CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Racismo

El supremacismo blanco es una “amenaza persistente y generalizada” para EE.UU., dice el director del FBI

Por Marshall Cohen

(CNN) — Christopher Wray, director del FBI, dijo el jueves que el supremacismo blanco presenta una amenaza “persistente” y “generalizada” para Estados Unidos, que se desprende del presidente Donald Trump, quien ha eludido las dudas sobre si los nacionalistas blancos representan un problema en aumento.

“El peligro. Creo que, de los supremacistas blancos, el extremismo violento u otro tipo de extremismo es, por supuesto, significativo”, dijo Wray en una audiencia en la Cámara. “Evaluamos que es una amenaza persistente y generalizada. Lo abordamos a través de nuestros grupos de trabajo conjuntos de terrorismo en el lado del terrorismo nacional, así como a través de nuestro programa de derechos civiles en el lado civil a través de la aplicación de delitos de odio”.

MIRA: Siete gráficas que explican los grupos de odio en los Estados Unidos

Wray también se pronunció contra los crímenes de odio y los demócratas le preguntaron qué estaba haciendo el FBI para acabar con los crímenes de odio, que dicen que han aumentado durante la presidencia de Trump.

“Estamos decididos a no tolerar la violencia llena de odio en nuestras comunidades, así que vamos a investigar esos casos de manera agresiva”, dijo Wray, y agregó que ha habido un aumento en “la denuncia de delitos de odio”, pero que esto no significa automáticamente que más crímenes de odio estaban sucediendo. Los esfuerzos del FBI para alentar al público a denunciar los crímenes de odio podrían generar beneficios, dijo.

LEE: ¿Cuándo un delito es un crimen de odio y cuándo es terrorismo? Esta es la diferencia

Estos comentarios no están exactamente en línea con lo que Trump ha dicho sobre el tema del nacionalismo blanco. Trump, quien nombró a Wray en 2017, minimizó el peligro del nacionalismo blanco e incluso elogió a algunos de los simpatizantes nazis que marcharon en Charlottesville, Virginia.

Después de la masacre de la mezquita de Nueva Zelandia el mes pasado, donde un extremista de derecha mató a 50 fieles musulmanes, Trump dijo que no consideraba que el nacionalismo blanco fuera una amenaza mundial en aumento.

“Creo que es un grupo pequeño de personas que tienen problemas muy, muy graves, supongo”, dijo Trump.

Grupos de defensa musulmanes en Estados Unidos dijeron después de la tragedia que harían responsable a Trump de cualquier aumento en los ataques islamófobos. Una evaluación del FBI publicada el año pasado encontró que hubo un aumento del 17% en los informes de incidentes de crímenes de odio en 2017, en comparación con 2016.

MIRA: ¿Por qué la debilidad de Trump frente al odio?

Trump y sus aliados rechazaron las acusaciones de que es blando con el nacionalismo blanco y que su retórica alimenta un clima peligroso para las minorías. Después de los ataques de Nueva Zelandia, el secretario general de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, dijo: “El presidente no es un supremacista blanco”.

Em Steck, de CNN, contribuyó a este informe.