CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ciencia

Descubren una misteriosa especie relacionada con los humanos

Por Ashley Strickland

(CNN) — Los huesos y dientes antiguos encontrados en la cueva del Callao, en Filipinas han llevado al descubrimiento de una especie antes desconocida relacionada con los humanos llamada Homo luzonensis, según un nuevo estudio. Los fósiles pertenecían a dos adultos y un niño que vivieron hace 50.000 y 67.000 años atrás.

Este marco de tiempo significa que el luzonensis habría vivido al mismo tiempo que los neandertales, los denisovanos, el Homo sapiens y el Homo floresiensis de cuerpo pequeño. Al igual que otros homínidos extintos, el luzonensis es más un pariente cercano que un antepasado directo.

En 2007, se encontró un solo hueso del pie en la cueva que se remonta a hace 67.000 años. Durante las excavaciones en 2011 y 2015, los investigadores encontraron 12 huesos adicionales de manos y pies, incluyendo un fémur parcial y dientes, en la misma capa de la cueva. Los investigadores nombraron a la nueva especie luzonensis debido a su ubicación en la isla de Luzón.

Ahora son los restos humanos encontrados más recientes en las Filipinas. Anteriormente, los restos de Homo sapiens se encontraban en la isla de Palawan y databan de hace 30.000 a 40.000 años.

Pero, ¿qué hace que el luzonensis sea diferente de otras especies? Todo está en los distintos dientes premolares, que varían considerablemente de cualquier cosa identificada en las otras especies que pertenecen al género Homo.

Los siete premolares y molares son más pequeños y más simplificados que los de otras especies. Aunque algunas de las características pueden compararse con el Homo erectus y el Homo sapiens, las características de los dientes y la mandíbula siguen siendo distintas en cuanto a los rasgos extraños que combinan.

Este factor, junto con el hecho de que los investigadores no han podido extirpar el ADN de los fósiles, hace que sea difícil determinar dónde encaja el luzonensis, en cuanto a la evolución.

Los dos huesos de la mano y los tres huesos del pie también muestran una anatomía única.

Aunque separado por millones de años de evolución, el hueso del dedo del luzonensis se parece mucho al del Australopithecus afarensis, o el famoso fósil de “Lucy“. Australopithecus vivió hace 2,9 millones y 3,9 millones de años.

El hueso del dedo también se parece al del Australopithecus, así como a las primeras especies Homo. Los huesos de los dedos de las manos y los pies son curvos, como los de los primeros homínidos, lo que probablemente sugiere que escalar era importante para su estilo de vida y supervivencia.

“Si tomas cada característica una por una, también la encontrarás en una o varias especies de homínidos, pero si tomas la combinación completa de los rasgos, ninguna otra especie del género Homo es similar, lo que indica que pertenecen a una nueva especie”, dijo Florent Détroit, autor del estudio y paleoantropólogo en el Museo Nacional de Historia Natural de París.

Complicaciones en el árbol evolutivo

El luzonensis representa un misterio porque, al igual que con el descubrimiento de Homo floresiensis, las especies de homínidos antes desconocidas complican el árbol evolutivo. Esto también cambia la idea de qué especies migraron.

Dado que África es considerada la “Cuna de la Vida” y se encontró el Homo erectus en la isla indonesia de Java, la idea es que erectus emigró fuera de África y ayudó a dispersar a la especie.

Floresiensis, apodada la especie “hobbit”, se ha encontrado sólo en la isla de Flores, cerca de Indonesia, y se descubrió en 2003. Vivieron hace 100.000 a 60.000 años. Y aunque solo medían aproximadamente un metro de altura y tenían un cerebro de aproximadamente un tercio del tamaño de un humano moderno, hacían herramientas de piedra y cazaban elefantes.

Se cree que el floresiensis fue más pequeño en estatura debido a su entorno isleño y recursos limitados. Lo mismo puede ser cierto para el luzonensis, dijeron los investigadores.

Ambas de estas especies vivían en islas a las que sólo se podría haber llegado cruzando el mar. Y hay evidencia de carnicería animal en Luzón que se remonta a 700.000 años atrás, pero los investigadores no saben si el luzonensis es responsable.

El hallazgo plantea el caso de que los homínidos ya estaban presentes en la isla. Podrían haber sido luzonensis o las especies que descendieron de ellos, o tal vez descendieron de otro grupo desconocido, dijeron los investigadores.

La navegación marítima pudo haber ocurrido por accidente mientras se desplazaban en balsas o debido a la navegación intencional, dijeron los investigadores.

“Tenemos más y más pruebas de que se asentaron con éxito en varias islas del sudeste asiático en el pasado remoto, así que probablemente no fue tan accidental”, dijo Détroit. “Otra cosa importante a tener en cuenta es que no te puedes instalar con éxito en una isla con un solo evento de llegada de pocas personas, necesitas varios individuos, por supuesto, y necesitas varias llegadas, al menos al principio, para que puedas tener suficientes fundadores asentados en la isla”.

Más exploraciones por venir

Entonces, ¿cómo evolucionaron y por qué comparten características tan variadas con homínidos más antiguos? La respuesta puede estar en más excavaciones y descubrimientos que aún no se han hecho en las islas del sudeste asiático.

“Nuestra imagen de la evolución de homínidos en Asia durante el Pleistoceno se volvió más confusa, más complicada y muchísimo más interesante”, escribió Matthew Tocheri en un artículo adjunto de News and Views. Tocheri, director de Investigación de Canadá sobre Orígenes Humanos de la Universidad de Lakehead en Ontario, no participó en este estudio.

Los investigadores planean estudiar los aspectos biomecánicos de los fósiles y la forma en que pueden haberse movido, así como más excavaciones de la cueva o la identificación de nuevos sitios potenciales.

“Como podemos ver ahora, el sudeste asiático, y especialmente sus islas, es un lugar fantástico para estudiar la evolución de los homínidos y para realizar trabajos de campo para encontrar más sitios con arqueología antigua y fósiles de homínidos”, dijo Détroit.