CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
China

30 años después de la masacre de Tiananmen, Taiwán muestra otro camino para China

Por Margaret K. Lewis, Jeffrey Wasserstrom

Nota del editor: Margaret K. Lewis es profesora de derecho en la Universidad Seton Hall y recientemente es becaria Fulbright en la Universidad Nacional de Taiwán. Jeffrey Wasserstrom es profesor de historia en la Universidad de California en Irvine y coautor de la tercera edición actualizada de “China en el siglo XXI: lo que todos deben saber” (Oxford University Press, 2018). Las opiniones expresadas en este comentario son exclusivas de los autores.

(CNN) — Hace treinta años, el movimiento de masas chino más importante del último medio siglo comenzó cuando los estudiantes de Beijing se reunieron para llorar a Hu Yaobang, un funcionario reformista.

Pronto, las multitudes masivas que pedían un cambio convergían en las plazas centrales de docenas de ciudades chinas. El 20 de mayo, el gobierno impuso la ley marcial en Beijing, cuya Plaza de Tiananmen fue el sitio de los mítines más grandes. Dos semanas después, el 4 de junio, el movimiento terminó después de que soldados dispararan contra civiles desarmados en las calles de la capital.

El Partido Comunista Chino (PCCh), que ha gobernado la República Popular China (RPC) desde su fundación en 1949, nunca ha permitido una investigación oficial sobre el asesinato. La cifra de muertos de la masacre sigue siendo desconocida, pero se cree que al menos varios cientos de civiles, o hasta 10 veces más, fueron asesinados.

Gracias en parte a la foto icónica del “Hombre del tanque” que se enfrentó al poder armado del PCCh, el 4 de junio es famoso en todo el mundo, pero la discusión de lo que ocurrió ese día, conocido como ‘liusi’ en chino, sigue siendo fuertemente censurada en China y el luto público de las víctimas está prohibido.

Este esfuerzo concertado para borrar el recuerdo de un evento de 30 años no tiene precedentes, y existen paralelos en el manejo de una masacre anterior en el estrecho de Taiwan. Este, conocido como el 28 de febrero, tuvo lugar en 1947 en Taipei, la ciudad más grande y capital de Taiwán, que se conoce oficialmente como la República de China (ROC).

Durante décadas, el Partido Nacionalista (KMT) cuyos soldados llevaron a cabo la masacre del 2 de febrero impidieron la investigación oficial del derramamiento de sangre. El tamaño de la cifra de muertos sigue siendo incierto, aunque se cree que está entre varios miles y 25.000.

FOTOS | Las protestas de la Plaza de Tiananmen de 1989

En 1977, 30 años después del 28 de febrero, el KMT continuó prohibiendo toda discusión sobre el evento.

Dos gobiernos, dos masacres

En 1977, Taiwan seguía estando, como el PRC de hoy, bajo el gobierno autoritario de un solo partido.

Una razón clave por la cual los recuerdos de la masacre de 1947 amenazaron al KMT en 1977 y los recuerdos de la masacre de 1989 amenazan al PCCh ahora es que, en cada asesinato, los soldados considerados como defensores benévolos de la gente se comportaron como invasores brutales.

Sin embargo, hoy en día, Taiwán es una democracia, y el 28 de febrero se celebra en todo el país el Día de la Paz. ¿Qué podemos aprender de las similitudes entre las masacres y del hecho de que el KMT finalmente se disculpara por el 28 de febrero?

Después de la rendición de Japón en 1945 en la Segunda Guerra Mundial, las fuerzas de Chiang Kai-shek se apoderaron de Taiwán y la reclamaron para la República de China, que luego incluyó gran parte del territorio de la República Popular China de hoy. Los esfuerzos de mano dura para someter a la isla por el KMT de Chiang se encontraron, no sorprendentemente, con resistencia. Las tensiones aumentaron el 27 de febrero de 1947, cuando la policía golpeó a una viuda que vendía cigarrillos ilegalmente. Grandes protestas estallaron. Al día siguiente los soldados del KMT dispararon contra multitudes.

El gobierno de Chiang negó que se hubiera producido una masacre y se mantuvo en esta posición mucho después de que las fuerzas de Mao Zedong expulsaran el KMT de China continental.

En el 30 aniversario de la masacre, un reconocimiento público del evento no parecía más probable que una investigación completa sobre Tiananmen hoy. Pero eso cambió.

El pasado de Taiwán, el futuro de China

Aunque solo una de las masacres puede discutirse abiertamente en el lugar en que ocurrió, hay tres formas en que pensar sobre el legado de 28 de febrero ayuda a poner eso del 4 de junio en perspectiva.

Primero, mostrando que las historias de los sistemas autoritarios a menudo dan vueltas inesperadas

Las esperanzas de una relajación a largo plazo de la represión en la República Popular China han resultado ser quiméricas. El PCCh ha sido notablemente resistente. Pero el caso de Taiwan nos recuerda que incluso los objetos resistentes se rompen.

La República de China estuvo bajo ley marcial durante décadas. En 1979, el KMT utilizó la fuerza para aplastar a los manifestantes a favor de la democracia en Kaohsiung, la segunda ciudad más grande de Taiwán. En la década de 1980, sin embargo, los activistas de la democracia se afirmaron con un vigor que tomó por sorpresa a muchos observadores y, en 1986, Chiang Ching-kuo, el hijo y sucesor de Chiang Kai-shek, invirtió inesperadamente las políticas de su padre y permitió el establecimiento formal de un partido de oposición. La ley marcial finalmente terminó en 1987.

Segundo, múltiples fuerzas pueden impulsar el cambio.

Activistas políticos, funcionarios veteranos y otros actores desempeñaron papeles importantes en la democratización de Taiwán. Esto sugiere la necesidad de evitar que el énfasis actual en el control del presidente de la República Popular China, Xi Jinping, genere la miopía. Incluso cuando un hombre fuerte confiado está en la cima, vale la pena vigilar las fuerzas que burbujean bajo la superficie.

Tercero, el cambio es un largo camino.

Vale la pena recordar que la República de China no tuvo su primera elección presidencial directa hasta 1996. Y su primer presidente que no pertenece al KMT no fue elegido sino hasta el 2000.

La historia de Taiwán no nos dice qué sucederá en la República Popular China en un futuro cercano, pero nos da razones para esperar que las políticas, incluida la forma en que se recuerda y discute el 4 de junio, eventualmente puedan cambiar.

La pregunta que queda es ¿cómo y cuándo?