CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Cuba

Visita histórica del príncipe Carlos a Cuba va en desacuerdo con la postura de Estados Unidos

Por David Wilkinson

(CNN) — Las visitas reales en el extranjero siempre atraen una gran cantidad de escrutinio, pero ninguno en la memoria reciente ha sido tan sensible políticamente y potencialmente inflamatorio para el aliado más cercano del Reino Unido que este.

El príncipe Carlos de Inglaterra y su esposa Camila, duquesa de Cornwall, arribaron este domingo a La Habana, Cuba. Es la primera visita oficial que realizan miembros de la corona británica a la isla caribeña y un viaje que desde antes de su inicio ha sido controversial y ya ha sido blanco de severas críticas. Un sinnúmero de países ha denunciado el rol de Cuba en la actual crisis política y humanitaria que se desarrolla en Venezuela, su íntima socia socialista.

Es un viaje que hubiera parecido imposible hace solo unos pocos años, antes de que Barack Obama, expresidente de Estados Unidos, y Raúl Castro, expresidente de Cuba, descongelaran más de medio siglo de tensas relaciones entre los vecinos de América del Norte y sus aliados. Pero desde ese avance de 2016, el mundo es un lugar muy diferente.

El presidente Donald Trump ha revertido muchas de las políticas de la era de Obama hacia Cuba, restableciendo las restricciones comerciales y de viaje. Su aguda retórica se ha vuelto más agresiva desde que se desarrolló la crisis presidencial en Venezuela. El papel de los asesores militares y de inteligencia cubanos al servicio del régimen en disputa del presidente Nicolás Maduro es una de las principales preocupaciones de la administración estadounidense y sus aliados.

LEE: Díaz-Canel rechaza informe del NYT sobre médicos cubanos que denunciaron supuesto sistema de manipulación para que pacientes voten por Maduro

“Durante décadas, las dictaduras socialistas de Cuba y Venezuela se han apoyado mutuamente en un trato muy corrupto”, dijo Trump en febrero, y agregó: “Maduro no es un patriota venezolano; es un títere cubano”. Mike Pompeo, secretario de Estado de EE. UU., llegó más lejos este mes: “Ninguna nación ha hecho más para sostener la muerte y la miseria diaria de los venezolanos comunes, incluidos los militares de Venezuela y sus familias, que los comunistas en La Habana”.

En este contexto de hostilidad estadounidense, el príncipe Carlos y la duquesa de Cornualles pasarán cuatro días en Cuba destacando “la creciente relación bilateral con el Reino Unido y mostrando algunos de los vínculos culturales entre los dos países”, según un portavoz real.

Pero mientras que Charles y Camilla son los que tendrán que acudir a la cena con los políticos en el Palacio de la Revolución de La Habana, es el gobierno británico el responsable de enviarlos allí.

El príncipe Carlos y su esposa Camilla llegan al Aeropuerto Internacional José Martí en La Habana este domingo. (Crédito: ADALBERTO ROQUE / AFP / Getty Images)

“La familia real no toma estas decisiones”, señala Andrew Lewer, un miembro del Parlamento del Reino Unido para el gobernante Partido Conservador. “Es la Oficina de Relaciones Exteriores, por lo que a la familia real no se le debe culpar por esto. Nuestros amigos en Estados Unidos, los muchos cubanos en Florida, se sentirán perplejos al ver a la familia real británica que realiza una visita, siguiendo una gira, mirando alrededor del lugar, en un momento en que estos actos despreciables están teniendo lugar”.

Otro parlamentario conservador, Julian Lewis, dice que la visita será incómoda para el heredero del trono británico: “No se trata de que un monarca constitucional en una visita real sea absorbido por la confrontación política. Siempre tendrá que equilibrar la necesidad de “comportarse diplomáticamente con el peligro de parecer respaldar al régimen y ser utilizado como una herramienta de propaganda”.

El legendario “poder blando” de la familia real ha sido utilizado durante mucho tiempo como una herramienta diplomática por el gobierno británico y, en este caso, la Oficina de Relaciones Exteriores del Reino Unido confirmó el valor estratégico de la visita: “Esto es parte de nuestro enfoque de larga data hacia un compromiso de Cuba y un diálogo franco sobre los temas que nos dividen como los derechos humanos, pero también el compromiso hacia el progreso en los asuntos que nos unen”, dijo un portavoz.

Este enfoque de las relaciones con Cuba no podría ser más diferente que el exhibido en voz alta en Washington.

El exgobernador de Florida y ahora senador estadounidense Rick Scott ha escrito a la primera ministra británica Theresa May para protestar por la visita real: “¿Por qué querría el gobierno británico reconocer a Juan Guaidó como nuevo presidente de Venezuela cuando todos sabemos que el régimen de Castro es el que apuntala a Maduro, el dictador de Venezuela… y al mismo tiempo, ¿el príncipe, que tiene una increíble influencia mundial, va a apuntalar al régimen?

El senador Scott sugirió que mientras esté en Cuba, el príncipe Carlos se reúna con los disidentes y saque una hoja del libro del presidente Trump: “Dice: ‘Voy a defender la libertad y la democracia’ y eso es exactamente lo que debe hacer el príncipe Carlos”.

No se planean reuniones de este tipo durante la gira, pero tampoco hay encuentros planificados con Castro, quien continúa sirviendo como primer secretario del Partido Comunista. El príncipe y la duquesa se reunirán con el actual presidente Miguel Díaz-Canel, quien recientemente describió la retórica de Trump hacia Cuba como “guerrera y sucia”.

Es, por supuesto, un momento delicado para el Reino Unido, ya que Theresa May afronta los descuentos del problema del brexit. Es probable que las visitas reales sigan desempeñando un papel clave en las relaciones internacionales de Gran Bretaña, especialmente en los años inmediatamente posteriores a su salida de la Unión Europea.

Pero es el momento de esta histórica visita real lo que la hace tan polémica, especialmente cuando el Reino Unido busca acuerdos comerciales posteriores al brexit. Es improbable que Trump entienda las imágenes de uno de los representantes más importantes del Reino Unido disfruntando de la hospitalidad de La Habana.