CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Cambio climático

Una ‘prueba trágica’ de cómo el cambio climático podría afectar a los más pobres del mundo

Por Tara John

(CNN) — “De cabeza” son las únicas palabras que Manush Albert Alben tiene para describir la vida después del poderoso ciclón Idai.

Casi dos semanas desde que el poderoso ciclón destruyó la mayor parte de la ciudad de Beira, Mozambique, está muy lejos de lo normal. “No hay dinero ni comestibles”, dijo Alben, de ocupación pescador, mientras estaba sentado en su canoa de madera en una playa local. “Estamos sufriendo pero tratando de aferrarnos”.

Conocida por su puerto ocupado y sus vistas del Océano Índico, la ciudad del siglo XIX solía ser la cuarta más grande del país. Ahora, Beira pasará a la historia como “eliminada en un 90% por el calentamiento global”, dijo Graça Machel, exluchadora por la libertad de Mozambique, política y vicepresidenta de The Elders, quien habló a CNN por teléfono después de visitar la ciudad.

“Este es uno de los lugares más pobres del mundo, que está pagando el precio del cambio climático provocado principalmente, no solo, sino sobre todo, por el mundo desarrollado”, agregó la mujer de 73 años.

LEE: La solución simple (pero muy severa) para detener el cambio climático

Cientos de kilómetros cuadrados están cubiertos de agua, inundando un área tan vasta que se puede ver desde el espacio. Solo cuando el agua se retire completamente, dice Machel, Mozambique podrá contar los cadáveres.

Las inundaciones interiores aún no han sido despejadas.

El ciclón Idai es solo el último evento de clima extremo que afecta a la región, afectando a más de medio millón de personas y llenando campamentos humanitarios con decenas de miles.

El ciclo meteorológico El Niño de 2015-16, que se considera el más fuerte en 50 años, afectó gravemente la seguridad alimentaria del sur de África, según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). Las condiciones climáticas secas en grandes franjas de Zimbabwe, Malawi, Zambia, Sudáfrica, Mozambique, Botswana, Lesotho, Swazilandia y Madagascar hicieron que alrededor de 32 millones de personas no pudieran pagar para adquirir alimentos en 2016.

 

Para 2018, la sequía, el crecimiento de la población y el cambio climático casi hacen de Ciudad del Cabo la primera ciudad del mundo en quedarse sin agua.

“[El ciclón Idai] es una muestra trágica de lo que puede suceder en muchos otros pueblos y ciudades de situación similar en países de ingresos medios y bajos”, dijo a CNN Denis McClean, portavoz de la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres. “Son vulnerables y están expuestos”.

La desigualdad del cambio climático

El cambio climático se describe a menudo como un problema que afectará a las generaciones futuras. Pero los más vulnerables del mundo ya enfrentan sus efectos devastadores.

Las Naciones Unidas estiman que 4.200 millones de personas han sido afectadas por desastres relacionados con el clima en las últimas dos décadas, con los países de bajos ingresos que sufren las mayores pérdidas.

Muchos de los más pobres del mundo viven en regiones ecuatoriales, que ya tienen temperaturas promedio altas. Esto significa que un aumento pequeño se puede sentir fuertemente y llevar a impactos más severos, según un estudio de 2018 del Geophysical Research Letter.

Mientras tanto, la mayoría de las naciones más ricas del mundo son los mayores productores de emisiones, al quemar combustibles fósiles y las prácticas agrícolas modernas que generan el cambio climático y producen emisiones.

Usando proyecciones de modelos climáticos, el documento encontró que si las temperaturas medias globales de la superficie alcanzaran el límite de 1,5 o 2 grados Celsius (-15,8 grados Celsius), establecido por el Acuerdo de París, países como Indonesia o la República Democrática del Congo se sentirían los cambios provocados por el calentamiento global más agudamente que los países de latitudes más altas como el Reino Unido.

“Los resultados son un claro ejemplo de las desigualdades que vienen con el calentamiento global”, escribió el autor principal del estudio, Andrew King, investigador del clima en el Centro ARC de Excelencia para los Extremos Climáticos y la Universidad de Melbourne, Australia.

Eso no quiere decir que los países desarrollados sean inmunes a sus efectos.

LEE: Los siete desafíos del cambio climático en América Latina

El huracán Harvey, una tormenta cuya intensidad estuvo relacionada con el cambio climático, causó inundaciones bíblicas en el verano de 2017 alrededor de Houston y los condados circundantes. Más de 120.000 personas tuvieron que ser evacuadas o rescatadas, y alrededor de 80 personas murieron.

Y el análisis preliminar realizado por investigadores del Instituto de Cambio Ambiental (ECI) en la Escuela de Geografía y Medio Ambiente de la Universidad de Oxford, encontró que el verano inusualmente caluroso y seco de Europa del 2018 estaba probablemente relacionado con el cambio climático.

Partes de Houston se inundaron durante el huracán Harvey.

“Los países ricos como Estados Unidos [pueden] prepararse y hacer frente a problemas como el cambio climático mejor que los países más pobres”, dijo a CNN Michael Oppenheimer, profesor de Princeton de Geociencia y Asuntos Internacionales.

En 2016, el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de EE. UU. otorgó 48,3 millones de dólares al estado de Louisiana para ayudar a reubicar a toda la comunidad de la Isla de Jean Charles, que perdió más del 97% de sus tierras en el mar en los últimos 60 años.

“Pero en algunos lugares, los países más pobres han hecho un mejor trabajo que Estados Unidos. Debido a nuestro valor, o nuestra riqueza, hemos estado dormidos al volante y eso se debe a un mal liderazgo en el gobierno federal”. Oppenheimer dijo.

Infraestructura destruida

Países como Mozambique y Bangladesh, cuyas ciudades costeras densamente pobladas se encuentran en la línea del frente del cambio climático, han agonizado por el tema del calentamiento del planeta.

“Es bastante claro que el aumento del nivel del mar y el calentamiento del mar contribuyen a la intensificación de estos eventos climáticos”, dijo McClean a CNN.

Bangladesh, que vio al menos 1.200 muertos y más de 41 millones de personas afectadas por las lluvias monzónicas e inundaciones en 2017, está preparando una batalla contra el cambio climático, dijo a CNN Ricardo Safra de Campos, investigador en el Colegio de Ciencias de la Vida y del Medio Ambiente en la Universidad de Exeter.

LEE: El cambio climático cambiará el color de los océanos, según estudio

Las inundaciones catastróficas en Bangladesh en 2017 destruyeron al menos 950.000 casas.

El país ha construido refugios anticiclones, terraplenes costeros e invirtió en sistemas de predicción de ciclones y alertas de inundaciones. Sin embargo, sus esfuerzos son limitados financieramente, agrega Safra de Campos.

Beira, que se encuentra debajo del nivel del mar, no es ajeno a las inundaciones. Los funcionarios están preocupados por la ciudad baja, que está llena de asentamientos mal planificados. Tenía defensas contra inundaciones en su lugar antes del golpe del ciclón Idai.

Según el Banco Mundial, se proporcionaron fondos en 2012 para ayudar a la ciudad a construir estaciones de control de inundaciones, una gran cuenca de retención de agua y la restauración de un sistema de drenaje pluvial y canales.

Pero los vientos de 175 km/h del ciclón y las lluvias acompañantes arrasaron las defensas de Beira, rompiendo los cimientos de puentes, haciendo estallar las orillas de los ríos y barriendo las casas.

Tormentas más fuertes

“Las altas tasas de pobreza, la falta de infraestructura resistente, los barrios marginales y la desaparición de la infraestructura protegida en los países de ingresos bajos y medios” crean un cóctel de riesgos, dijo McClean de la ONU.

Pero las ciudades, pueblos y aldeas pueden no tener la oportunidad de soportar la escala y la intensidad de los fenómenos meteorológicos extremos, que “se han duplicado más o menos en los últimos 40 años”, dijo.

Cuando el Super Tifón Haiyan, que se convirtió en un huracán de categoría 5 de las cálidas aguas del océano, azotó Filipinas en 2013 se convirtió en una de las tormentas tropicales más fuertes de la historia.

Los filipinos nunca habían visto algo así, dijo McClean. La gente en la ciudad costera de Tacloban ni siquiera pudo describir la marea de siete metros que vino con la tormenta.

“Simplemente no tenían palabras para explicar lo que les estaba pasando”, dijo.

Aunque es demasiado pronto para medir la magnitud del Ciclón Idai, las proyecciones de la Organización Meteorológica Mundial de las Naciones Unidas señalan que podría ser uno de los peores desastres relacionados con el clima en el hemisferio sur.

Los grupos de ayuda creen que la cifra de muertos en Mozambique será mucho mayor que la cifra oficial.

La Comisión Económica para África de la ONU estima que Mozambique, Zimbabwe y Malawi pueden haber 1.000 millones de dólares de infraestructura en el ciclón.

“Perdieron todo, incluidas las referencias de su pasado y su patrimonio cultural”, agregó Machel. “Todo está arrasado … [pero] el tejido social es lo que será extremadamente difícil de reconstruir”, incluso cuando las carreteras están pavimentadas nuevamente, dijo.

Como lo han demostrado los acontecimientos en Mozambique, Bangladesh y Filipinas, el cambio climático es un problema del presente. No solo el futuro.

LEE: ¿Cómo el cambio climático es el mayor riesgo para los negocios (y para el mundo)?

Con informes de Anna Cardovillis, de CNN, en Mozambique y Duarte Mendonca en Londres.