CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Colombia

El caso Colmenares: la historia de una muerte que llega a Netflix en medio de la controversia

Por Paula Bravo Medina

(CNN Español) – El lanzamiento del tráiler de un nueva serie de Netflix ha reavivado la controversia alrededor de un caso del año 2010.

“Un joven muere bajo circunstancias misteriosas una noche de Halloween. De allí nace una investigación polémica que genera más preguntas que respuestas”. Así describe Netflix la serie Historia de un Crimen: Colmenares, que se estrena este 3 de mayo en el plataforma de streaming.

Por 9 años, lo que le ocurrió al estudiante Luis Andrés Colmenares, cuyo cuerpo apareció en un caño al norte de Bogotá el 31 de octubre de 2010, ha estado cubierto por un manto de duda

Colmenares tenía 20 años y tras ir de fiesta con unos amigos, salió de una discoteca en la madrugada. Horas después hallaron su cadáver. Aunque hay dos sentencias judiciales no hay ningún condenado por este caso, que inicialmente fue tratado como un suicidio, pero cobró relevancia tras la exhumación del cuerpo un año después, cuando la familia insistió en que su muerte se debía a un asesinato y la Fiscalía empezó a investigarlo como tal.

El tráiler de Netflix, que ya suma más de 180.000 visualizaciones, reveló que los personajes mantendrán sus nombres originales.

 

El padre de Colmenares, Luis Colmenares, ha manifestado desde que se hizo el anuncio de la serie que no estaba de acuerdo con la producción.

MIRA: El caso Colmenares y otras famosas muertes sin resolver en Latinoamérica

Este miércoles y jueves en un una serie de tuits volvió a expresar su rechazo hacia la serie, pues según afirma “no puede haber primero una verdad teatro que una verdad judicial”.

Colmenares ha afirmado que no sabe lo que ha hecho Netflix, pero que no tendría “ninguna objeción” si “basara en lo hechos que constan en los expedientes que están en los juzgados”. También dice que no le consultaron a la familia.

CNN en Español se puso en contacto con Netflix quienes afirmaron que “por el momento no tenemos nada adicional para compartir o comentar sobre este show”.

No es el único que ha manifestado su descontento. El abogado de Laura Moreno, Jaime Granados Peña, publicó este viernes un comunicado acerca del tráiler de la producción de Netflix.

Moreno fue acusada por la Fiscalía de ser coautora del homicidio, pero fue posteriormente absuelta.

Según el abogado Granados, respetan la libertad de expresión, pero  “el video promocional de la mencionada serie incurre en abuso en el ejercicio de sus derechos, en detrimento de otros derechos subjetivos, que puede desorientar a la opinión pública y producir graves afectaciones al debido proceso”,

“La defensa de Laura Moreno hace pública sus radical inconformidad con la emisión de la anunciada serie y advierte que agotará todos los mecanismos judiciales a disposición en el ordenamiento jurídico”, afirma el documento publicado en la cuenta de Twitter del abogado.

Por su parte, el apoderado de Carlos Cárdenas, que fue señalado por la Fiscalía como presunto coautor del asesinato de Colmenares, y absuelto en primera instancia por un juez que determinó que no había pruebas concluyentes, rechazó la producción diciendo que se están “vulnerando los derechos fundamentales” de su cliente “al buen nombre, a la honra, y el derecho al olvido, pues como fue de conocimiento público él fue absuelto con sentencia judicial que está firme”.

En cuanto a la defensa de Jessy Quintero, amiga de Colmenares y otra de las involucradas en el caso, que fue acusada de encubrimiento y falso testimonio porque respaldaba la versión de Moreno, y quien fue posteriormente absuelta, CNN se puso en contacto con la firma Jesús Yepes Abogados, quienes la representan, y afirmaron que se van a pronunciar pero no todavía, pues están definiendo los términos de la declaración.

Los detalles del caso

Esto es lo que se sabe de esa noche, según dos sentencias judiciales, una de febrero de 2017, y otra de abril de ese mismo año.

Luis Andrés Colmenares, estudiante de la Universidad de Los Andes, salió de su casa en Bogotá la noche del 30 de octubre de 2010. Iba disfrazado de diablo para lo que sería una fiesta de Halloween con sus amigos de estudio en una discoteca ubicada al norte de Bogotá. Lo recogió Laura Moreno, una de sus compañeras y la otra protagonista de este caso. Para ese momento, Colmenares y Moreno eran más que amigos aunque sin un noviazgo formal o, en palabras de la juez de uno de los procesos, tenían una relación superficial y “apenas se estaban conociendo”.

Terminada la fiesta aproximadamente a las 3 de la mañana del 31 de octubre, Colmenares y Moreno salen de la discoteca Penthouse, junto a la amiga de él Jessy Quintero, porque Luis Andrés quería comerse un perro caliente que en Bogotá suelen venderse en la calle:  estaba en estado de embriaguez, según una sentencia judicial del 20 de febrero de  2017. Una vez lo compraron, relató Laura, él sale a correr, mientras ella intenta detenerlo dos veces sin éxito y terminan en el caño El Virrey, al norte de la ciudad, lugar al que él se lanza y ella deja de verlo. Mientras todo esto ocurre, Moreno le narra los hechos a Jessy Quintero por teléfono y después sale a dar aviso a la policía de que Colmenares acababa de lanzarse al caño. Entonces empieza una búsqueda infructuosa, con bomberos incluidos, por encontrarlo. Sin embargo, el cuerpo lo hallan hasta entrada la noche, aproximadamente 16 horas después de que se reportara la supuesta caída.

A Colmenares lo enterraron en Villanueva, La Guajira, en el norte de Colombia, donde él había nacido. Sin embargo, el caso se reabre un año después y la Fiscalía empieza a indagar la tesis del homicidio. El cuerpo se exhumó y en una nueva necropsia –que ha sido puesta en duda por las autoridades judiciales– aparecen golpes, lesiones y fracturas que no corresponden al de una caída de altura. Además, siempre quedó la duda de que Colmenares, aunque estaba ebrio, se hubiera ahogado con el cauce poco abundante que había en el caño. Llegan entonces años de audiencias, interrogatorios, sospechosos, testigos falsos y cambio de fiscales.

Laura Moreno –quien siempre se mantuvo en su versión de la caída y negó cualquier supuesto asesinato de Colmenares– fue acusada por la Fiscalía de ser coautora del homicidio. La tesis de la entidad fue que el cuerpo de Luis Andrés no se encontró en la búsqueda inicial porque no estaba en el caño: fue atacado y golpeado en otro lugar por terceros y con ayuda de Moreno, quienes después lo dejaron en este lugar. A Jessy Quintero la acusaron de encubrimiento y falso testimonio porque respaldaba la versión de Laura. Sin embargo, en 2017, las dos fueron absueltas de los cargos por una juez de Bogotá, quien argumentó que la Fiscalía no solo no pudo probar la responsabilidad de Quintero y Moreno sino que tampoco comprobó la tesis del asesinato. Según el fallo, Colmenares murió producto de la caída. Una decisión que fue apelada por la Fiscalía y cuyo futuro lleva dos años en manos del Tribunal Superior de Bogotá.

Ahora, del mismo caso se desprendió un proceso contra Carlos Cárdenas, exnovio de Laura Moreno, quien fue acusado por la Fiscalía de ser coautor del asesinato de Colmenares. La Fiscalía insistió en su tesis de que el cuerpo recibió varios golpes con diferentes fuerzas y en momentos diferentes, que no correspondían con una caída. Algo en lo que Cárdenas tendría responsabilidad, a pesar de que siempre negó los señalamientos.

Según la fiscal del caso, Martha Lucía Zamora, “luego de las lesiones recibidas, propinadas por los agresores, fue llevado en la parte trasera de una camioneta en la cual iba sentado Carlos Andrés Cárdenas Gómez con el fin de sacarlo del sector donde ocurrió el crimen. Por esta razón a Cárdenas Gómez se le atribuye la coautoría material de este homicidio porque todos sus actos estuvieron encaminados a una contribución propia y directa “con respecto al resultado muerte a Colmenares Escobar”, afirmó citada por la Fiscalía en un comunicado el 26 de marzo de 2014.

Finalmente, el juez de primera instancia decidió absolverlo por no encontrar pruebas concluyentes que lo vincularan al caso. Esa decisión fue ratificada por el Tribunal Superior de Bogotá en 2014, que determinó que Cárdenas no puede ser considerado responsable. Sin embargo, los magistrados sí señalaron que la causa de muerte de Colmenares fue producto de un homicidio y no un accidente, lo que contradice la tesis de la juez en el proceso de Quintero y Moreno.

La serie de Colmenares hace parte de una producción de Netflix que ha explorado otros casos latinoamericanos, como el asesinato al candidato presidencial de México Luis Donaldo Colosio en 1994.

Con información de María Camila Rincón Ortega.