CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Medicina

Encuentran abejas diminutas en el ojo de una mujer; se alimentaban de sus lágrimas

Por Alex Stambaugh, Nanlin Fang

(CNN) — Los médicos que atendieron a una mujer taiwanesa por un ojo hinchado quedaron sorprendidos al encontrar cuatro abejas diminutas viviendo debajo de su párpado izquierdo.

Los insectos minúsculos, conocidos como abejas sudoríparas, miden de 3 a 4 milímetros de longitud, según la CTS, afiliada de CNN.

“Vi algo que parecían patas de insecto, así que las puse bajo el microscopio lentamente, y una a la vez sin dañar las cosas en el interior”, les dijo a periodistas Hung Chi-ting, jefe del departamento de Oftalmología del Hospital Universitario Fooyin, de Taiwan, en una conferencia de prensa.

Las abejas sudoríparas, también conocidas como halíctidas, “anidan cerca de tumbas y en árboles caídos, por lo que es fácil encontrarlas mientras caminas en las montañas”, explicó Hung.

La mujer fue identificada con su apellido, He, y dijo que cree que los insectos llegaron a su ojo cuando visitó la tumba de un familiar con su familia. Se lavó los ojos con agua, pero siguió experimentando fuertes dolores.

“Fue muy doloroso. Las lágrimas no paraban de salir de mi ojo”, dijo. “Estaba muerta de miedo.”

Después de tres horas de agonía, visitó el hospital, donde los médicos determinaron que padecía celulitis, una infección bacteriana de la piel y una grave erosión corneal causada por las abejas sudoríparas.

“Afortunadamente, ella vino al hospital pronto, de lo contrario hubiera tenido que sacarle el ojo para salvar su vida”, dijo Hung.

La visión de He se había reducido a menos de 0,1, el equivalente a una visión de 20-200 en la gráfica de Snellen que mide la agudeza visual, dijo Hung a los reporteros. “Por suerte, no tenía fiebre alta y no había afectado su sistema nervioso central”.

La abeja sudorosa se alimenta del néctar y el polen, pero también se siente atraída por la transpiración humana, que proporciona “humedad y sales preciosas”, según el Departamento de Conservación de Missouri.

Los medios locales informaron que se esperaba que He se recuperara por completo.