CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
El informe Mueller

6 conclusiones del informe de Mueller: lo que sabemos hasta ahora

Por Katelyn Polantz, Jeremy Herb

Washington (CNN) — El secretario de Justicia de Estados Unidos, William Barr, publicó el domingo su resumen de las principales conclusiones de la investigación del abogado especial Robert Mueller.

Aquí están las principales conclusiones:

Sin colusión

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha mencionado, y tuiteado, un estribillo similar durante dos años: “¡NO HAY COLUSIÓN!”

MÁS: Mueller no halló que Trump o su campaña conspirara con Rusia, pero tampoco lo exoneró

“La investigación del fiscal especial no encontró que la campaña de Trump o ninguna de las personas relacionadas con ella conspiraron o coordinaron con Rusia en sus esfuerzos por influir en la elección presidencial de EE.UU. en 2016”, señala la carta de cuatro páginas enviada al Congreso.

Trump y sus aliados ya están aprovechando esa línea del resumen publicado el domingo, y es sin duda un gran titular que aplasta dos años de afirmaciones demócratas de que tenían pruebas de colusión.

Por supuesto, ya se han establecido numerosos contactos mundiales de Trump con los rusos durante la campaña y la transición. Entonces, ¿qué significa que Mueller no encontrara evidencias de conspiración o coordinación?

El resumen de Barr incluye una nota al pie que explica cómo es que Mueller define la coordinación: un “acuerdo, tácito o expreso… entre la Campaña Trump y el gobierno ruso sobre la interferencia electoral”.

Además, Barr escribió que ningún asociado de Trump conspiró o coordinó “a pesar de las múltiples ofertas de personas afiliadas a Rusia para ayudar en la campaña de Trump”.

Mueller descarta conspiración de Trump con Rusia

Sin exoneración por obstrucción

El Departamento de Justicia decidió no procesar al presidente por obstruir la justicia con su comportamiento, tanto en público como en privado, pero Trump no está completamente absuelto. Es probable que, cuando se revele más de la investigación de Mueller, aún se enfrente a una gran tormenta de críticas políticas por sus acciones después de asumir el cargo.

Mueller dijo que investigó a fondo la pregunta sobre la obstrucción, aunque no entrevistó a Trump. En última instancia, dejó la pregunta en manos de los designados políticos del presidente, Barr y el subsecretario de Justicia Rod Rosenstein, para que decidieran qué hacer.

Barr y Rosenstein eligieron no procesar. Decidieron que no podían presionar por un caso contra Trump porque no tenían evidencia de un crimen subyacente, dice la carta de Barr del domingo.

Barr también dijo que las acciones del presidente no “constituían una conducta obstructiva” y que no “se hicieron con intenciones corruptas”. (Su decisión y la de Rosenstein no se habían sido tomadas en cuenta en el dilema constitucional de acusar a un presidente en funciones).

“Si bien este informe no concluye que el presidente cometió un delito, tampoco lo exonera”, escribió Mueller en su informe, citado por Barr el domingo.

Quizás sin colusión, no podría haber obstrucción, dijo el domingo Shan Wu, un colaborador de CNN que anteriormente representó a Rick Gates en la investigación. Es posible que Barr no quisiera acusar al presidente porque una acusación de obstrucción no se mantendría sin un caso de colusión subyacente.

Notablemente, Barr siempre se ha opuesto a un caso de obstrucción contra el presidente. Antes de ser secretario de Justicia con Trump, Barr escribió una nota en junio de 2018 a altos funcionarios del Departamento de Justicia, en la que decía que creía que un caso de obstrucción contra Trump estaba “fatalmente mal concebido”.

Trump nunca fue entrevistado

La otra gran victoria de Trump durante la investigación de Mueller fue que nunca se sentó para una entrevista.

Su equipo legal personal se había opuesto durante mucho tiempo a lo que creían que podía ser una trampa de perjurio y Mueller nunca puso al presidente en esa posición, ni en una entrevista privada ni en un testimonio bajo juramento.

MÁS: Mueller presentó su informe, pero las investigaciones continuarán

La carta de Barr del domingo sugiere que Mueller nunca necesitó esa entrevista.

Mueller parece no haber llegado allí porque el caso de colusión ruso no se había materializado. Pero sí consideró forzar una entrevista con el presidente. CNN informó el domingo que Mueller había deliberado largamente sobre una citación de Trump antes de decidir no hacer una solicitud formal en el Departamento de Justicia.

Barr previamente le dijo al Congreso que Mueller nunca se alejó de sus jefes respecto a los pasos a seguir en la investigación.

En última instancia, Mueller se quedó con un conjunto de respuestas escritas de Trump sobre cuestiones de colusión y contacto con los rusos. Estas fueron muy examinadas por los abogados de Trump, y debido a las negociaciones del equipo legal del presidente y la falta de presión de Mueller, no abordaron el asunto de la obstrucción de la justicia.

La lucha política apenas está comenzando

Los demócratas del Congreso están listos para recoger la antorcha de la investigación de Mueller.

Los legisladores ya están planteando preguntas respecto a que Barr tomara la decisión de la fiscalía en cuanto a la obstrucción de la justicia, y el presidente de la comisión de Justicia de la Cámara de Representantes Jerry Nadler dijo que llamará al secretario de Justicia “en un futuro cercano” para que testifique.

“A la luz de las discrepancias muy preocupantes y de la toma de decisiones finales por parte del Departamento de Justicia después del informe del fiscal especial, en el que Mueller no exonera al presidente, convocaremos al secretario de Justicia Barr para que testifique ante @HouseJudiciary en un futuro próximo”, tuiteó el domingo el demócrata de Nueva York.

En tanto, los republicanos se unen a Trump para reclamar la reivindicación del presidente, y pasarán a la ofensiva para criticar a los demócratas por el asunto de la colusión.

“Durante años, demócratas de alto rango en posiciones de liderazgo en el Congreso afirmaron que el informe del fiscal especial proporcionaría una prueba definitiva de colusión, y el informe de hoy ha demostrado de una vez por todas que eso se trata de una mentira absoluta”, dijo Steve Scalise, legislador de Luisiana, líder de la minoría en la Cámara de Representantes.

Es una lucha política de narrativas en competencia que seguramente se extenderá a las elecciones presidenciales de 2020.

El resumen de Barr hace que aumenten los llamados para dar a conocer el informe completo

El resumen de cuatro páginas que Barr publicó el domingo está escrito de manera legal en muchos casos, especialmente cuando se trata de las decisiones tomadas sobre la investigación de la obstrucción de la justicia.

Y la carta — además de la oposición expresada anteriormente por Barr a una investigación de obstrucción en contra de Trump en primer lugar– alimenta las demandas demócratas de que se publique el informe completo de Mueller.

MÁS: Cuando Trump supo que Mueller había terminado con su informe

“Dado el historial público sesgado del señor Barr en contra de la investigación del fiscal especial, él no es un observador neutral y no está en posición de hacer determinaciones objetivas sobre el informe”, dijeron la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi y el líder de la minoría en el Senado Chuck Schumer en una declaración conjunta el domingo.

Por supuesto, los republicanos también han dicho que quieren que se publique el informe de Mueller y varios han dicho que el informe debería publicarse para que los demócratas no puedan reclamar que el Departamento de Justicia está ocultando algo.

Hay mucha más información por venir

Documentos de Mueller. Discusiones internas del Departamento de Justicia. Memos sobre entrevistas a testigos. Miles de registros judiciales.

Todavía hay muchas páginas de documentación del trabajo de Mueller — además de discusiones sobre sus decisiones y los hallazgos del secretario de Justicia– que aún no son públicos. Pero esos documentos podrían estar disponibles en el futuro, incluso pronto, y completarían aún más piezas del rompecabezas sobre lo que encontró Mueller.

Parte del informe original de Mueller aún podría hacerse público, dijo Barr el domingo, y el secretario de Justicia le prometió al Congreso que laboraría “con prontitud” y que está trabajando con Mueller “lo más rápido posible” en un comunicado público.

Barr escribió que Mueller participará en la limpieza del informe para eliminar información secreta del gran jurado y cualquier contenido relacionado con las investigaciones en curso antes de que se haga público. (Las investigaciones en curso son “varias” y otras oficinas de la fiscalía considerarán “nuevas medidas”, escribió Barr.)

Por separado, Barr alude a discusiones internas que pueden haber sido documentadas, lo que hace posible que esos documentos puedan ver la luz algún día. Barr citó casos durante la revisión de la obstrucción de la justicia cuando él y Rosenstein consultaron con la Oficina de Asesoría Legal. Mueller también consideró citar a Trump para una entrevista durante varios meses, informa CNN, y Barr dice en su carta que Mueller habló con otros funcionarios del departamento al sopesar las decisiones sobre casos de obstrucción, lo que potencialmente generó aún más documentos.

Por separado, la divulgación de la documentación de una acción judicial estará en gran medida fuera de las manos de Barr, y esa cantidad de documentos es enorme.

Probablemente se le pedirá a los jueces federales que decidan cómo y cuándo entregar las 500 órdenes de registro en su mayoría aún confidenciales, casi 300 órdenes para datos electrónicos y 13 solicitudes a gobiernos extranjeros que Barr dice que Mueller solía reunir como pruebas. Hasta ahora, solo unas cuantas decenas de órdenes relacionadas con los casos de Paul Manafort y Michael Cohen están disponibles públicamente.

Mueller también entrevistó a unos 500 testigos, dijo Barr, lo que significa que hay muchos más archivos de esas discusiones mantenidas por el Departamento de Justicia y el FBI.