CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Corea del Norte

Corea del Norte

Un mexicano lideraba el misterioso grupo disidente dice que asaltó la embajada de Corea del Norte en Madrid

Por Zachary Cohen

Washington (CNN) — Un misterioso grupo disidente de Corea del Norte se atribuyó el martes la responsabilidad del asalto del mes pasado a la embajada de Pyongyang en Madrid, España, pero rechazó las acusaciones de que lo que ocurrió en el complejo diplomático fue un “ataque” con intrusos armados.

El grupo Defensa Civil Cheollima, una organización secreta cuyo objetivo es derrocar al régimen de Kim Jong Un en Corea del Norte, también negó que haya otros gobiernos extranjeros involucrados en la operación o que esta estuviera relacionada con la cumbre entre Kim y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, realizada en Vietnam días después.

“No fue un ataque. Respondimos a una situación urgente en la embajada de Madrid. Nos invitaron a la embajada y, contrario a los informes, nadie fue amordazado ni golpeado. Por respeto a la nación anfitriona, España, no se usaron armas. Todos los ocupantes de la embajada fueron tratados con dignidad y con la precaución necesaria. No hubo otros gobiernos involucrados o conscientes de nuestra actividad hasta después del evento”, dijo una declaración emitida por el grupo.

LEE: ¿Qué pasó el mes pasado en la embajada de Corea del Norte en España?

“Tenemos pruebas que confirman nuestra versión. Es para proteger a los que buscan nuestra ayuda y a aquellos que corren grandes riesgos para proteger a los demás, por lo que no podemos compartir más sobre el evento en este momento. Seguimos comprometidos con una labor extraordinariamente sensible en todo el mundo”, agregó.

La declaración fue emitida horas después de que un juez español dijera el martes que el FBI fue contactado por uno de los presuntos intrusos y le ofreció datos robados durante el ataque.

El juez José de la Mata levantó el secreto de sumario que pesaba sobre la investigación del ataque del 22 de febrero, proporcionando “un informe de lo que sucedió antes, durante y después del asalto”, según un documento del Tribunal Superior de España.

El presunto incidente fue llevado a cabo por 10 personas que, según el juez, se identificaron “como miembros de una asociación o movimiento de derechos humanos para la liberación de Corea del Norte”. El documento judicial no nombra específicamente al grupo Defensa Civil Cheollima.

Cinco días después del ataque, el FBI fue contactado por el presunto líder del grupo, un ciudadano mexicano residente en Estados Unidos “con el fin de facilitar información relativa al incidente en la embajada, así como el material audiovisual supuestamente obtenido” durante la redada, dice el documento.

“Además, manifestó que, bajo su propia voluntad, llevó a cabo los hechos junto con un grupo de personas no identificadas”, agrega el documento.

El juez también dijo creer que los intrusos identificados, entre los que se encuentran ciudadanos estadounidenses y surcoreanos, viajaron a Estados Unidos después del ataque.

El portavoz adjunto del Departamento de Estado, Robert Palladino, dijo el martes que el gobierno de Estados Unidos “no tuvo nada que ver” con el ataque a la embajada. También señaló que Estados Unidos “siempre exigirá la protección de las embajadas que pertenecen a cualquier misión diplomática en todo el mundo”.

El FBI declinó hacer comentarios.

MIRA: Grupo disidente estaría detrás del asalto a la embajada de Corea del Norte en España

Defensa Civil Cheollima sostiene que compartieron información con el FBI voluntariamente, pero a petición de la dependencia.

“No se compartió información sobre Madrid con ninguna de las partes con la expectativa de obtener beneficios o dinero a cambio. La organización compartió cierta información de enorme valor potencial con el FBI en Estados Unidos, bajo términos de confidencialidad mutuamente acordados. Esta información se compartió voluntariamente y a petición suya, no nuestra. Esos términos parecen haberse roto”, dice la declaración, en referencia a los informes de medios de comunicación que los implican en el allanamiento.

Autoridades españolas confirmaron a principios de este mes que estaban investigando un ataque denunciado contra la embajada, pero se negaron a proporcionar detalles respecto a una investigación en curso.

El Ministerio del Interior de España dijo anteriormente que no comenta sobre investigaciones activas.

Relatos anteriores del ataque publicados por el periódico español El País indicaban que un grupo de personas con armas de fuego falsas ingresaron al recinto donde interrogaron y golpearon a las personas que se encontraban dentro.

Según los informes de los medios de comunicación españoles, los presuntos agresores amarraron a los miembros del personal con una cuerda y robaron una variedad de artículos antes de huir en vehículos de lujo.

Se revelaron detalles similares en el documento judicial español publicado el martes.

Una fuente familiarizada con el incidente le dijo a CNN que se creía que el grupo disidente norcoreano Defensa Civil de Cheollima estaba detrás del ataque, el cual ocurrió días antes de que Trump y Kim celebraran su segunda cumbre en Vietnam.

La reunión de Trump y Kim terminó abruptamente en parte debido al desacuerdo sobre cuándo eliminar las sanciones de la ONU a cambio de pasos hacia la desnuclearización de Pyongyang. Pero Trump y sus asesores dijeron que ambas partes se retiraron en buenos términos.

El diario The Washington Post fue el primero en informar sobre la participación del grupo secreto. También fueron los primeros en informar que el FBI fue contactado por los presuntos intrusos.

La Defensa Civil de Cheollima ganó reconocimiento internacional después de que, según informes, salió en defensa de Kim Han Sol, el hijo de Kim Jong Nam. Kim Jong Nam, medio hermano del líder de Corea del Norte, estuvo expuesto al mortal agente neurotóxico VX en 2017 mientras ingresaba a un aeropuerto en Kuala Lumpur, lo que lo mató en minutos. Autoridades de Estados Unidos, Corea del Sur y Malasia apuntan a que el ataque fue obra de Pyongyang, pero Corea del Norte ha negado categóricamente cualquier responsabilidad.

No está claro por qué Kim Jong Nam fue asesinado, pero analistas consideran que si Corea del Norte está detrás del asesinato, tal vez Kim Jong Un veía a su medio hermano y su familia como una posible amenaza para su liderazgo.

“La Defensa Civil de Cheollima ganó credibilidad al actuar rápidamente y acoger a Kim Han Sol, el hijo de Kim Jong Nam, a los pocos días del horrible asesinato de su padre”, dijo Sung-Yoon Lee, profesora de la Escuela de Derecho y Diplomacia Fletcher de la Universidad Tufts.

Josh Berlinger y Jennifer Hansler de CNN contribuyeron con el reporte.