CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ciencia y Espacio

Meteoro interestelar pudo golpear la Tierra (y las implicaciones sobre la vida extraterrestre son fascinantes)

Por AJ Willingham

(CNN) — A la humanidad podría llevarle cientos de años, si no miles, desarrollar la capacidad de explorar el espacio interestelar. Hasta entonces, el espacio interestelar puede llegar a nosotros.

Un nuevo estudio realizado por dos investigadores de Harvard revela que el cosmos ya pudo haber depositado al primer visitante de ese tipo en nuestra puerta hace cinco años, en 2014, cuando un pequeño meteoro se estrelló contra la Tierra cerca de Papúa Nueva Guinea, en el Pacífico Sur. Según su investigación, este objeto de 4,5 m de ancho probablemente provino de otro sistema solar.

Un mensaje en una botella

Piénsalo: un objeto, que se origina en kilómetros y milenios de distancia, simplemente se desploma en el mar. Las implicaciones son tan vastas y misteriosas como el amplio espacio abierto del que surgió.

MIRA: ¿Cómo los róvers están buscando vida extraterrestre en el desierto?

“Casi todos los objetos que golpean la Tierra se originan para el sistema solar”, explica el doctor Abraham Loeb, presidente del Departamento de Astronomía de la Universidad de Harvard, y el coautor del estudio. “Están hechos de los mismos materiales que hizo el sistema solar. Los que son interestelares se originan en otra fuente. Es como recibir un mensaje en una botella desde un lugar distante. Podemos examinarlo, como si caminar en la playa y mirar las conchas que son arrastradas a tierra pudieran enseñarnos algo sobre el océano”.

Una cápsula del tiempo

Loeb y su coautor Amir Siraj estudiaron la velocidad de los objetos que entran en la atmósfera de la Tierra, que se pueden usar para predecir si el objeto viajaba en relación con la órbita de nuestro sol.

“Lo que hicimos fue tomar las propiedades del meteoro y la velocidad en el momento del impacto y extrapolar si estaba ligado al Sol o no”, dice Loeb. De los tres objetos más rápidos registrados, el más rápido estaba claramente atado a nuestro sol. El tercero más rápido no pudo ser claramente categorizado. Pero el segundo más rápido, dice Loeb, tenía todas las características de estar literalmente fuera de este sistema solar.

LEE: Algunos expertos dudan del artículo de Harvard que dice que un objeto interestelar podría ser una nave extraterrestre

“A esta velocidad, se necesitan decenas de miles de años para que un objeto se mueva de una estrella a otra”, dice. Como no saben exactamente dónde se originó, no pueden decir exactamente qué edad tiene, pero podría ser completamente antiguo. “Cruzar la galaxia llevaría cientos de millones de años”.

Un posible signo de vida

De todas las posibilidades envueltas en este objeto relativamente pequeño, tal vez la más emocionante es la idea de que, teóricamente, los objetos interestelares podrían transportar vida desde otros sistemas solares.

“Lo más importante es que existe la posibilidad de que la vida se transfiera entre las estrellas”, dice Loeb. “En principio, la vida podría sobrevivir en el núcleo de una roca. O bien bacterias o tardígrados (un animal microscópico que vive en el agua); pueden sobrevivir en condiciones duras en el espacio y llegar directamente a nosotros”.

¿Alucinante? Solo un poco. Y aunque el objeto detallado en este documento es el primer meteoro interestelar registrado que golpea la Tierra, el estudio estima que estos objetos ingresan a la atmósfera de la Tierra cada diez años aproximadamente, lo que significa que podría haber un millón de objetos interestelares diferentes flotando alrededor de nuestro sistema solar, simplemente esperando para ser examinado.

MIRA: Objeto espacial Oumuamua podría ser extraterrestre

Tal vez recuerdes que en 2017 se vio un asteroide interestelar mucho más grande rebotando de manera amenazadora en nuestro vecindario interplanetario. El objeto espacial de 396 m de largo, apodado “Oumuamua“, fue un descubrimiento igualmente tentador. Después de todo, si una pequeña roca espacial en el Pacífico Sur puede dar pistas sobre lo que está sucediendo en todo el universo, imagina lo que casi cien veces ese tamaño podría decirnos.