CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Crimen

Crimen

Lori Loughlin y Felicity Huffman se presentarán ante el tribunal para enfrentar cargos por fraude de admisión universitaria

Por Eric Levenson

(CNN) — Las actrices Lori Loughlin y Felicity Huffman se encuentran entre las 15 personas que se espera que comparezcan este miércoles en un tribunal federal de Boston como parte de la estafa de admisión a la universidad.

MIRA: Audiencia para Lori Loughlin y Felicity Huffman por escándalo universitario

Cada una está acusado de conspiración para cometer fraude por correo y fraude de servicios honestos en un plan que los fiscales han llamado “Operación Varsity Blues”. Las autoridades dicen que los padres pagaron a un negocio de preparación universitaria para hacer trampa en exámenes estandarizados y/o sobornar a entrenadores universitarios para ayudar a que sus hijos ingresen en universidades competitivas.

Varias marcas se han distanciado de la actriz de “Full House” Loughlin y su hija, la influencer en las redes sociales Olivia Jade Giannulli, de 19 años, desde que se anunciaron los cargos.

El marido de Loughlin, el diseñador de modas Mossimo Giannulli, también comparecerá en la corte el miércoles. El esposo de Huffman, el actor William H. Macy, no está acusado en el caso.

CNN se ha comunicado con representantes de Huffman, Loughlin y Giannulli, pero no ha recibido respuesta.

MIRA: Impiden ingreso a Yale a un estudiante por vínculos con el escándalo de corrupción universitario

De las 50 personas acusadas en el caso, cuatro se han declarado culpables o planean declararse culpables, según los fiscales.

Rick Singer, el cerebro del esquema; Rudy Meredith, el entrenador de fútbol femenino de la Universidad de Yale que aceptó un soborno para ayudar a un estudiante a ser admitido; y Mark Riddell, quien hizo trampa para los estudiantes en los exámenes SAT y ACT, son testigos cooperantes de la Fiscalía. Han acordado declararse culpables y testificar a cambio de sentencias menores.

John Vandemoer, exentrenador en jefe de navegación de la Universidad de Stanford, también se declaró culpable de conspiración para cometer extorsión.

Stanford, la Universidad del Sur de California, la Universidad de Georgetown y otras universidades implicadas en el plan han dicho que están revisando las admisiones de los estudiantes acusados de participar. La semana pasada, Yale rescindió la admisión de un estudiante cuya familia supuestamente había pagado 1,2 millones de dólares para ingresar bajo falsos pretextos.

El caso

Loughlin y Huffman son las figuras más conocidas del escándalo, y las acusaciones en su contra explican cómo funcionó la estafa de admisión.

Huffman está acusado de pagar 15.000 dólares a una organización benéfica falsa asociada con Singer para facilitar el engaño de su hija en los SAT (exámenes de admisión a la universidad), dice la denuncia. Ella discutió el esquema en una llamada telefónica grabada con Singer, afirman los documentos.

Por separado, Loughlin y Giannulli supuestamente acordaron pagar sobornos por un total de 500.000 a cambio de que sus dos hijas fueran designadas como miembros del equipo de la USC, facilitando su aceptación en la universidad.

Las hijas fueron reclutadas como timoneles, a pesar de que no remaron competitivamente ni participaron de alguna otra forma en la tripulación, dice la denuncia. Los padres incluso enviaron fotos de Singer de cada una de sus hijas en un ergómetro, una máquina de remar, según la queja.

“Quería agradecerte nuevamente por tu gran trabajo con (nuestra hija mayor), ella está muy emocionada y Lori y yo estamos muy agradecidos por tus esfuerzos y el resultado final”, habría escrito Giannulli en un correo electrónico a Singer incluido en la denuncia.

Se esperan arrestos adicionales mientras continúa la investigación, dijo a CNN un funcionario de la ley familiarizado con la investigación la semana pasada.

Los investigadores esperan imponer cargos a más de cinco personas más dentro de cuatro a seis semanas, según el funcionario, quien advirtió que la investigación está en curso y que esto está sujeto a cambios.