CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Investigaciones

9 casos de desaparecidos que sí volvieron a casa

Por Eliott C. McLaughlin

(CNN) — Si bien la muerte proporciona cierto sentido de cierre, por devastador que sea, la desaparición de un ser querido genera una angustia inimaginable, ya que familia y amigos se quedan con muchas preguntas.

¿Dónde están? ¿Se escaparon? ¿Están heridos o algo peor? ¿Podría haber hecho algo?

Muy a menudo, esas preguntas quedan sin respuesta, pero de vez en cuando, hay buenas noticias: los que faltaban son encontrados.

Amigos y familiares de Timmothy Pitzen, quien desapareció en 2011, esperaban que ese fuera el caso luego de que una persona apareciera el miércoles en Kentucky diciendo que se trataba del menor. Sin embargo, el jueves, funcionarios del FBI anunciaron que las pruebas de ADN mostraban que se trataba de otra persona.

Mientras continúa la búsqueda de Pitzen, aquí hay otros casos en los que se encontraron a personas desaparecidas durante años, ya sea después de un rescate o una fuga:

Las víctimas de Ariel Castro

Amanda Berry, Gina DeJesus y Michelle Knight aceptaron viajar con Ariel Castro entre 2002 y 2004 y fueron puestas en cautiverio, golpeadas y abusadas sexualmente durante años. Berry daría a luz al hijo de Castro mientras era su prisionera.

El 6 de mayo de 2013, cuando Castro estaba lejos de su hogar en Cleveland, Ohio, Berry gritó a los vecinos, quienes la ayudaron a ella ya su hija, de 6 años en ese momento, a escapar. Un vecino llamó a la policía, que también rescató a DeJesus y a Knight.

Un juez condenó a Castro a cadena perpetua más otros 1.000 años después de un acuerdo de culpabilidad con el que se descartó la pena de muerte. Castro se suicidó en prisión unos meses después.

Jayme Closs

Jake Patterson secuestró a Jayme Closs en una invasión a su hogar, durante la cual disparó fatalmente a la madre y al padre de la niña de 13 años. Ató a Jayme, la puso en el maletero de su automóvil y la llevó a su cabaña en Gordon, Wisconsin, una ciudad remota a una hora en coche al sur de Duluth, Minnesota.

Hizo que ella se quedara debajo de su cama y amenazó con que si alguien descubría que estaba allí, le ocurrirían cosas malas, según una denuncia penal. Closs escapó el 10 de enero y alertó a una mujer que paseaba a su perro, quien la llevó a una casa cercana y llamó a la policía.

El mes pasado, Patterson se declaró culpable de dos cargos de asesinato y un cargo de secuestro en un acuerdo de culpabilidad que se espera que lo mantenga en prisión de por vida. La sentencia se dará el 24 de mayo.

Shawn Hornbeck y Ben Ownby

Shawn Hornbeck tenía 11 años cuando Michael Devlin lo secuestró mientras montaba su bicicleta cerca de Richwoods, Missouri, en octubre de 2002. El gerente de una pizzería mantuvo al niño cautivo, abusó sexualmente de él y le dijo a la gente que era su hijo

Dos agentes de policía visitaron el complejo de apartamentos de Devlin en 2007 en una llamada no relacionada y notaron que su camioneta blanca coincidía con la descripción de un vehículo involucrado en el secuestro de Ben Ownby, quien había desaparecido unos días antes. El comportamiento de Devlin llamó la atención de los agentes, quienes contactaron al FBI. Los investigadores regresaron al apartamento de Devlin y encontraron a los dos niños.

Devlin se declaró culpable de una serie de cargos, incluido intento de asesinato y secuestro. En diciembre de 2007, fue condenado a 74 cadenas perpetuas.

Natasha Kampusch

Wolfgang Priklopil secuestró a Natasha Kampusch, de 10 años, en una calle de Viena, Austria, mientras caminaba a la escuela en 1998. La mantuvo en una celda de concreto “herméticamente cerrada” ubicada en su sótano, abusó sexualmente de ella y la mantuvo atada a su cama mientras él dormía.

Ella escribió después que era golpeada hasta 200 veces a la semana, hasta que escuchaba tronar su propia columna vertebral.

Un día de agosto de 2006, ella estaba limpiando el auto de Priklopil cuando él se alejó para hablar por teléfono. Kampush, quien entonces tenía 18 años, dejó la aspiradora funcionando, echó a correr y se reportó con un vecino. Priklopil saltó frente a un tren y se suicidó antes de que la policía pudiera arrestarlo.

Elizabeth Smart

En junio de 2002, Elizabeth Smart, de 14 años, fue sacada de su cama con un cuchillo al cuello, dejando a su hermana pequeña como única testigo del secuestro.

Después de sacar a la adolescente de su casa de Salt Lake City, Brian David Mitchell, un predicador sin hogar y encargado de mantenimiento de la familia Smart, y Wanda Barzee la mantuvieron en cautiverio. Era violada todos los días.

En marzo de 2003, los agentes de policía confrontaron al trío frente a una tienda de Walmart. Al principio, Smart dio respuestas ensayadas, pero una vez separada de Mitchell y Barzee, le dijo a la policía quién era.

La pareja fue arrestada y acusada de varios delitos graves. Barzee se declaró culpable de secuestro y transporte ilegal de un menor, cumplió 15 años de prisión y fue liberada en septiembre. Mitchell fue declarado culpable de secuestro y transporte ilegal de un menor con la intención de participar en actividades sexuales y fue condenado a cadena perpetua.

Jaycee Dugard

En 1991, Phillip Garrido y su esposa, Nancy, secuestraron a Jaycee Dugard, de 11 años, manteniéndola en un complejo de cobertizos en su hogar de Antioch, California.

Jaycee dio a luz a dos hijas mientras estaba en cautiverio. En 2009, Garrido llevó a las hijas de Jaycee con él a la Universidad de California, campus de Berkeley, donde quería organizar un evento. Un policía del campus comenzó a sospechar y llamó al oficial de libertad condicional de Garrido. Garrido luego admitió haber secuestrado a Jaycee, quien tenía entonces 29 años.

Garrido recibió una sentencia de 431 años en prisión por secuestro y agresión sexual. Su esposa fue condenada a 36 años de prisión por su papel en el secuestro y las violaciones.

Katie Beers

Katie Beers fue encerrada en un calabozo en Long Island y abusada sexualmente por su secuestrador, su vecino John Esposito, en diciembre de 1992.

La mantuvo allí 17 días, encadenada por el cuello en una caja de madera suspendida sobre el suelo. Una televisión en la esquina proporcionaba la única distracción y luz. Sólo fue alimentada con comida chatarra. Su captor se quebró y fue rescatada.

Esposito fue condenado a 15 años en prisión. Tras una audiencia de libertad condicional en 2013, fue encontrado muerto en su celda en la instalación correccional de Sing Sing, aparentemente por causas naturales.

Kala Brown

Rastreando los registros telefónicos de Kala Brown, la policía llegó hasta la granja de Todd Kohlhepp en Woodruff, Carolina del Sur, y encontró a la joven de 30 años encadenada como un perro en un contenedor de envío en noviembre de 2016. Brown y su novio llevaba más de dos meses desaparecidos.

Kohlhepp, un agente de bienes raíces y delincuente sexual registrado, se enfrentó a cargos por el asesinato de siete personas en 13 años, incluido el novio de Brown, Charles Carver, cuyo cuerpo fue encontrado junto con otros dos en la granja.

Para evitar la pena de muerte, Kohlhepp firmó un acuerdo de culpabilidad y recibió siete cadenas perpetuas, más 60 años de cárcel por agresión sexual y cargos de secuestro.

Elisabeth Fritzl

Elisabeth Fritzl

Durante 24 años, Elisabeth Fritzl estuvo encerrada en un sótano por su propio padre, quien la agredió sexualmente en repetidas ocasiones. Las violaciones dieron lugar a siete niños, incluido un gemelo que murió poco después de nacer, dijo la policía.

Tenía solo 18 años cuando Josef Fritzl la arrojó a un sótano en su casa de Amstetten, Austria, y le dijo a la familia que se había escapado para unirse a un culto. La mazmorra permaneció en secreto hasta abril de 2008, cuando la hija de 19 años de Elisabeth Fritzl se enfermó y fue llevada a un hospital, donde el personal sospechó y llamó a la policía.

Josef Fritzl fue declarado culpable de violación y encarcelamiento durante un juicio en 2009 y fue condenado a cadena perpetua. El Estado le dio a Elisabeth Fritzl y sus hijos nuevas identidades, una pensión y un hogar en un lugar no revelado en el campo en Austria, según informes de medios en ese momento.

Madeline Holcombe, Matthew Chance y Madison Park de CNN contribuyeron a este informe.