CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ciencia y Espacio

Misión de la NASA encuentra un nuevo planeta y estudia las estrellas más prometedoras para sustentar la vida

Por Ashley Strickland

(CNN) — La misión TESS de la NASA, encargada de cazar planetas, solo ha estado vigilando el cielo desde julio, pero ya está haciendo descubrimientos increíbles.

En enero, tres descubrimientos de exoplanetas se relacionaron a las observaciones iniciales de TESS. Ahora, los datos recopilados por TESS han determinado un nuevo planeta del tamaño de Saturno.

MIRA: ¿Cómo los róvers están buscando vida extraterrestre en el desierto?

TOI (TESS Objeto de interés) 197,01 se considera un “Saturno caliente”. Es similar en tamaño a ese planeta y orbita a su estrella anfitriona a una distancia cercana, circundándolo cada 14 días, lo que crea una alta temperatura superficial en el planeta, que es descrito en un artículo que se publicará en The Astronomical Journal.

Una recreación artística de TESS sobre un fondo de estrellas y planetas en órbita en la Vía Láctea.

Asteroseismólogos descubrieron el planeta mediante el estudio de las ondas sísmicas llamadas terremotos estelares en estrellas donde el brillo parece cambiar. Los astrónomos pueden determinar la edad de la estrella, así como su masa y radio. La combinación de esos datos con otras observaciones revela las propiedades de los exoplanetas que orbitan estas estrellas anfitrionas.

El exoplaneta es un gigante gaseoso con un radio nueve veces mayor que el de la Tierra y aproximadamente 60 veces la masa de la Tierra. La estrella anfitriona tiene 5.000 millones de años y es un poco más pesada y más grande que nuestro sol.

“Este es el primer ‘cubo de agua’ que sale de la gran cantidad de datos que obtenemos de TESS”, dijo Steve Kawaler, coautor del estudio y profesor de física y astronomía de la Universidad Estatal de Iowa, en un comunicado. “Lo que es emocionante es que TESS es la única apuesta que tenemos en un buen tiempo, y sus datos son tan buenos que estamos planeando intentar hacer ciencia en la que no habíamos pensado. Tal vez también podamos ver las estrellas que son muy débiles –las enanas blancas– y representan el futuro de nuestro Sol y sistema solar. Son mi primer amor”.

LEE: Algunos expertos dudan del artículo de Harvard que dice que un objeto interestelar podría ser una nave extraterrestre

El satélite de exploración de exoplanetas en tránsito se lanzó en abril para tomar la batuta de caza del planeta desde el telescopio espacial Kepler, cuando terminó la histórica misión.

TESS está estudiando un área en el cielo que es 400 veces más grande de lo que Kepler observó, incluidas 200.000 de las estrellas cercanas más brillantes. En el transcurso de dos años, las cuatro cámaras a bordo de campo visual amplio mirarán a diferentes sectores del cielo durante muchos días seguidos. Esto permitirá a los científicos estudiar casi todo el cielo.

Esta semana, un equipo de astrónomos identificó una lista de lo que podrían ser las estrellas más prometedoras para apoyar a los planetas en la zona habitable llamada TESS Habitable Zone Star Catalog, que se publicó en Astrophysical Journal Letters.

El catálogo incluye 1.822 estrellas que TESS podría observar los planetas, ligeramente más grandes que la Tierra, que existirían en la zona habitable de su estrella. La zona habitable, llamada zona Goldilocks (o zona “Ricitos de Oro”), es cuando las condiciones son lo suficientemente cálidas como para permitir que exista agua líquida en la superficie del planeta. Y el agua líquida es la base de la vida tal como la conocemos.

“La vida podría existir en todo tipo de mundos, pero el tipo que sabemos que puede sustentar la vida es nuestro, por lo que tiene sentido buscar primero planetas similares a la Tierra”, dijo en un comunicado Lisa Kaltenegger, autora principal y miembro del equipo de TESS Science en la Universidad de Cornell. “Este catálogo es importante para TESS porque cualquiera que trabaje con los datos quiere saber sobre en qué estrellas podemos encontrar los análogos más cercanos de la Tierra”.

MIRA: Resuelven el misterio del esqueleto “extraterrestre” de Chile

Y 408 estrellas podrían soportar planetas del tamaño de la Tierra que reciben una cantidad similar de radiación que recibimos del sol.

“Tengo 408 nuevas estrellas favoritas”, dijo Kaltenegger. “Es increíble que no tenga que elegir solo una; ahora puedo buscar cientos de estrellas”.

También hay un subconjunto de 227 estrellas en el catálogo donde TESS puede llevar a cabo una búsqueda más amplia de planetas más fríos, como Marte, para proporcionar una mayor variedad de mundos en el universo.

“No sabemos cuántos planetas encontrará TESS alrededor de los cientos de estrellas en nuestro catálogo o si serán habitables”, dijo Kaltenegger. “Pero las probabilidades están a nuestro favor. Algunos estudios indican que hay muchos planetas rocosos en la zona habitable de estrellas frías, como los de nuestro catálogo. Estamos entusiasmados de ver qué mundos encontraremos”.

TESS buscará exoplanetas utilizando el método de tránsito, observando ligeros descensos en el brillo de las estrellas a medida que los planetas pasan frente a ellos. Las estrellas brillantes permiten un estudio de seguimiento más fácil a través de telescopios terrestres y espaciales.

La NASA espera que TESS permita la catalogación de más de 1.500 exoplanetas, pero tiene el potencial de encontrar miles. De estos, anticipan los funcionarios, 300 serán exoplanetas del tamaño de la Tierra o súper-Tierras del doble del tamaño de la Tierra. Esos planetas podrían ser los mejores candidatos para sustentar la vida fuera de nuestro sistema solar. Al igual que la Tierra, son pequeños, rocosos y generalmente dentro de las zonas habitables de sus estrellas, lo que significa que el agua líquida puede existir en la superficie.

LEE: Los boricuas que buscan un señal con la vida extraterrestre

TESS se considera un “puente hacia el futuro”, encontrando exoplanetas candidatos para estudiar con más detalle.

Estos exoplanetas se estudiarán para que la NASA pueda determinar los mejores objetivos para misiones como el Telescopio Espacial James Webb. Ese telescopio, que será lanzado en 2021, podría caracterizar los detalles y las atmósferas de los exoplanetas de una manera que los científicos no han podido hacer.