CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Francia

¿Por qué la catedral de Notre Dame es tan importante para los católicos de todo el mundo?

Por Daniel Burke

(CNN) — Esta semana es Semana Santa, cuando millones de cristianos occidentales conmemoran la muerte y resurrección de Jesús. En circunstancias normales, la catedral de Notre Dame en París se habría estado preparando para mostrar sus reliquias santas a los fieles el Viernes Santo.

Pero cuando el fuego envolvió el lugar sagrado el lunes, los católicos de todo el mundo reaccionaron con horror e incredulidad, especialmente cuando la emblemática aguja de la catedral se derrumbó entre las llamas.

Mira EN VIVO las imágenes del incendio en Notre Dame

Durante generaciones, Notre Dame ha sido un lugar de peregrinación y oración, y aunque la religión en Francia ha estado disminuyendo por décadas, sigue siendo el corazón del catolicismo francés, abierto todos los días para la misa.

“No puedo ni mirar”, dijo el reverendo James Martin, un escritor jesuita residente en Nueva York, acerca de las imágenes televisadas de las llamas que devoran la arquitectura gótica icónica de la catedral.

“Además de la Basílica de San Pedro (en la Ciudad del Vaticano) no creo que haya una iglesia más emblemática para los católicos. No creo que haya católicos que visiten París y no oren o no vayan a misa en Notre Dame”.

Para Martin, al igual que para otros católicos, era difícil no ver varias capas de simbolismo en las llamas: el fuego se desató durante la Semana Santa, el momento más sagrado del calendario cristiano, en un momento en que la Iglesia católica de todo el mundo está envuelta en una controversia sobre el abuso de niños, y cuando Francia ha visto meses de enojo público por el aumento de los precios del combustible.

Martin no está solo en su lamento. Cuando la noticia del incendio se extendió el lunes, muchos católicos prominentes expresaron profunda tristeza.

“¡Acabo de ir al lado, a nuestra querida catedral, Saint Patrick’s, para pedir la intercesión de Notre Dame, nuestra Señora, por la catedral en el corazón de París, y de la civilización, ahora en llamas!”, tuiteó el cardenal Timothy Dolan de Nueva York. “Dios guarde esta espléndida casa de oración, y proteja a los que luchan contra el fuego”.

El cardenal Daniel DiNardo de Houston, presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de EE.UU., calificó el incendio de “impactante” y triste. Pero, como muchos católicos, DiNardo conectó las noticias desgarradoras con el próximo día santo de Semana Santa.

“Somos un pueblo de esperanza y de resurrección, y por más devastador que sea este fuego, sé que la fe y el amor que encarna esta magnífica catedral se harán más fuertes en los corazones de todos los cristianos”.

DiNardo dijo que Notre Dame es más que la suma de su tumultuosa historia. La catedral, dijo, “ha sido durante mucho tiempo un símbolo del trascendente espíritu humano, así como de nuestra añoranza por Dios”.

El cardenal Vincent Nichols, arzobispo de Westminster en Inglaterra, llamó a la catedral “el corazón de la fe” en Europa.

“¿Quién no está profundamente conmovido al ver esta gran catedral en llamas?”, tuiteó Nichols. Para la gente de París, esto es un desastre que toca su alma”.

Viernes Santo

Notre Dame no es una iglesia parroquial, lo que significa que no tiene un cuerpo regular de fieles que “pertenezcan” a la iglesia. Pero sigue siendo la iglesia del arzobispo Michel Aupetit de París y atrae a católicos para las oraciones vespertinas, misas y el sacramento de la reconciliación, también conocido como penitencia.

Y cada año durante la Semana Santa, Notre Dame revela algunas de las reliquias más codiciadas en la cristiandad. Entre ellos se encuentra la Santa Corona, que muchos creen que proviene de la corona de espinas colocada sobre la cabeza de Jesús, y que la catedral llama su “reliquia más preciosa y más venerada”. Los católicos han orado con la Santa Corona por más de 16 siglos, según la catedral.

Notre Dame también cuenta entre sus tesoros otras dos reliquias conectadas a la Semana Santa: un fragmento del Bosque de la Cruz, que muchos creen que forma parte de la “cruz verdadera” en la que Jesús fue crucificado y uno de los clavos que los romanos usaron para crucificar a Jesús.

Ese clavo viene del Santo Sepulcro, el lugar donde Jesús fue enterrado en Jerusalén, según Notre Dame. Los cristianos en Jerusalén entregaron la reliquia al emperador Carlomagno en 799, y posteriormente se convirtió en un poderoso objeto de veneración para generaciones de católicos franceses.

Durante la Revolución Francesa, cuando los secularistas franceses destruyeron muchas piezas emblemáticas de la historia y el arte católico, se guardó y se entregó al arzobispo de París, según la catedral.

El lunes, mientras los bomberos combatían las llamas en Notre Dame, la seguridad de las reliquias era desconocida.

Mientras las llamas rabiaban, el arzobispo Michel Aupetit de París, cuya iglesia de origen es la catedral, hizo un pedido a los sacerdotes para que oren.

“Los bomberos de París siguen luchando para salvar las torres de Notre Dame de París. Se consumieron el marco, el techo y la aguja. Oremos. Si lo desean, pueden tocar las campanas de sus iglesias para invitar a la oración”.