CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Arabia Saudita

Arabia Saudita ejecuta a 37 personas —una crucificada— por delitos relacionados con terrorismo

Por Tamara Qiblawi, Ruba Alhenawi

(CNN) — Arabia Saudita ejecutó a 37 hombres condenados por delitos relacionados con el terrorismo, dijo este martes la agencia oficial de noticias del reino.

Uno de los convictos fue crucificado, según una declaración del ministerio del interior llevada a cabo por la Agencia de Prensa Saudita (SPA, por sus siglas en inglés).

MIRA: Investigador de Jeff Bezos: Arabia Saudita obtuvo información privada sobre el magnate

“La pena de muerte se implementó en varios delincuentes por adoptar ideologías terroristas extremistas y formar células terroristas para corromper y perturbar la seguridad, así como propagar el caos y provocar conflictos sectarios”, dijo SPA en un tuit.

La declaración enumera los nombres de los 37 ciudadanos saudíes que fueron ejecutados en varias partes del país. Arabia Saudita tiene una de las tasas de pena de muerte más altas del mundo.

Llevó a cabo una de sus ejecuciones en masa más grandes en enero de 2016, cuando fueron ejecutadas 47 personas, incluido el prominente líder chiíta Nimr al-Nimr. Los presos ejecutados fueron acusados de terrorismo y de tener ideología extremista.

LEE: De Hollywood a Arabia Saudita, Leonardo DiCaprio a Paris Hilton: el escándalo que envolvió al mundo

Desde que el príncipe Mohammed bin Salman surgió por primera vez en la escena política del reino en 2015, ha supervisado una represión intensificada contra la disidencia. Comenzó su carrera política como ministro de Defensa y fue elevado a príncipe heredero en 2017.

En los últimos años, el príncipe heredero ordenó acorralar decenas de activistas, clérigos de alto perfil, analistas, empresarios y príncipes, así como defensores de derechos de las mujeres, que presuntamente fueron torturados y que las autoridades acusan de “contacto sospechoso” con entidades extranjeras.