió una llamada telefónica de un asistente del fiscal general William Barr informándole que el informe se había entregado al Departamento de Justicia.

Flood, que casi nunca viaja con el presidente, había decidido acompañarlo a Palm Beach este fin de semana, anticipando lo que todo Washington parecía saber: que Mueller estaba cerca del final de su investigación. Ayudó a formar una camarilla más grande de lo habitual de ayudantes que descendieron en el club del residente.

En la tarde, muchos de ellos fueron vistos en el piso principal de la finca, todos esperando saber lo que podría contener el informe de Mueller. En los días y semanas previos al informe, hubo pocas sesiones de planificación para preparar el documento, según personas familiarizadas con el tema. Si bien se establecieron planes vagos para las declaraciones y la reacción, los empleados del ala oeste dijeron que había poco para indicar cómo respondería la Casa Blanca una vez que concluyera la investigación.

“No tengo idea sobre el informe Mueller”, dijo Trump a los reporteros el viernes por la mañana cuando se dirigía a Florida, insistiendo en que se mantendría ocupado en su localidad entre una reunión con líderes caribeños y varias otras sesiones sobre comercio. El propio Trump fue actualizado por su equipo de abogados, a quienes interrogó periódicamente sobre el estado del informe durante las últimas semanas.

El propio Trump se impacientó con la espera, dijeron los ayudantes, que dominó sus amadas noticias por cable durante varios días. Cuando quedó claro que Mueller estaba llegando al final de su investigación, Trump apareció con un humor combativo y, a veces, desagradable. Fue difícil separar las dos cosas, y los asistentes especularon abiertamente su rabia de 50 tuits el fin de semana pasado y sus renovados ataques contra el senador John McCain fueron un intento de contrarrestar el fin de la investigación.

El viernes, antes de que el presidente se sentara a cenar con su familia en una mesa acordonada, él y su abogado Flood fueron vistos en una conversación tranquila. Los invitados y los asesores dijeron que Trump estaba de buen humor cuando recibió información sobre varios datos que estaban surgiendo del Departamento de Justicia, incluido que Mueller no estaba recomendando ninguna otra acusación. Su hijo mayor, Donald Trump Jr., que durante mucho tiempo fue objeto de especulación legal, se mezcló con los invitados, con su novia Kimberly Guilfoyle a su lado.

LEE: El informe de Robert Mueller tiene a Washington en el filo

Más tarde, apareció en el escenario en un evento de recaudación de fondos para los republicanos de Palm Beach en curso en el salón de baile de estilo Luis XIV nombrado en su honor. Trump no mencionó el informe de Mueller en sus comentarios, pero como su aliado cercano, el senador Lindsey Graham estaba pidiendo al FBI que investigue a Hillary Clinton, Trump observó mientras la multitud irrumpía en un canto de “encerrarla”.

Eso podría ser una señal de la dirección que Trump y los republicanos planean encabezar cuando el Presidente lanza su campaña de reelección sin la presencia inminente del abogado especial.

Los asesores de la Casa Blanca y aquellos cercanos a Trump se mostraron universalmente optimistas el viernes y el sábado, el informe de Mueller brindaría un gran impulso político, ya que los demócratas y los medios de comunicación habían exagerado enormemente las implicaciones de la investigación en curso.

“Es un gran día para Estados Unidos“, dijo un asesor de la campaña de Trump. “Ganamos.”

“La señora gorda ha cantado”, dijo otro funcionario de la Casa Blanca, y agregó que es “absolutamente embarazoso” para los demócratas que han estado prediciendo un hallazgo de colusión durante años.

Nube persistente

Tanto si el informe exonera a Trump como si no, ha permanecido como una nube persistente en su presidencia desde el día en que se anunció en 2017. Y ha coloreado la primera mitad de la presidencia de Trump en formas que siempre estarán entrelazadas con comandante en jefe número 45 del país.

Recorrió varias iteraciones de un equipo legal, cada uno ofreciendo su propia estrategia, desde una cooperación abierta hasta una campaña para desacreditar toda la operación. Su abogado actual, Rudy Giuliani, ha disfrutado de un regreso a la vida política a una edad tardía como un gurú legal tambaleante, y en ocasiones muy descabellado.

Después de recusarse de la supervisión de la prueba de Mueller, el primer fiscal general de Trump, Jeff Sessions, se convirtió en un saco de boxeo, sin recuperar la confianza del presidente. Después de más de un año de insultos, se fue el año pasado.

LEE: Esta fue la última semana de la presidencia de Trump como la conocemos

Según el propio relato de Trump, la investigación lo había avergonzado frente a líderes extranjeros, que creía que lo consideraban menos que legítimo en medio de preguntas sobre cómo fue elegido.

Los avances de la investigación siguieron apareciendo mientras viajaba al extranjero, desde el anuncio del Departamento de Justicia de que estaba nombrando a un fiscal especial días antes de su primer viaje al testimonio de su exabogado Michael Cohen, que dominó los titulares mientras estaba en Vietnam, tratando de negociar un acuerdo nuclear con el líder norcoreano Kim Jong Un.

Las denuncias de la investigación por parte de Trump se grabarán en un léxico político moderno: “Sin colusión”, “cacería de brujas” y “engaño” se han pronunciado o tuiteado tan a menudo que ahora son independientes como gritos políticos de protesta, sin contexto ni nada.

La minucia de la investigación se ha visto tan arraigada en el patrón del día a día del presidente que a veces se olvida lo complicado que fue todo, o las revelaciones que se han descubierto como parte de la investigación de Mueller.

Para todo el discurso de Trump sobre “amantes” y “policías sucios” y “12 demócratas enojados”, ha habido sorprendentes descubrimientos sobre el presidente y su círculo que no se hubieran descubierto si no fuera por el trabajo del fiscal especial. Su expresidente de campaña está cumpliendo años en prisión. Su asesor de seguridad nacional mintió a los investigadores. Y el propio Trump ha sido implicado en un crimen de financiamiento de campaña que involucra el sexo con una actriz pornográfica.

Esos descubrimientos no parecieron amortiguar el regocijo de los republicanos ante el final comparativamente benigno de la investigación de Mueller, aunque hasta el sábado por la mañana había pocas personas que podían decir con certeza lo que contenía el informe.

Quizás la mejor indicación de que la Casa Blanca todavía está conteniendo la respiración: el propio silencio de Trump. En lugar de proclamar la victoria desde el podio del salón de baile Donald J. Trump el viernes por la noche, el presidente evitó el tema por completo. En cambio, dejó que el momento hablara por sí mismo.

“Disfrútense”, le dijo a la multitud.

Jeremy Diamond, Jim Acosta, Kaitlan Collins, Pamela Brown, Jeff Zeleny y Elizabeth Landers, todos de CNN, contribuyeron a este informe.