CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Bolivia

Lecciones de vida de la tribu nativa con los corazones más sanos del mundo

Por Dr. Sanjay Gupta

(CNN) — Hace unos años leí reportes sobre una tribu indígena que vive en las profundidades de la selva amazónica, cuyos miembros casi no tenían evidencia de enfermedad cardíaca. De hecho, después de un estudio de un año, los investigadores concluyeron que los tsimane, como se les llama, tenían los corazones más sanos del mundo, un título que anteriormente tenían las mujeres japonesas.

La prevención de la enfermedad cardíaca es un tema en el que pienso todo el tiempo, dado mi historial familiar significativo de enfermedades cardíacas. Como mucha gente, me preocupaba que fuera inevitable para mí. Así que el verano pasado, decidí viajar a Bolivia, uno de los países más pobres de América del Sur, para aprender lo que podrían enseñarme a mí y al resto del mundo sobre la prevención de las enfermedades cardíacas.

No fue fácil llegar a los tsimanes. Después de volar a La Paz, la capital más alta del mundo a casi 3.650 metros sobre el nivel del mar, tomamos un pequeño avión a Rurrenabaque, una pequeña ciudad en las tierras bajas del norte de Bolivia, a lo largo del río Beni y al borde de la selva amazónica. Condujimos camionetas 4×4 hasta la jungla y luego saltamos a canoas artesanales y nos dirigimos hacia los ríos y arroyos del Amazonas.

LEE: 9 ejercicios que puedes hacer después de un ataque al corazón

Sabíamos que los tsimanes vivían en pequeños grupos de familias extensas de 60 o más personas a lo largo de las orillas del río. Finalmente encontramos uno de los pueblos justo cuando el sol comenzaba a ponerse. Al haber viajado a más de 100 países alrededor del mundo, es especialmente emocionante para mí encontrar lugares que aún son tan diferentes a los que he visto, como fue el caso en lo profundo de la Amazonía.

Esa noche armamos nuestras carpas en el medio del pueblo y comenzamos nuestra vida como tsimanes. Cabañas de paja nos rodeaban, sin electricidad ni comodidades modernas. Un día, saqué mi iPad, tocando y deslizando a través de la pantalla, y los tsimanes tenían la boca abierta y los ojos muy abiertos, mirándome como si fuera un hechicero.

Fui a buscar a las mujeres, cazando y pescando con los hombres, y jugué fútbol con los niños. Mi objetivo era aprender los secretos de aquellos con los corazones más sanos del mundo, y lo abordé enfocándome en los tres grandes: dieta, actividad y descanso.

En lo que respecta a la dieta, mi expectativa era que la suya sería una especie de dieta de “paleo”, con hasta el 65% de sus calorías provenientes de la carne animal. En cambio, encontré casi lo contrario: los Tsimane obtienen la mayoría de sus calorías de los carbohidratos. Alimentos como el plátano, la yuca, el arroz y el maíz constituyen casi el 70% de su dieta. Este tipo de dieta nace de la necesidad en el Amazonas, porque los alimentos de cultivo son más seguros, especialmente durante una temporada de caza pobre.

Como pueden imaginar, el alimento no se procesa ni se refina, no tiene azúcares ni sales añadidas. Los carbohidratos naturales son el pilar de los tsimanes de corazón sano, junto con alrededor de 15% de grasa y 15% de proteína. Además, la dieta proporciona el doble de fibra que la dieta estadounidense estándar, según un artículo publicado en la revista médica The Lancet. Su dieta tiene muchos micronutrientes, como el selenio, el potasio y el magnesio, que provienen de sus alimentos de granja. Al pasar tiempo con los tsimanes, también aprendí, hablando con ellos y con mis propias observaciones, que el ayuno intermitente era parte de la cultura, no porque estuviera de moda sino por la escasez de alimentos.

En casi todas sus horas de vigilia, los tsimanes están de pie o caminando. Una vez más, las suposiciones acerca de una sociedad de cazadores-recolectores podrían hacerte imaginar a un grupo de hombres con arcos y flechas, corriendo a través del bosque tras su presa. Típicamente, sin embargo, las cacerías serían largas y lentas. Los tsimanes pasan mucho tiempo caminando y rastreando, buscando a los animales, no corriendo tras ellos. Si los cazadores consiguen carne, realmente trabajaron para ello, caminando kilómetros a lo largo de las horas.

Y la agricultura tradicional y el forrajeo, en su mayoría hechos por niños y mujeres, serían igualmente asuntos de todo el día. En promedio, los tsimanes caminan unos 17.000 pasos al día. Si bien hay tantos consejos, todos recibimos sobre los tipos óptimos de ejercicio: cardio, entrenamiento de intervalos de alta intensidad (también conocido como HIIT), entrenamiento de resistencia: aquellos con los corazones más sanos del mundo están constantemente activos pero no intensamente activos. Y casi nunca se sientan.

Con mi pequeña carpa instalada en medio del pueblo Tsimane, también tuve una idea bastante clara de cómo descansan. Era un horario predecible que se basaba enteramente en la luz. Tan pronto como el sol se ocultó a última hora de la tarde, la gente se retiró a sus chozas y, en menos de media hora, oí ronquidos y respirar profundamente por todo el campamento. Resulta que si no tienes un dispositivo para revisar, tiendes a dormir temprano y profundamente. Alrededor de nueve horas más tarde, con la llamada y la respuesta del gallo a la distancia, el campamento comenzaría a agitarse y comenzaría otro día de caza, recolección y fútbol.

Los tsimanes obtienen la mayor parte de sus calorías de los carbohidratos, no de la carne, porque en el Amazonas los alimentos cultivados son más seguros, especialmente durante una temporada de caza pobre.

El tejido social de los tsimanes es fuerte, con muchas risas, charlando y compartiendo. No hay duda de que esta socialización, y la falta de soledad, también protege contra las enfermedades del corazón, como hemos visto en innumerables estudios en todo el mundo, incluido el famoso estudio de Roseto en Estados Unidos.

Y sería negligente si no mencionara otro factor un tanto exclusivo de los tsimanes, que viven en el entorno del Amazonas: los parásitos.

Según el artículo de The Lancet, casi todos los que viven allí tienen algún tipo de infección parasitaria, como anquilostoma, gusano redondo o giardia. En cierto sentido, los tsimanes cohabitan con estos parásitos la mayor parte de sus vidas. Sí, eso suena repugnante, pero ten en cuenta que así es como vivimos los humanos durante casi toda nuestra existencia. Y dado que muchas de las enfermedades crónicas, incluida la enfermedad cardíaca, a menudo son inflamadas o empeoradas por nuestro propio sistema inmunológico, es posible que los parásitos en los cuerpos del tsimane ayuden a regular su sistema inmunológico y a proteger sus corazones.

No saldrás y contraerás intencionalmente una infección parasitaria pronto, pero la lección aquí es que nuestras burbujas higiénicas autoimpuestas pueden estar causándonos más daño de lo que creemos. Aquellos con los corazones más sanos del mundo no tienen miedo de ensuciarse un poco.

Si buscas la vida útil del tsimane, encontrarás que es mucho más corta que los que viven en Estados Unidos. Golpes, ataques de serpientes y otros animales, infecciones y partos reducen la esperanza de vida en la selva amazónica. Pero hasta el día en que mueren, los tsimanes suelen ser muy saludables.

Aunque las enfermedades del corazón matan a cientos de miles de estadounidenses cada año y cuestan casi 1.000 millones de dólares al día, los tsimanes nos recuerdan que la riqueza no necesariamente compra una buena salud y que las soluciones simples nos rodean, si nos tomamos el tiempo para darnos cuenta.

Acerca del autor

Dr. Sanjay Gupta

El Dr. Sanjay Gupta, múltiple ganador de los Premios Emmy, es el jefe médico de CNN. Gupta, neurocirujano practicante, juega un papel integral en la presentación de informes de CNN.