CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Corea del Norte

Corea del Norte

Corea del Norte prueba arma ‘táctica’: ¿mensaje para Estados Unidos?

Por Euan McKirdy, Jake Kwon

Seúl, Corea del Sur (CNN) — El líder norcoreano, Kim Jong Un, inspeccionó y dirigió el miércoles una “nueva prueba de armas guiadas tácticas”, según un informe de los medios estatales del país.

El informe, publicado el jueves por la mañana, hora local (miércoles por la noche ET) por la agencia de noticias KCNA, no indicó exactamente qué tipo de arma se probó, ni su alcance potencial.

Sin embargo, la descripción proporcionada por KCNA sugiere que no representa un regreso del régimen a las pruebas de misiles: un arma táctica está diseñada para ser utilizada en el campo de batalla y, por lo general, no es un armamento de largo alcance.

No se detectó ningún lanzamiento de misiles por parte del Comando del Norte y el Comando Estratégico de Estados Unidos, según funcionarios del Departamento de Defensa estadounidense.

Kim elogió las capacidades del arma, informó la agencia estatal.

“El desarrollo y la finalización de este sistema de armas será un gran evento histórico para fortalecer la capacidad de combate del ejército”, dijo, según KCNA.

Pyongyang realizó una prueba de arma “táctica” por última vez en noviembre de 2018. Una fuente del gobierno surcoreano con conocimiento militar le dijo a CNN que aquella probablemente era una pieza de artillería de largo alcance, “posiblemente un lanzacohetes múltiple”. En ese momento, la portavoz adjunta del Ministerio de Unificación de Corea del Sur, Lee Eu-gene, restó importancia al evento de 2018 y dijo que Kim había continuado sus inspecciones en el sector militar “de manera intermitente”.

El representante especial de Estados Unidos para Corea del Norte, Stephen Biegun, también ha descartado la importancia de las pruebas de misiles balísticos y no nucleares de Pyongyang.

Hablando en la Conferencia Internacional de Política Nuclear de Carnegie en 2019 en marzo, negó que la prueba de noviembre fuera “una provocación” dirigida a Estados Unidos.

“Aquí estamos, probablemente cuatro, cinco meses después. No creo que haya un experto que pueda decirme qué fue lo que probaron o si en realidad probaron algo.

“Lo único que publicaron fue una foto del presidente Kim Jong Un en una playa … rodeado de hombres uniformados, sosteniendo blocs de notas, escribiendo notas”.

¿Mensaje a Estados Unidos y sus aliados?

Vipin Narang, profesor asociado de ciencias políticas del Instituto de Tecnología de Massachusetts, quien estudia la proliferación de armas nucleares, dijo que el arma probablemente difiere de los misiles de largo alcance que el régimen norcoreano ha probado en los últimos años.

“No sabemos qué es, pero si es otro ‘sistema táctico’ como un MRLS (Sistema de lanzamiento múltiple de cohetes) o un sistema de defensa costera, o defensa aérea, parecería ser consistente con el hecho de que Kim podría recordar a EE. UU. y (a Corea del Sur), de manera calibrada, a dónde podrían dirigirse las cosas si EE. UU. especialmente no modera su posición negociadora.

“Con la reconstrucción de Sohae, la actividad continuada en las instalaciones de misiles balísticos y Yongbyon, y esto, Kim parece sugerir ‘He cargado mi arma, pero no voy a disparar … todavía'”, dijo, refiriéndose a las instalaciones de prueba claves en Corea del Norte.

Conversaciones estancadas

La prueba se produce en medio de un aparente esfuerzo de Estados Unidos por volver a entablar conversaciones nucleares de alto nivel con Corea del Norte después de una fallida cumbre a principios de este año entre Kim y el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

Esta semana, Biegun se dirige a Moscú en medio de rumores en los medios surcoreanos de que Kim Jong Un planea reunirse con el presidente de Rusia, Vladimir Putin.

En febrero, Trump y Kim dejaron Vietnam sin un acuerdo, en parte debido a los desacuerdos sobre el alivio de las sanciones comerciales para Corea del Norte por reducir su programa nuclear.

Se esperaba que la cumbre de febrero, la segunda desde que los dos líderes se reunieron en Singapur en junio pasado, se basara en su acuerdo de “trabajar para completar la desnuclearización de la península coreana”.

Las conversaciones nucleares con Pyongyang aparentemente han estado estancadas en un punto muerto desde el abrupto final de la cumbre en Vietnam.

Darran Simon, Zachary Cohen y Joshua Berlinger de CNN contribuyeron con este informe.