CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
El informe Mueller

Apatía, ira y alivio: cómo los votantes de Estados Unidos procesan el fin del informe Mueller

Por Dan Merica, Gregory Krieg, Eric Bradner, Daniella Diaz, Donald Judd, Jasmine Wright

(CNN) — Brandon Wolf está listo para seguir adelante.

Cuando el exdirector del FBI Robert Mueller fue nombrado fiscal especial en mayo de 2017, Wolf, un graduado de 30 años de la Universidad de Oregon que vive en Orlando, apoyó la investigación y esperaba que el sistema legal fuera lo suficientemente fuerte como para que pueda hacer “retroceder incluso a un presidente en funciones”.

Wolf sobrevivió al tiroteo en 2016 en el club nocturno Pulse en Orlando, Florida, donde murieron 49 personas y 53 resultaron heridas, una tragedia que dijo que cambió su participación política de “comprometido pero no activo” a “activo y apasionado”.

Ahora, sin embargo, con la investigación de Mueller terminada y Washington debatiendo los próximos pasos, Wolf está listo para que los legisladores se centren en las cosas que él cree que afectan las vidas diarias de los estadounidenses de manera más directa.

“Soy como muchos estadounidenses en que el resultado final del informe no me afecta tanto como el costo de la asistencia médica o el reembolso de los préstamos estudiantiles”, dijo Wolf. “Me encantaría ver a mis funcionarios electos y al Partido Demócrata realmente centrar su atención en un marco de política y hablar sobre cómo vamos a hacer avanzar al país”.

LEE: Podría estar a punto de comenzar una confrontación a raíz de Mueller

En entrevistas con más de 50 demócratas, independientes y republicanos en cinco estados de todo el país esta semana, surgió un tema claro: hay un agotamiento casi unánime con la investigación de Rusia y un fuerte deseo de que los legisladores vuelvan a trabajar en los temas que afectan la vida cotidiana de los estadounidenses.

Aunque casi todos los votantes con los que CNN habló dijeron que querían que se publicara el informe completo de Mueller, una de las conclusiones más sorprendentes fue lo poco que cambió la opinión de Trump, un hecho confirmado por una encuesta reciente de CNN que encontró solo el 13% de los votantes dijo que los hallazgos de Mueller influirían en su voto de 2020.

De esos, el 7% dijo que ahora son más propensos a respaldar al presidente, mientras que el 6% dijo que ahora tienen menos probabilidades de hacerlo. Un 86% combinado dice que ya había descubierto si votaría a favor o en contra de Trump, o que la investigación no importará aunque estén indecisos ahora.

Estas dinámicas presentan problemas para los demócratas empeñados en expulsar a Trump de su cargo. Wolf, al igual que otros demócratas que hablaron con CNN, se preocupa por lo que se encuentra en el informe de Mueller y apoyó la investigación. Pero Wolf dijo que “dejó escapar un suspiro de alivio” cuando supo que la investigación había terminado y que no iba a “pasar el 2020 de la forma en que pensaba que iba a hacerlo”.

Otros demócratas sugirieron que su fe en los poderes institucionales, como el Departamento de Justicia y las figuras respetadas públicamente como Mueller, nuevamente no les permitió obtener lo que consideraban una presidencia ilegítima.

Evan Amo, que se describe a sí mismo como un liberal independiente, es un pastor presbiteriano en Denver.

“Me preocupa la corrupción, la conspiración, la colusión, el nepotismo y todo eso, pero creo que la duración de todo este proceso me ha llevado a sentirme escéptico y menos esperanzado”, dijo Evan Amo, un pastor presbiteriano de 30 años. quien recientemente se mudó a Denver y no apoyó a Trump en 2016. “Creo que muchas personas simplemente se sienten fatigadas por todo el proceso de investigación”.

Los demócratas y los liberales ahora tienen que enfrentar una verdad difícil: la investigación que consumió gran parte de Washington durante la mayor parte de los dos años terminó, la que muchos demócratas esperaban que derribaría al presidente, lo dejó a él y a sus partidarios sintiéndose reivindicados y vengativos.

Para Amo, que se describe a sí mismo como un liberal independiente, el resultado le ha llevado a examinar sus propias motivaciones. “Preferiría que Trump no sea nuestro presidente, pero simplemente no creo que sea constructivo desear que esta investigación demuestre su culpabilidad solo porque lo despreciamos o nos daría una victoria sobre los republicanos”, dijo. “Esa es la tensión que tengo: ¿Cuáles son mis motivos? ¿Quiero una derrota para Trump y una victoria para mi partido, o quiero justicia para toda nuestra Democracia?”.

Muchos votantes entrevistados por CNN tienen prioridades políticas más apremiantes que Rusia.

“Control de armas y reforma de la ley de armas”, Rebecca Arthur, madre de una niñade Westminster, Colorado, dio esa respuesta cuando se le preguntó acerca de los temas por los que votará en 2020. “Porque tengo una hija que viene de la escuela y no quiero que le pase nada en su aula”.

Rebecca Arthur y su hija de 5 años, Ivy, en su casa en Westminster, Colorado.

¿A dónde van los demócratas desde aquí?

Para los demócratas ha habido una persistente desconexión entre el enfoque que se presta a las investigaciones en curso en Rusia y la televisión por cable, y lo que los votantes han dicho que les importa cuando hablan con los funcionarios electos.

En reuniones municipales en todo el país hace un año, mientras los demócratas intentaban recuperar algo del control en Washington, las preguntas se centraban en temas de bolsillo: salud, jubilación y empleos. Incluso en comicios con connotaciones de Rusia, como en la eventual exitosa candidatura del demócrata Harley Rouda para expulsar al representante republicano de California Dana Rohrabacher, un hombre conocido como “el congresista favorito de Putin” que probablemente no dependa de Rusia, la investigación de Mueller fue una preocupación secundaria.

Eso ha continuado en las primeras etapas de la carrera presidencial de 2020. El tema de Rusia o la investigación de Mueller rara vez se encuentra entre las preguntas que los votantes tienden a preguntar a más de una docena de demócratas que se postulan para la presidencia.

“Todos nos estamos enfocando en asegurarnos de que estamos hablando de problemas reales que en realidad enfrentan los estadounidenses”, dijo Chris Walton, presidente del Partido Demócrata del Condado de Milwaukee. “Nunca escuché cuando toqué las puertas, nadie en realidad mencionó a Mueller”.

Añadió: “Tenemos problemas más grandes que encarar, y todos ellos culminan en noviembre de 2020”.

Chris Walton es el presidente del Partido Demócrata del Condado de Milwaukee. Dice que el informe completo de Mueller debe publicarse.

Esta brecha se hizo evidente en el club Littleton Running and Hiking, esta semana en el suburbio al sur de Denver. Con una docena de amigos, el fundador del grupo Ross Villeneuve, su novia Anne Marie Cernera y el padre de Ross, Wayne, todos partidarios de los demócratas, lamentaron que no se haya encontrado algo contra Trump.

“Me emociona más” 2020, dijo Ross Villeneuve con una pinta de cerveza. “Creo que la gente estará un poco más cargada porque somos nosotros quienes podemos cambiaresto ahora, somos la próxima pelea. Cuando el Congreso no esté haciendo nada o no tenga planes de hacer nada, lo haremos (expulsar a Trump) a la antigua usanza”.

Cernera no estaba del todo de acuerdo. Ella “de todo corazón” teme a 2020, dijo, porque cree que Trump “en realidad tiene una oportunidad otra vez”, un hecho que ella describió como “muy loco”.

Sin embargo, lo que sí están de acuerdo es que hay problemas más apremiantes que Rusia en 2020.

“En absoluto”, dijo Cernera cuando se le preguntó con qué frecuencia le gustaría que su eventual nominado en 2020 hablara de Rusia, “porque creo que la gente ya está convencida. No creo que los hechos funcionen, este es un debate tan emocional, no un debate objetivo”.

Brett Butler, un demócrata de 31 años y gerente de programas en una organización sin fines de lucro de educación en los suburbios de Denver, se preocupa de que si los demócratas pasan demasiado tiempo con Mueller, esto podría jugar a favor de Trump. “Realmente podría ayudarlo si seguimos enfocándonos en la investigación”, dijo Butler. “A la gente no le importa”.

Angela Lang es la directora ejecutiva de BLOC (Black Leaders Organizing Communities) en Milwaukee, Wisconsin. “Esto no es algo que surja porque hay muchas otras cosas con las que la comunidad negra y la gente de clase trabajadora se enfrentan a diario y que la gente simplemente no se siente conectada con eso”, dice.

Esa es una lección que algunos de los miembros más nuevos de la Cámara aprendieron el año pasado, cuando los demócratas se convirtieron en la mayoría en el cuerpo legislativo al enfocarse en otros temas, un reconocimiento directo de que Rusia no era un tema motivador.

El representante Jason Crow, un veterano militar que derrocó exitosamente a un legislador republicano de un distrito suburbano de Denver en 2018, es uno de esos jóvenes legisladores.

“El pueblo estadounidense y la gente de mi distrito no quieren más drama en su política ni con los líderes en Washington de lo que ya tienen en su vida cotidiana”, dijo Crow. “La gente está lidiando mucho. Y hay un cansancio en torno a la lucha constante, a la división”.

Aunque Crow dijo que los demócratas deberían seguir exigiendo el informe y supervisarlo, su consejo para los demócratas como él que se postulan en 2020 es que “continúen centrándose en esos otros temas”.

Confianza en Mueller, antipatía por Trump, frustración con Washington

Esos votantes, tanto demócratas como republicanos, con un problema evidente que se avecinaba a su alrededor eran casi universalmente apáticos con los hallazgos de Mueller.

En McAllen, Texas, una ciudad con más de 140.000 habitantes cerca de la desembocadura del Río Bravo, ese tema es la inmigración a lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos. Mientras que muchos en Washington, incluido Trump, hablan sobre el tema regularmente, para los hombres y mujeres en esta pequeña ciudad de Texas, la inmigración y un posible muro fronterizo aparecen en sus vidas diarias, mientras que la investigación de Mueller es más efímera.

El libertario George Rice es un veterano y propietario de una pequeña empresa en McAllen, Texas.

George Rice, un libertario de 36 años y propietario de una pequeña empresa, no ocultó su disgusto por la investigación de Mueller en un evento local del Partido Republicano esta semana: “Sinceramente, fue una cacería de brujas”, dijo. Pero el veterano agregó que no está ni cerca de uno de los temas más importantes en 2020.

” Creo que nos estamos alejando (de temas importantes) porque nos estamos concentrando en la política de Washington como el informe Mueller”, dijo. “No creo que la inmigración se resuelva con un muro, se resuelve con una política que no tenemos. Y es por eso que cada vez es peor, peor y peor”.

Encontró un aliado poco probable en Rodd Lewis, un demócrata local de 67 años que ha vivido en McAllen durante 40 años. Sentado en su oficina lleno de carteles de campañas locales, se emocionó al hablar de cómo ve la situación de inmigración en el valle del Río Grande.

“He estado en el refugio cuatro veces este fin de semana porque 900 personas llegaron a las instalaciones con capacidad para 110. No había comida. No había agua para bañarse”.

Rodd Lewis es un consultor de campaña demócrata en McAllen, Texas.

El informe Mueller es importante para él, dijo, pero palidece en comparación con el problema de la inmigración omnipresente que ve a su alrededor todos los días.

” Llevo a mi perro allí todos los días y miro a esos niños en el patio delantero siendo transportados dentro y fuera. “¿Cómo puedo vivir con eso?”, Dijo. “Mis abuelos huyeron de los nazis para sobrevivir”.

Los insistentes existen

Aun cuando la mayoría de las personas a su alrededor piensan que es hora de alejarse de Mueller, hay algunos demócratas que quieren que los funcionarios de Washington sigan investigando, en parte, para reivindicar lo que creen que era una investigación frenada.

“Esperaba que lo acusaran”, dijo Jermaine Lewis sin rodeos mientras trabajaba en la habitación en Kuttin ‘Edges, un barbería de la que es copropietario en Norfolk, Virginia.

Jermaine Lewis es copropietario de la peluquería Kuttin ‘Edges en Norfolk, Virginia.

“Definitivamente necesitamos continuar presionando para que se divulgue porque si era lo suficientemente importante como para gastar 25 millones de dólares, no creo que deba ser barrido debajo de la alfombra ahora”, dijo en su tienda que se encuentra entre una base naval y una vivienda militar.

Lewis, no estaba solo.

Elaine Arnoldy, una nativa de 64 años del área de Denver, todavía estaba perturbada mientras miraba las pepitas de oro, las rocas lunares y otras en la exposición del Museo de Geología de la Escuela de Minas de Colorado en Golden, Colorado.

“Es absolutamente crítico que obtengamos toda la información y que el Congreso tenga la oportunidad de hacer su propia investigación y llegar a la verdad de lo que está pasando”, dijo Arnoldy. “Me decepcionó y me preocupó no tanto el informe, sino que no se está dando la información y que no estamos recibiendo el informe de Mueller. Estamos obteniendo la versión Barr. Y creo que eso podría ser muy diferente”.

Lo mismo sucedió con Karen Clay, presidenta del Caucus Democrático de Discapacidad de la Florida, quien también trabaja como cuidadora de su hijo discapacitado.

“Me siento aplastada. No sé cómo explicarlo”, dijo. “Es como, tiene que haber más… inflamos a Mueller en este globo gigante y ahora es como si se hubiera salido todo el aire y no sé cómo me siento. Simplemente me siento desinflada y derrotada”.

Karen Clay y su hijo Michael Phillips se han convertido en defensores de la atención médica, compartiendo la historia de Michael sobre cómo vivir con atrofia muscular espinal para crear conciencia sobre las necesidades de atención médica en todo Estados Unidos.

Al igual que aquellos votantes que buscan que sus candidatos se centren en otros temas crean un problema para los demócratas, también lo hacen personas como Lewis, Arnoldy y Clay, que han estado siguiendo la investigación de Mueller desde el principio y no están satisfechos con el resultado.

Si aquellos que buscan la nominación de su partido superan el problema, podrían perder a estos votantes. Y si se enfocan demasiado cerca, se arriesgan a perder a sus contrapartes.

“Si no podemos contar con la integridad de nuestra democracia, entonces todo lo demás es secundario”, dijo Arnoldy. “Este es el problema número uno”.

Cólera republicana

En un símbolo de un condado dividido, así como algunos demócratas ven las investigaciones de Trump como algo que debe continuar, muchos republicanos las ven como nada más que una pérdida de tiempo.

Terry Dittrich, el presidente republicano en el condado de Waukesha —una fuente masiva de votos republicanos en el sureste de Wisconsin— dijo que los republicanos en su condado ven a la investigación de Mueller como “una cacería de brujas” pero que “a la gente le gustaría seguir adelante” y “no necesitamos más investigación”.

“¿Por qué la gente lo llama el pantano? Bueno, este es un buen ejemplo. Parecía muy vengativo. Parecía muy partidista. Y parecía que había una investigación sin rumbo”, dijo. “El primer comentario que la gente me hace es: ¿cuántos millones gastamos? Están muy molestos por el lado de los gastos en esto”.

Los votantes de Virginia tuvieron el mismo sentimiento, dijo Bob Brown, presidente del Partido Republicano de Norfolk.

Brown, de 63 años, describió el estado de ánimo de los votantes republicanos locales como “exuberante”, negando que la investigación de Rusia haya tenido algún mérito.

“Es algo insignificante”, dijo. “Quiero decir, es hora de seguir adelante y gobernar el país”.

¿Dónde está el anillo?

Robert y Claire Cram, de Nashua, Nuevo Hampshire, son una familia dividida: él votó por Trump y ella votó por Hillary Clinton en 2016. Tomando ron y vodka bebiendo el mediodía en Milano’s Sports Bar, hubo una cosa que ambos acordaron: basta de noticias sobre Rusia.

“Lo peor que quiero escuchar es algo sobre Rusia”, dijo Claire, moviendo las manos con frustración. “No me importa. No me importa si Rusia estuvo involucrada en lo que sea. He terminado con eso. No quiero escuchar otra cosa sobre Rusia”.

Robert, un mecánico de un sindicato retirado está de acuerdo y respalda su voto de 2016, principalmente porque su pensión está estrechamente vinculada al mercado de valores.

Con un gorro de los New England Patriots, Robert y su esposa estaban sentados en el bar jugando a Keno. Votaron por el presidente Barack Obama en 2012, en una elección que ahora parecía hace siglos.

“Siento que estamos retrocediendo. Avancemos”, dijo Claire. “Quiero decir, debería haber alguna amistad con Rusia. Esto es 2019. No estamos en los años 50. Deberíamos poder negociar con Rusia”.

Claire se detuvo y su fanático de Boston entró en acción.

“Y creo”, dijo con una sonrisa, “Bob Kraft debería recuperar su anillo”.