CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
África

360.000 niños africanos recibirán la primera vacuna del mundo contra la malaria

Por Katie Hunt

(CNN) — Unos 360.000 niños al año en tres países africanos recibirán la primera vacuna contra la malaria del mundo como parte de un proyecto piloto a gran escala, dijo el martes la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Malawi comenzó a vacunar a niños menores de dos años y Kenya y Ghana comenzarán a usar la vacuna en las próximas semanas. Los ministerios de salud de estos países decidirán dónde se utilizará, dijo la OMS.

La vacuna ofrece protección parcial contra la enfermedad, según los ensayos clínicos que demostraron que la vacuna previno aproximadamente cuatro de cada 10 casos de malaria, según la OMS.

“Hemos visto enormes avances con los mosquiteros y otras medidas para controlar la malaria en los últimos 15 años, pero el progreso se ha estancado e incluso ha retrocedido en algunas áreas. Necesitamos nuevas soluciones para que la respuesta a la malaria vuelva a encaminarse, y esta vacuna es una herramienta prometedora para llegar ahí”, dijo en un comunicado de prensa el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS.

“La vacuna contra la malaria tiene el potencial de salvar a decenas de miles de vidas de niños”.

La malaria es una enfermedad parasitaria que se transmite a través de la picadura de mosquitos Anopheles hembras. Es prevenible y tratable, pero se estima que 435.000 personas mueren cada año por esta causa.

Los niños menores de cinco años corren el mayor riesgo de sufrir complicaciones que ponen en peligro la vida y, según la OMS, la enfermedad le quita la vida a un niño cada dos minutos. La mayoría de estas muertes se producen en África, donde más de 250.000 niños mueren a causa de la enfermedad cada año.

La vacuna RTS,S, también conocida como Mosquirix, fue creada por científicos del gigante farmacéutico británico GSK en 1987. Ha sido sometida a pruebas durante muchos años y recibió el apoyo de numerosas organizaciones, entre ellas, PATH, una organización sin fines de lucro.

De 2000 a 2015, hubo una reducción del 62% en las muertes por malaria, según la OMS, y una reducción del 41% en el número de casos. Sin embargo, los datos más recientes sugieren que la malaria está reapareciendo, con 219 millones de casos en 2017, en comparación con 217 millones en 2016.

“Es una enfermedad difícil de tratar. Las herramientas que tenemos son modestamente efectivas pero las drogas y los insecticidas se agotan: después de 10, 20 años, los mosquitos se vuelven resistentes. Existe una preocupación real de que en 2020, [los casos] volverán a aumentar”, dijo Adrian Hill, profesor de genética humana y director del Instituto Jenner en la Universidad de Oxford.

La vacuna se administrará en cuatro dosis: tres dosis entre los cinco y nueve meses de edad y la cuarta dosis suministrada alrededor del segundo cumpleaños.

La OMS dijo que la vacuna era una “herramienta complementaria de control de la malaria” que debía usarse además de los mosquiteros tratados con insecticida, rociando las áreas interiores con insecticidas, así como el diagnóstico y tratamiento oportunos de la enfermedad.

Alena Pance, científica principal del Wellcome Trust Sanger Institute, dijo que la vacuna no fue “abrumadoramente efectiva”.

“Pero es muy importante tener en cuenta que la protección del 40% en la parte más endémica del mundo, África, es mejor que ninguna protección. En última instancia, esta es la única vacuna que tenemos actualmente que tiene alguna eficacia y ha tardado décadas en desarrollarse, esta es en sí una buena noticia“, dijo Pance.

Hill dijo que había habido “paradas e inicios” sobre si valía la pena seguir adelante con la vacuna, pero sería una adición útil en la lucha contra la enfermedad.

Dijo que sería particularmente importante asegurarse de que los niños reciban las cuatro dosis de la vacuna para maximizar su eficacia.