CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Filipinas

Duterte amenaza con una ‘misión suicida’ si Beijing se sobrepasa en el Mar de China Meridional

Por Ben Westcott, Brad Lendon

(CNN) — El presidente de Filipinas Rodrigo Duterte amenazó con enviar a sus tropas a una “misión suicida” si Beijing no “deja de fastidiar” una isla ocupada por Manila en el Mar de China Meridional.

El discurso de Duterte en un mitin en la ciudad de Puerto Princesa, en Palawan, se produjo días después de que el gobierno filipino afirmara que en los últimos meses se habían visto 275 buques y barcos chinos alrededor de la isla Thitu de Manila en la cadena de la isla Spratly.

“Seamos amigos, pero no toquemos la isla de Pagasa y el resto”, dijo Duterte, según CNN Filipinas, usando la palabra filipina Pagasa para Thitu.

“Si hacen movimientos allí, esa es otra historia. Le diré a mis soldados: ‘Prepárense para una misión suicida'”.

Duterte dijo que sus palabras no eran una advertencia, sino un “consejo para mis amigos”.

“No suplicaré ni rogaré, pero solo les digo que dejen de fastidiar al Pag-asa porque tengo soldados allí”, dijo, según CNN Filipinas.

CNN se contactó con el gobierno de Filipinas para obtener más comentarios sobre la situación.

Una pequeña guarnición militar filipina y unos 100 civiles se basan en Thitu, que se encuentra a unos 500 kilómetros de Palawan, una de las islas que conforman Filipinas.

Isla de Pag-asa. (Isla Thitu).

Las tensiones han aumentado desde comienzos de 2019 en el Mar de China Meridional, una de las regiones más disputadas del mundo y una importante vía marítima.

Filipinas y China reclaman áreas superpuestas del vasto mar, junto con muchos otros países, incluidos Vietnam, Malasia y Brunei. El área donde se encuentra Thitu también es reclamada por China como parte de su territorio.

La última llegada de embarcaciones chinas alrededor de la isla Thitu ha provocado una respuesta severa de Manila.

El Departamento de Asuntos Exteriores de Filipinas en una declaración el jueves dijo que su presencia era “ilegal” y una “clara violación de la soberanía de Filipinas”.

“Se ha observado que las embarcaciones chinas han estado presentes en gran número y durante períodos sostenidos y recurrentes, lo que comúnmente se conoce como tácticas de ‘enjambre’, lo que genera dudas sobre su intención y también sobre su función en apoyo de los objetivos coercitivos”, dijo Filipinas en su declaración.

El análisis independiente realizado por la Iniciativa de Transparencia Marítima de Asia (AMTI, por sus siglas en inglés) de los cientos de embarcaciones que han aparecido alrededor de la isla Thitu desde enero ha determinado que se componen de docenas de embarcaciones pesqueras, así como de barcos de la Guardia Costera de China y de la Armada del Ejército Popular de Liberación.

Cuando se le preguntó sobre la isla en disputa el miércoles, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Geng Shuang, señaló una reunión entre representantes filipinos y chinos para discutir un mecanismo de consulta bilateral para evitar conflictos en el Mar de China Meridional.

“Creo que el consenso alcanzado por las dos partes a través de la discusión en esta reunión es la mejor respuesta a su pregunta”, dijo.

Una foto satelital del 20 de diciembre de 2018 muestra una flota de barcos chinos en el área alrededor de la isla Thitu.

Diplomacia e intimidación

Para reforzar sus reclamos sobre el Mar del Sur de China, China ha construido y militarizado islas artificiales y ha intentado socavar las posiciones de otros países a través de una combinación de diplomacia e intimidación.

Sus movimientos agresivos en la región habían contrariado a las administraciones filipinas anteriores, que llevaron a Beijing a los tribunales para probar sus reclamos sobre el mar.

Pero las relaciones entre China y Filipinas han mejorado considerablemente desde que Duterte llegó al poder en 2016, pues ha impulsado una relación económica más estrecha con Beijing.

“Necesito a China. Más que nadie en este momento, necesito a China”, dijo Duterte antes de volar a China en abril de 2018.

En comparación con sus antecesores, Duterte ha visto la disputa en el Mar de China Meridional como algo más negociable.

Pero China ha estado fortaleciendo su dominio sobre la región. En mayo de 2018, Beijing anunció que por primera vez había aterrizado con éxito bombarderos en islas bajo su control, un gran paso en la militarización de la región.

Estados Unidos también ha incrementado sus ejercicios de libertad de navegación en la región bajo el mandato del presidente Donald Trump, en un aparente intento de frenar la influencia china.

En una declaración desafiante al entonces secretario de Defensa de los Estados Unidos, James Mattis, durante una reunión en Beijing en junio de 2018, el presidente Xi Jinping dijo que China no abandonaría “ni una pulgada de territorio”.

Buques pesqueros y buques de guerra

El portavoz de las fuerzas armadas de Filipinas, Edgard Arévalo, advirtió el lunes que era difícil cuantificar cuántos barcos hay alrededor de la isla, ya que los barcos chinos “van y vienen” desde el área.

En un artículo publicado en febrero, la Iniciativa de Transparencia Marítima de Asia dijo que el repentino aumento en el número de barcos entre diciembre y enero parece ser una respuesta al reclamo y la construcción de parte del gobierno de Filipinas.

“Los barcos de pesca han estado anclados en su mayoría entre 2 y 5,5 millas náuticas al oeste de Thitu, mientras que los barcos de la guardia costera y la marina operan un poco más al sur y al oeste”, dijo el AMTI en un artículo.

“Los buques pesqueros muestran todos los distintivos de pertenencia a la milicia marítima de China, incluyendo no tener artes en el agua que indiquen actividad de pesca y deshabilitar sus transceptores del Sistema de Identificación Automática (AIS) para ocultar sus actividades”.

AMTI señaló que Thitu está a solo 12 millas náuticas (22 kilómetros) de Subi Reef, uno de los principales lugares que China ha fortificado en su reciente acumulación en el Mar de China Meridional.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Filipinas dijo el jueves que si el gobierno chino no repudiaba las acciones de los buques pesqueros en las cercanías de Thitu, se suponía que los había dirigido.

“La presencia de embarcaciones chinas dentro (del grupo de islas), ya sean militares, de pesca u otras embarcaciones, continuará siendo objeto de una acción apropiada por parte de Filipinas”, dice la declaración.

La administración de Duterte ha hecho amenazas de acción militar contra las tropas chinas en el Mar de China Meridional antes, sin que se haya hecho nada. En mayo de 2018, su ministro de Relaciones Exteriores amenazó con una “guerra” si Beijing intentaba acceder al petróleo y al gas que supuestamente estaban enterrados bajo el mar.