CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
China

El Departamento de Estado cree que residentes legales de EE.UU. están retenidos en campos de detención en China

Por Michelle Kosinski, Jennifer Hansler

(CNN) — Fuentes del Departamento de Estado dicen que saben que residentes estadounidenses —ya sean ciudadanos estadounidenses o personas con estatus legal en ese país— se encuentran recluidos en campos de detención en Xinjiang, China.

Cuando se le preguntó si había muchos, una de las fuentes dijo: “No, unos pocos”.

Por el momento, no pudieron revelar más detalles debido a preocupaciones en torno a su privacidad.

En una sesión informativa del Departamento de Estado este jueves, el embajador de Libertad Religiosa Internacional, Sam Brownback, dijo que tenía un informe nuevo y no confirmado sobre un hombre en California de cuyo padre, un residente legal de Estados Unidos, no había recibido noticias desde que regresó a Xinjiang.

“Tenía un estado legal aquí, viajó de regreso a Xinjiang después de estar aquí con su hijo en California. Y no se supo de él desde entonces. Y está muy preocupado por su tratamiento. Tiene una serie de enfermedades crónicas, es un hombre de 75 años e intelectual”, dijo Brownback.

El informe de Derechos Humanos del Departamento de Estado de 2018 estimó que China “detuvo arbitrariamente a entre 800.000 y posiblemente a más de dos millones de uigures, kazajos étnicos y otros musulmanes en campos de internamiento diseñados para borrar las identidades religiosas y étnicas”.

“Los medios de comunicación internacionales, las organizaciones de derechos humanos y los exdetenidos informaron que los funcionarios de seguridad en los campamentos fueron maltratados, torturados y mataron a algunos detenidos”, señala el informe.

“Y ya no son solo los campamentos. Aldeas enteras están siendo encerradas y las personas limitadas en su movimiento dentro y fuera de las aldeas en esa región también están ocurriendo. La situación continúa y en algunos casos parece estar aumentando, no disminuyendo”, dijo Brownback el jueves.

Los exdetenidos dicen que se vieron obligados a soportar sesiones intensivas de lavado de cerebro, incluyendo estudios cercanos de la propaganda del Partido Comunista. El gobierno chino ha defendido estos campos como un medio para luchar contra lo que ellos afirman que es una marea creciente de extremismo en Xinjiang.

El gobierno chino afirma que los campamentos son “centros de capacitación vocacional y educativa para fines de antiterrorismo y desradicalización”. El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Geng Shuang, respondió este viernes y dijo que Beijing “se opone firmemente al intento de Estados Unidos de utilizar el tema de Xinjiang para interferir en los asuntos internos de China”.

“Como hemos dicho repetidamente, la situación general es estable en la región china de Xinjiang, que ha visto una tendencia favorable en el desarrollo económico”, dijo.

Dijo que no tiene información sobre los estadounidenses detenidos en los campamentos en Xinjiang y expresó su “firme oposición” a los comentarios de Brownback.

Brownback dijo que planteó el tema hace unas semanas con funcionarios chinos en la ONU, quienes primero negaron que algo estuviera sucediendo y luego dijeron que eran “campos de entrenamiento vocacional”.

“A lo que dije: ‘Recibo y tengo listas de nombres, cientos de nombres que me han enviado y que no pueden encontrar a sus familiares'”, dijo.

“Estamos abogando enérgicamente contra estas acciones que el gobierno chino está realizando y sigue haciendo”, dijo Brownback.

Este jueves por la noche, el Departamento de Estado reiteró su aviso de viaje para los ciudadanos estadounidenses que viajan a China, advirtiendo específicamente sobre “medidas de seguridad adicionales en la Región Autónoma Uigur de Xinjiang”.

“Estamos comprometidos a proporcionar toda la asistencia consular posible a los ciudadanos estadounidenses que lo necesiten en el extranjero”, dijo un portavoz del Departamento de Estado. “Sin embargo, China no reconoce la doble nacionalidad. Esto significa que China puede impedir que la Embajada de Estados Unidos ofrezca servicios consulares en algunos casos, y los ciudadanos estadounidenses y chinos y los ciudadanos estadounidenses de herencia china pueden estar sujetos a un escrutinio y un hostigamiento adicionales”.

El Secretario de Estado Mike Pompeo, quien esta semana se reunió con Mihrigul Tursun, refugiado uigur, y con otros miembros de la comunidad uigur, ha denunciado las violaciones de derechos humanos en China.

“Este es uno de los peores países de derechos humanos que hemos visto desde la década de 1930”, dijo en una entrevista a mediados de marzo.

Michael Conte y Steven Jiang, ambos de CNN. contribuyeron a este informe.