CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Francia

¿Por qué fue tan difícil apagar el incendio de Notre Dame?

Por Joshua Berlinger

(CNN) — Las vigas de madera centenarias de Notre Dame, el exterior de piedra y la arquitectura gótica hicieron que el incendio del lunes fuera especialmente difícil de abordar y los bomberos de París merecen elogios por sus esfuerzos, dijeron especialistas.

La aguja central y la mayor parte del techo de la catedral centenaria quedaron destruidos, pero los dos campanarios y el edificio principal se salvaron.

Un video publicado por el Ministerio del Interior francés mostró la magnitud de la respuesta ante el incendio. Las autoridades desplegaron unos 400 bomberos, bombearon agua desde el río Sena y volaron drones para inspeccionar el daño.

El mayor problema, dicen los expertos, fue acceder a las vigas de madera del techo que formaban el marco para el techo elevado.

“En los primeros 20 minutos ya era bastante evidente que iba a ser un fuego muy grave”, dijo Gregg Favre, un exbombero del Departamento de Bomberos de St. Louis en Estados Unidos.

Los bomberos habrían estado en desventaja incluso “antes de que salieran de la estación”, agregó Favre.

Una vez que las vigas comienzan a arder, el exterior de piedra dificulta que los bomberos que se encuentran fuera del edificio lleguen a la fuente de las llamas. La piedra atrapa el calor y el humo, evitando que trabajen en el interior.

La altura de Notre Dame también representó un desafío al proporcionar oxígeno adicional para que respirara el fuego y complicar los esfuerzos para alcanzar las llamas.

“La carga de combustible está en el aire, y los bomberos no pueden llegar a ella rápidamente”, dijo Glenn Corbett, profesor asociado de ciencias del fuego en el Colegio de Justicia Criminal John Jay de Nueva York.

Las opciones aéreas como la sugerida por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, también fueron consideradas poco realistas.

“Tal vez los aviones cisterna podrían usarse para apagarlo. ¡Deben actuar rápidamente!”, dijo Trump en un tuit.

Pero según Corbett, ningún piloto de avión podría arrojar agua “exactamente en ese punto moviéndose a varios cientos de kilómetros por hora por encima”.

Corbett también descartó el uso de helicópteros: “Uno de los problemas aquí es la corriente térmica, que es como una chimenea, no puedes volar un helicóptero en el aire caliente. El aire es muy escaso”.

La agencia de seguridad civil francesa, Securite Civile, dijo en una aparente referencia a la sugerencia de Trump de que cualquier descarga aérea de agua podría “debilitar la estructura de Notre Dame y provocar daños colaterales a los edificios en las cercanías”.

A pesar de los enormes desafíos, los 400 bomberos pudieron salvar una gran parte de la catedral.

Thomas Von Essen, excomisionado del Departamento de Bomberos de la Ciudad de Nueva York que prestó servicios durante los ataques del 11 de septiembre, dijo que una fotografía del interior era alentadora.

“No son 10 metros de escombros … cosas que estarán ardiendo durante días. Parece que se apagó el fuego”, dijo Von Essen.

“El hecho de que pudieran controlar un incendio que se extendió tanto como lo hicieron y que salvaran una gran parte del edificio, incluidos los dos campanarios, es un esfuerzo tremendo”, dijo Favre.

“Creo que cualquier bombero al que le preguntes que haga esto para ganarse la vida te diría que este es un evento significativo de extinción de incendios y que los bomberos deben ser elogiados”.