CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
El informe Mueller

El informe de Mueller tiene más de 300 páginas, hemos visto 101 palabras

Por Zachary B. Wolf

(CNN) — Cuando la gente no puede ver las cosas, las teorías de conspiración se intensifican. Esto alude por partida doble a la declaración de impuestos al retorno del presidente Donald Trump. Él insiste mantenerlos en secreto. Su actitud hace que muchos se pregunten si está ocultando algo.

Se supone que el Departamento de Justicia está “limpiando” el informe de Mueller para entregarlo al Congreso. Los tachones, los recortes y la edición solo alimentarán la frustración y darán origen a más teorías de conspiración.

Los estadounidenses están acostumbrados a recibir mucha información. Es por eso qué el secretismo que mantiene el informe privado de Mueller es extremadamente difícil de procesar, especialmente, dada la gravedad de los asuntos que Mueller estaba investigando, como por ejemplo la interferencia extranjera en las elecciones de 2016, una posible colusión en la campaña y una presunta obstrucción a la justicia. Mueller pasó dos años y trabajó con abogados e investigadores de renombre. Sin embargo, hasta el momento, el público solo ha podido ver 74 palabras de su reporte. Esa cifra subiría a 89 palabras sí contamos la nota a pie de página de Barr y a 101.

Son palabras o frases que se citan textualmente en las cuatro páginas del resumen enviado al Congreso por el secretario de Justicia William Barr.

LEE: Podría estar a punto de comenzar una confrontación a raíz de Mueller

La importancia de la conclusión principal, que Mueller no encontró evidencias de colusión, no puede ser sobreestimada. Esas son buenas noticias para Trump. Mueller no recomendó formular cargo alguno contra el presidente ni tampoco nuevos cargos contra los colaboradores de Trump en la campaña o en la Casa Blanca. Sin embargo, varios colaboradores de Trump ya fueron acusados formalmente por el equipo de Mueller mientras que otros están esperando juicio o están siendo investigados a través de los canales convencionales del Departamento de Justicia.

El fiscal especial pateo el tema de la obstrucción a la justicia, pero no sabemos exactamente quién se lo pasó –al Congreso, por ejemplo, o al público–. Solo sabemos que el secretario de Justicia recogió la bola y salió corriendo con ella.

Lo que sabemos

Las citas que fueron divulgadas en el resumen de Barr dejan mucho a la imaginación.

Por ejemplo, lea esta cita que deja en claro que Mueller no estableció que Trump o sus asociados conspiraron con Rusia:

…“[L]a investigación no estableció que miembros de la campaña de Trump conspiraron o coordinaron con el Gobierno ruso en actividades de interferencia en la elección”.

Los corchetes indican que la parte inicial de la oración que no fue publicada.

¿La primera parte de esa oración dice lo que la investigación estableció? ¿Dice que los funcionarios de la campaña de Trump tuvieron contacto con los rusos y que se beneficiaron de las acciones de Rusia? ¿Dice que los rusos tomaron señales de los comentarios públicos de Trump?

Realmente no importa porque sabemos que todas esas cosas son ciertas. Pero muestra lo fácil que es llegar a conclusiones precipitadas cuando todo lo que tenemos son fragmentos de la verdad. Ninguna de las citas del informe de Mueller en el resumen de Barr es una oración completa.

… “si bien este informe no concluye que el presidente cometió un delito, tampoco lo exonera”.

… “la evidencia no establece que el presidente estuvo involucrado en un crimen subyacente relacionado con la interferencia rusa en la elección ” …

Habría que saber qué hay al principio de esas oraciones.

Las citas de Mueller no son las únicas que plantean preguntas inquietantes. Estas son algunas de las palabras de Barr sobre el informe de Mueller. En la segunda parte, Barr dice, “aborda una serie de acciones del presidente, la mayoría de las cuales han sido objeto de informes públicos que el fiscal especial investigó como posibles señales de obstrucción de la justicia “.
Pero ¿cuáles de las acciones del presidente que Mueller investigó no han sido objeto de informes públicos?

Queda mucho por conocer más allá de las líneas que hemos leído. El informe que Mueller entregó al departamento de Justicia tiene más de 300 páginas. Barr ha dicho que actualmente está limpiando lo que Mueller entregó para eliminar información clasificada o información que no se puede divulgar porque fue obtenida en el marco de una investigación de un gran jurado.

Por supuesto, Trump podría, en teoría, hacer pública toda la información clasificada. Trump dijo que no tendría ningún problema con que el informe, que él mismo aún no ha visto, se haga público.

“Depende del secretario de Justicia, pero no me molestaría en absoluto”, dijo el lunes.

Algunos reportes previos fueron publicados

¿Qué pasaría si por la investigación del FBI del correo electrónico de Hillary Clinton supiéramos solo que ella no iba a ser procesada y no que James Comey llegó a la conclusión de que Clinton fue imprudente en el manejo de la información clasificada?

¿Qué pasaría si el secretario de Justicia de Bill Clinton hubiera podido emitir una nota de cuatro páginas en lugar de que Ken Starr publicara su informe?

Esa es la pregunta a la que Mónica Lewinsky respondió elocuentemente con una palabra de cuatro letras a través de Twitter esta semana. Su vida sin duda hubiera sido diferente. El informe de Starr todavía está fácilmente disponible en Internet, o incluso como un libro, que puede comprar por US$ 15,73 . Tiene 498 páginas.

El único fiscal especial que ha operado bajo pautas similares a las que el Departamento de Justicia estableció para Mueller fue Jack Danforth, quien en 1999 investigó las denuncias de un encubrimiento por parte del Gobierno del letal sitio del complejo Davidiano cerca de Waco, Texas, en 1993. Danforth divulgó a través de internet todas sus conclusiones, pero lo hizo con la bendición de la entonces secretaria de Justicia Janet Reno.

LEE: Trump dice que la investigación de Mueller fue un ‘intento de tomar el control de nuestro gobierno’

El informe sobre el 9/11 fue otro trabajo del Gobierno que se publicó para que todos lo leyeran, aunque las tachaduras parte final (28 páginas) condujeron a años de teorías de conspiración hasta que la mayor parte de esa información fuera publicara en 2016.

No todos los informes del Gobierno ven la luz del día. Un informe del fiscal especial de Watergate, Leon Jaworski, no se publicó hasta 44 años después de su primera entrega al Congreso. No es que importara en ese caso ya que las grabaciones secretas que uso el fiscal especial de Watergate habían sido publicadas mucho tiempo antes.

Al menos hay una gran parte de la investigación de Mueller que está a la vista de todos: cinco personas condenadas a prisión, una persona enjuiciada, siete declaraciones de culpabilidad, 37 personas y entidades acusadas y 199 cargos penales en total.