CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
África

Protestas en Sudán que piden la renuncia del presidente Omar Al-Bashir dejan varios muertos y heridos

Por Eliza Mackintosh, Nima Elbagir

(CNN) — Al menos cinco personas murieron en la capital de Sudán, Jartum, durante las manifestaciones que piden la destitución del presidente Omar al-Bashir este sábado, de acuerdo con información del sindicato de médicos de la oposición, el Comité Central de Médicos de Sudán.

La organización actualizó el número de muertos el domingo a raíz de lo que podría haber sido la mayor manifestación desde que comenzó una ola de protestas antigubernamentales en diciembre.

“En este día solemne, cuando la gente da un paso gigantesco hacia su libertad, y las calles del país están llenas de revolucionarios, la máquina opresora se niega a dejar las armas y declarar el sesgo contra su gente, para continuar su defensa de una pandilla injusta, mortal y corrupta”, dijo el sindicato en una publicación en la página de Facebook el sábado por la noche. “El asesinato de manifestantes pacíficos aumentará la firmeza de esta revolución y lo hará avanzar”.

Manifestantes sudaneses ondean banderas nacionales al marchar hacia la sede del ejército.

Al menos 26 personas resultaron heridas en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad y fueron trasladadas al hospital. “Un hombre de unos cincuenta años fue atropellado por una camioneta Toyota de propiedad del gobierno, que le causó fracturas en los huesos de la cadera y el antebrazo”, escribió el sindicato en Facebook.

Las multitudes se reunieron el sábado en la sede del gobierno de Bashir, el palacio presidencial de Sudán y la sede militar de la nación, respondiendo a un renovado llamado a las protestas de la Asociación de Profesionales Sudaneses (SPA), una organización que reúne a médicos, abogados y periodistas que ha liderado muchas de las manifestaciones.

Las fuerzas de seguridad hicieron al menos dos intentos de dispersar a la multitud, disparando gases lacrimógenos a los manifestantes que amasaban las calles cercanas, pero la gran cantidad de personas hizo difícil que se dispersara la manifestación, dijeron testigos presenciales.

Un grupo de manifestantes en frente a la sede de la presidencia en Jartum.

CNN no pudo confirmar de forma independiente el tamaño de la multitud, pero la SPA estimó que cientos de miles de manifestantes se reunieron frente al complejo. Debido a la naturaleza de las protestas, las autoridades de Jartum y la policía no están haciendo comentarios públicos sobre la cifra de asistentes a la manifestación.

Después de los “enfrentamientos limitados” con los manifestantes, las autoridades se retiraron, según un periodista local que no estamos nombrando por su seguridad. Las fuentes que están fuera del comando general de las Fuerzas Armadas de Sudán se han mantenido en sus posiciones, dijo la fuente a CNN.

Los manifestantes planearon mantener su presencia fuera del recinto presidencial, pero no estaba claro cómo se desarrollaría esta protesta de resistencia al caer la noche, dijo el periodista local a CNN. Muchos manifestantes trajeron colchones y mantas para pasar la noche. Empresas y comerciantes locales distribuían comida y agua gratis a los manifestantes que realizaban una sentada en las calles, dijeron varios testigos presenciales a CNN.

Una manifestación de solidaridad se llevó a cabo en la ciudad de Nueva York el sábado por miembros de la comunidad sudanesa. Los participantes escucharon a oradores, vieron bailes tradicionales y cantaron consignas como “Just go” y “Al-Bashir to ICC”, una referencia a las acusaciones de crímenes de lesa humanidad, incluido el genocidio, que Bashir enfrenta con la Corte Penal Internacional.

“Mató muchas personas en Sudán y Darfur”, dijo un manifestante a CNN. “La situación se está poniendo muy mala: mucha gente se está muriendo. Y están torturando a tanta gente. Estamos aquí para protestar por eso y pedir a la comunidad internacional que apoye al pueblo sudanés”.

Desde que comenzaron las protestas en diciembre, el gobierno de Sudán ha reportado 32 muertes, entre ellas tres miembros del personal de seguridad, pero los médicos y activistas de la oposición sugieren que el número de víctimas es mucho mayor.

Las manifestaciones, que comenzaron el año pasado debido a la escasez de combustible y un aumento en los precios de los alimentos, se han transformado en las mayores protestas populares en Sudán desde que Bashir llegó al poder hace 30 años.

Los informes de uso excesivo de la fuerza utilizados en una represión por parte de las fuerzas de seguridad contra manifestantes desde diciembre han sido condenados por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y Amnistía Internacional.

Las demostraciones están siendo organizadas y documentadas por varios grupos, incluido el SPA y un grupo de trabajo de medios, sin liderazgo centralizado.

Los grupos están formados por una red de activistas, periodistas, médicos y cineastas sudaneses que documentan, archivan y comparten videos, fotos y testimonios de testigos. Hacer un balance del levantamiento ha sido un desafío, ya que Sudán ha tratado de censurar la cobertura de noticias, deteniendo a un número sin precedentes de reporteros en el proceso.

Las imágenes compartidas en redes sociales de concentraciones anteriores mostraron que las fuerzas de seguridad golpearon a los manifestantes en las calles, dispararon balas de goma y municiones y atacaron a los pacientes y al personal que recibían tratamiento en un hospital.

El jueves, un grupo bipartidista de senadores estadounidenses, entre ellos Ted Cruz, Marco Rubio y Cory Booker, manifestaron su preocupación por la respuesta política de Estados Unidos a la represión en Sudán en una carta al secretario de Estado Mike Pompeo.

“Si bien los efectos a largo plazo de las protestas y los pedidos de transición siguen sin estar claros, dos veces en la historia reciente de Sudán, en 1964 y 1985, las protestas civiles han derribado los regímenes militares, dando un claro ejemplo del posible resultado de este movimiento masivo”, escribieron los senadores.

— Kareem Khadder de CNN en Jerusalén contribuyó a este informe. junto con Taylor Barnes y Kim Hutcherson en Atlanta.