CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de EE.UU.

El Mar-a-Lago de Melania Trump: reservado y tranquilo

Por Kate Bennett

(CNN) — El presidente Donald Trump puede usar sus visitas a Mar-a-Lago para jugar al golf, entretener a los dignatarios y charlar con sus poderosos amigos, pero para su esposa Melania Trump la idea es ser invisible. Los cuartos privados son solo eso, privados y reservados solo para ella, su esposo y su hijo.

Mar-a-Lago es su respiro.

El complejo familiar de la órbita Trump en el club de aproximadamente 81.000 metros cuadrados convertido en propiedad privada y ubicado en las costas del Océano Atlántico en Palm Beach, Florida, es relativamente modesto, en lo que respecta a sus hogares, según alguien familiarizado con el diseño.

Las suites de las habitaciones no son muy amplias en términos de metros cuadrados: pequeñas en comparación con los tres pisos del penthouse familiar Trump Tower en Manhattan y una fracción de los cuatro pisos de la Residencia Ejecutiva de la Casa Blanca. El lugar es acogedor, incluso si se trata de una de las propiedades más grandes de la Florida.

No hay una piscina privada para la familia ni spa privado ni camino por separado. De hecho, la proximidad con el resto de los invitados, muchos de los cuales se conocen socialmente durante un período de tiempo, creando un ambiente de club, es sorprendente y familiar.

LEE: La favorabilidad en las encuestas de Melania Trump caen en picada

El área fuertemente asegurada, como la mayoría de la propiedad, está esencialmente unida al resto de las instalaciones del club, donde los miembros e invitados pueden pasear, cenar, socializar, frecuentar las vastas instalaciones al aire libre, las canchas de tenis, de croquet o el club de playa.

El Mar-a-Lago del presidente Trump es el brillante ejemplo de su riqueza, un ejemplo extenso de lo que ha adquirido, la interpretación literal de presumir. Rara vez abandona sus límites, con la excepción de jugar golf en su club. Melania Trump también detesta abandonar los terrenos, y pasa la mayor parte de sus días de vacaciones en la propiedad, aislada del público, en su mayoría tiene tiempo de calidad con su hijo y sus padres, Viktor y Amalija Knavs, quienes también pasar una buena parte del año en Mar-a-Lago.

Durante las vacaciones de Navidad, la primera dama pasó tres semanas fuera del ojo público en Mar-a-Lago, a excepción de los aproximadamente cuatro días que estuvo en Washington y en una visita sorpresa a las tropas en Iraq. Este mes, para las vacaciones de primavera, ha estado lejos de Washington, en Mar-a-Lago, desde el 19 de marzo y su retorno está programado este domingo por la noche. Su año también está salpicado de pequeños descansos: el fin de semana festivo de Martin Luther King Jr., Semana Santa, Día de Acción de Gracias.

Sin embargo, como muchas otras cosas con Melania Trump, sigue habiendo una pantalla de privacidad alrededor de sus visitas aquí, la noción indirecta de que ella está afuera en algún lugar, por grandes porciones de tiempo lejos de la Casa Blanca, haciendo lo que considere oportuno, a su propio ritmo, en su propio horario, no relacionado con el de su esposo, o sus prioridades o hábitos, una forma de vida independiente que se ha convertido en la tarjeta de presentación de la primera dama de esta administración.

«Ella tiene una larga historia con Palm Beach, sí, pero se mantiene sola la mayor parte del tiempo», dijo Laurence Leamer, residente a tiempo parcial de Palm Beach y autora de «Mar-a-Lago: Inside the Gates of Power at Donald Trump’s Presidential Palace.» («Mar-a-Lago: dentro de las puertas del poder del palacio presidencial de Donald Trump).

Leamer ha sido durante mucho tiempo un cronista de Trump y sus hábitos en Palm Beach, incluso antes de la presidencia, y, como tal, los de la tercera esposa de Trump.

«Todas estas damas en Palm Beach», dijo Leamer, hablando en general del conjunto de habitantes de una de las ciudades más ricas del país, «van a Worth Avenue a comprar, se disfrazan y pagan estos precios exorbitantes por la ropa y las cosas, y eso es parte de la escena. Eso es lo que hacen aquí, esa es la vida. Pero no Melania Trump».

Las visitas

Cuando Melania Trump partió de Washington hacia Mar-a-Lago a principios de este mes, su portavoz, Stephanie Grisham, dijo a CNN que las vacaciones de primavera en la propiedad eran «una tradición anual» para la familia.

Son pocos los que ponen el tela de juicio el feroz compromiso de Melania Trump con su hijo de 13 años de edad para proporcionarle una vida «normal» como le sea posible a él. Como tal, Melania Trump no se ha desviado de las ocasiones y eventos que la han traído aquí desde que nació.

Grisham, durante las vacaciones de Navidad de 2018, que coincidieron con el cierre gubernamental más prolongado de la historia, dijo algo similar cuando CNN insistió en el uso de fondos gubernamentales de la primera dama para volar desde y hacia Palm Beach y Washington (se requieren aviones de la Fuerza Aérea para la primera dama de Estados Unidos, según las pautas de seguridad.)

«Durante mucho tiempo, ha sido una tradición de la familia pasar sus vacaciones de Navidad en Mar-a-Lago. Sus planes para viajar con su hijo a su hogar en Florida durante sus vacaciones de invierno no ha cambiado este año «, dijo Grisham en ese momento.

Para muchas de las personas ricas que «pasan el invierno» en Palm Beach, lejos de las frías temperaturas y la nieve de la Costa Este, Palm Beach significa fiestas y clubes sociales y noches en la ciudad. Pero para Melania Trump, Palm Beach está centrada en el corazón, es donde se asegura de que las cosas sean coherentes, donde pueda cuidar las tradiciones anuales y donde pueda esconderse, lejos de los titulares y el caos.

Desde que se convirtió en primera dama, los días de Melania Trump en Mar-a-Lago incluyen otras adiciones a su calendario habitual de vacaciones y cuidado personal. Ahora viaja allí con al menos un miembro del personal, típicamente Grisham, cuyo título completo es el de jefe de personal adjunto para comunicaciones.

Trump y Grisham se reúnen regularmente mientras están en Palm Beach, Grisham le dijo a CNN, para discutir eventos y visitas fuera del lugar (esta semana Melania Trump recibió a Fabiana Rosales, la esposa de Juan Guaidó, el presidente de la Asamblea Nacional del Venezuela, a quien el gobierno de Trump reconoce como presidente en funciones del país sudamericano. También visitó una escuela primaria local para hablar sobre el acoso escolar con los estudiantes).

LEE: Melania Trump dice que es la persona que más bullying ha vivido en el mundo

También planean las próximas obligaciones de la Casa Blanca (como el Easter Egg Roll) y los viajes futuros. Melania Trump, dijo Grisham, está en «comunicación constante» con ella y el resto de su pequeño equipo de Ala Este en Washington.

Sin embargo, hay otro componente de su vida de Mar-a-Lago que es más personal que profesional; es donde Melania Trump tiene un largo tiempo con su esposo, el presidente.

‘Cenan por horas’

Los invitados a la cena en Mar-a-Lago ya están acostumbrados a verlos. La pareja se acurrucó en el patio iluminado con velas durante la hora de la cena, hablando, a veces durante dos o tres horas. Solo interrumpido por amigos que se acercan para estrecharle la mano o desearle una agradable velada, Donald y Melania Trump son los invitados a la hora de comer en el restaurante al aire libre del club, a menudo cenan juntos los viernes y sábados por la noche los fines de semana cuando Donald Trump está en la ciudad, dice un funcionario de la Casa Blanca.

«¿Qué pareja casada pasa tres horas juntos a solas en la cena?», preguntó Leamer, quien ha observado a los Trump en varias ocasiones. «Están allí tanto tiempo, otras personas se van y ellos están … están allí. Cenan durante horas. A él le gusta una mesa pequeña, una mesa para cuatro personas, por lo que la gente puede venir a saludar, pero no hay suficiente espacio para invitar a la gente a unirse».

Las cenas acogedoras en Mar-a-Lago pueden ir en contra de la percepción común que a menudo se piensa que la primera pareja está irremediablemente separada.

«Es extraordinario para la personalidad pública de Trump que parte de él es muy privada, y también lo es ella. Hablo en el sentido de que a él y a ella no les gustan los intrusos», dijo Leamer. «Trump siempre tiene que ser el centro de atención, así que si vas a la fiesta de otra persona, no siempre va a pasar eso».

Cuando Trump tiene invitados a cenar, en los casos en que ha habido fotografías públicas, generalmente no hay más de dos o tres parejas, a menudo viejos amigos de Nueva York, o miembros de su círculo político interno. Una criatura de costumbres cuando no está comiendo solo con Melania Trump, el presidente no busca hacer nuevos amigos. Tampoco busca ampliar sus inclinaciones culinarias.

Leamer escribe en su libro lo particular que Trump tiene sobre su menú de vacaciones, y cuántos chefs de Mar-a-Lago han rotado a lo largo de los años. Como tal, Melania Trump tampoco desafía la cocina. Aunque no puede comer los bistecs, hamburguesas o albondigas ennegrecidos preferidos de Trump, mantiene sus gustos simples y saludables.

Melania Trump, sin embargo, supervisa los menúes para eventos familiares más grandes, incluyendo Acción de Gracias, Semana Santa y Navidad. Pero para las cenas de a dos, el foco está en la conversación, no en la cocina.

«Los dos irán y se sentarán a la cena, y están en las conversaciones más profundas, y hablarán y se quedarán allí sentados durante horas, literalmente», dijo a CNN un funcionario de la Casa Blanca, confirmando el relato de Leamer sobre los hábitos de la primera pareja.

Una larga historia

Mar-a-Lago fue uno de los primeros lugares donde Trump se llevó a su nueva novia, la entonces Melania Knauss, cuando empezaron a salir a finales de 1998, principios de 1999, y rápidamente se convirtió en una de sus escapadas favoritas. Y sigue siendo así ahora, dos décadas después.

«Melania Trump está siguiendo una larga tradición de primeras damas que buscan escapar de la Casa Blanca claustrofóbica», dice Kate Andersen Brower, colaboradora de CNN y autora de «Primeras mujeres: la gracia y el poder de las primeras damas modernas de Estados Unidos». «Creo que ha tenido más éxito que la mayoría porque hay tantas cosas en el ala oeste de su marido de las que puede volar por debajo del radar más de lo que Michelle Obama o Laura Bush pudieron».

Bush tenía el rancho familiar en Crawford, Texas, Obama tenía Navidades en Hawai y veranos en Martha’s Vineyard, pero cuando esas primeras damas vacacionaron, eso se sintió planificado y regimentado.

«Los Reagan tenían Rancho del Cielo o ‘Ranch in the Sky'», dijo Brower. «Pero estaban tan unidos por la cadera que a menudo iban allí juntos».

Raramente pasaron tanto tiempo separados como los Trump.

LEE: Melania Trump cambió completamente su versión sobre la chaqueta de “Realmente no me importa”

Melania Trump tiene Mar-a-Lago, y en el verano, cuando el sur de la Florida se vuelve pegajoso con el calor y la humedad, también puede escapar a Nueva Jersey, donde ella y su familia tienen más habitaciones privadas dentro de un club privado, el Trump National Golf Club Bedminster. Las opciones de Melania Trump son más amplias, sus movimientos más misteriosos y sus actividades, cuando no está trabajando con su equipo, están más envueltas en la privacidad.

El deseo de la primera dama de EE.UU. de estar lejos es quizás más similar en términos de sus predecesores a Jacqueline Kennedy, quien pasaría largos fines de semana lejos de la Casa Blanca en Glen Ora, la finca en Virginia, un lugar que los Kennedy alquilaron.

Brower escribe en su libro «First Women», que según el agente del Servicio Secreto de Jackie, Clint Hill, entre el verano de 1961 y el verano de 1962, la primera dama pasó casi cuatro meses lejos de Washington.

Kennedy pasó los veranos en Hyannis Port, Massachusetts, donde se ubicó el legendario complejo Kennedy. Pero Jackie Kennedy, como Melania Trump, también pasó un tiempo en Palm Beach por Navidad y Semana Santa, y le gustaba escapar a la propiedad de su familia en Newport, Rhode Island, donde ella y John Kennedy se casaron.

Mar-a-Lago también contiene recuerdos matrimoniales para Melania Trump. Mientras que la ceremonia se llevó a cabo en la cercana iglesia episcopal Bethesda-by-the-Sea, la lujosa recepción de bodas de los Trump en 2005 se llevó a cabo en el salón de baile dorado del club, que recientemente completó una renovación de 42 millones de dólares. El vestido de alta costura de Melania Trump la ayudó a llevarla a la portada de la revista Vogue, y en la cena de la recepción se sirvieron entremeses con motas de oro, bistec y langosta, y se bebió un caro champán. Cuando la fiesta se extendió a la zona de la piscina después de la cena, Melania Trump se puso un vestido blanco de Vera Wang, mejor para bailar, lo que hicieron los recién casados hasta altas horas.

Mar-a-Lago también sirvió como telón de fondo para las bodas de Donald Trump, Jr y Eric Trump. Más recientemente, los invitados que optan por celebrar su boda en el club a veces son invitados a una breve audiencia con el presidente, si él esta en la ciudad.

Pero incluso cuando están con la familia en Mar-a-Lago, especialmente el extenso clan de Donald Trump, quienes observan a la primera dama dicen que ella, sus padres y su hijo forman su propia entidad impenetrable y menos accesible.

Y cuando ella está allí por su marido, «ella está de su brazo, vestida espectacularmente, aunque solo sea para que la vean los miembros», dijo Leamer. «Mar-a-Lago es el único lugar donde se siente realmente relajado, se siente cómodo allí, y creo que eso también es así para ella».