CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Animales

¿Por qué Australia ha declarado la guerra a los gatos salvajes? Quiere matar 2 millones de felinos para 2020

Por Julia Hollingsworth

(CNN) — Son lindos, son suaves y son el enemigo público número uno en Australia.

Australia está en guerra… con los gatos salvajes. Para 2020, el gobierno quiere matar a dos millones de gatos que vagan libremente por las calles del país. Esto corresponde a una gran parte de la población total de gatos salvajes, que se estima entre 2 y 6 millones.

Algunas áreas de Australia han ido aún más lejos. En el estado nororiental de Queensland, incluso hay un consejo que ofrece una recompensa de 10 dólares australianos (7 dólares estadounidenses) por el cuero cabelludo de un gato salvaje, una política que la organización Personas por el Trato Ético de los Animales (PETA) ha calificado como “cruel”.

El problema tampoco es exclusivo de Australia. En la vecina Nueva Zelandia, un destacado ambientalista ha propuesto un futuro sin gatos, con un control estricto de los gatos domésticos y salvajes o eliminados totalmente.

Pero ¿por qué la guerra contra los gatos?

Gatos asesinos

La respuesta es simple: los gatos, especialmente los salvajes, son asesinos.

Se cree que el primer gato llegó a Australia en algún momento del siglo XVII. Desde entonces, su número se ha disparado, con una población que se estima cubre hoy en día el 99,8% del país.

Una rara rata canguro de nariz corta se esconde debajo de un tronco hueco cerca del río Cygnet en la isla Kangaroo. Su especie fue llevada a la extinción en Australia continental por zorros y gatos salvajes.

Aunque los gatos salvajes pertenecen a la misma especie que los gatos domésticos, los gatos salvajes viven en la naturaleza donde se ven obligados a cazar para sobrevivir.

Desde que los colonos europeos los introdujeron por primera vez, los gatos salvajes han ayudado a llevar a aproximadamente 20 especies de mamíferos a la extinción, dijo Gregory Andrews, comisionado nacional de especies amenazadas al Sydney Morning Herald. Según Andrews, eso hace que los gatos salvajes sean la mayor amenaza para las especies nativas de Australia.

Y eso es significativo en Australia, una nación insular que estuvo aislada del resto del mundo durante miles de años. Hoy en día, se estima que el 80% de los mamíferos de Australia y el 45% de sus aves no se encuentran en ningún otro lugar de la Tierra.

Para los gatos, las especies nativas son presa fácil. Se cree que los gatos matan a más de un millón de aves nativas y 1,7 millones de reptiles en Australia todos los días, le dijo a CNN un portavoz del Departamento de Medio Ambiente y Energía de Australia, citando una investigación científica.

Algunas de las otras especies amenazadas por los gatos incluyen la rata de conejo, que el gobierno clasifica como vulnerable, y el bandicoot dorado que parece una rata.

“No estamos matando gatos solo porque sí, no lo estamos haciendo porque odiamos a los gatos”, dijo Andrews. “Tenemos que tomar decisiones para salvar a los animales que amamos, y que nos definen como una nación”.

Críticos improbables

El gobierno, que anunció su plan para iniciar un sacrificio en 2015, ha prometido 5 millones de dólares para apoyar a los grupos comunitarios que pueden capturar los gatos en la línea del frente.

Pero el plan ha sido atacado, y sorprendentemente, los conservacionistas se encuentran entre los críticos.

Tim Doherty, un ecologista de la conservación de la Universidad Deakin en Australia, está de acuerdo en que los gatos salvajes tienen un “gran número de víctimas” en las especies nativas de Australia, pero cree que el plan de sacrificarlos se basa en ciencia inestable.

“En ese momento, cuando se estableció el objetivo en 2015, en realidad no sabíamos cuántos gatos salvajes había en Australia”, dijo, y agregó que algunas estimaciones en ese momento pusieron el número en 18 millones, lo que llamó una “sobrestimación bruta”.

“No hay realmente una manera confiable de estimar en todo un continente, y si va a establecer un objetivo, y si quiere que sea significativo. Es necesario que se pueda medir su progreso”.

Otra cuestión más apremiante es que el simple hecho de matar a un gato no necesariamente salva vidas de aves o mamíferos.

Un gato salvaje visto en un vecindario en Washington el 4 de abril de 2014.

Y las recompensas debían centrarse en un área determinada, dijo Doherty. “Es necesario concentrarse en lugar en vez de tener una aproximación dispersa”, dijo.

Aunque los gatos son un gran problema, el gobierno se había concentrado en ellos a costa de otros temas más delicados desde el punto de vista político, como la pérdida de hábitat causado por la expansión urbana, la tala y la minería.

“Existe la posibilidad de que los gatos se utilicen como distracción en cierta medida”, dijo. “También debemos tener un enfoque más holístico y abordar todas las amenazas a la biodiversidad”.

Otros críticos notables del plan incluyen a la cantante británica Morrissey y la francesa Brigitte Bardot.

“Cats to go”

En Nueva Zelandia ha habido llamados para detener también a los gatos domésticos.

La remota nación insular, que fue uno de los últimos lugares en la tierra a la que llegaron los humanos, ya anunció su atrevido objetivo de ser completamente libre de depredadores para 2050. Según el gobierno, ratas, zarigüeyas y armiños matan a 25 millones de aves nativas cada año.

Nueva Zelandia no tiene mamíferos terrestres nativos además de los murciélagos, lo que significa que una gran variedad de aves, incluido el Kiwi, que no vuela, pudieron prosperar en una tierra sin depredadores. Ahora, el 37% de las especies de aves de Nueva Zelandia están amenazadas. Además, muchas de las aves nativas de Nueva Zelandia viven en el suelo, lo que las hace susceptibles a los gatos, según el Departamento de Conservación del país.

En esta imagen aparecen dos pájaros kiwi en Berlín el 19 de junio de 2012.

En 2013, el conocido economista de Nueva Zelandia Gareth Morgan provocó la ira de los amantes de los gatos, incluido el entonces primer ministro John Key, dueño de un gato llamado Moonbeam, cuando lanzó una campaña llamada “Cats to Go“, en los que animaba a los amantes de los gatos a evitar reemplazar a su mascota cuando esta muriera.

“Los gatos son los únicos verdaderos sádicos del mundo animal, los asesinos en serie que torturan sin piedad”, dijo Morgan.

CNN ha contactado a Morgan para hacer comentarios.

Dos años después, la entonces ministra de Conservación, Maggie Barry, instó a las autoridades a comenzar a sacrificar a los gatos callejeros para salvar las poblaciones de aves nativas, y pidió que las mascotas, que suman alrededor de 1.134 millones, según el Consejo de Animales de Compañía de Nueva Zelanda, se limiten a una o dos por hogar.

Y en 2018, Omaui, una pequeña ciudad costera en la Isla Sur de Nueva Zelandia, consideró prohibir nuevos gatos domésticos en el área, aunque desde entonces ha retrocedido en su plan. “No nos gustan los gatos, pero queremos que nuestro medio ambiente sea rico en vida silvestre”, dijo el presidente de la Fundación Caritativa de Omaui Landcare, John Collins, en agosto del año pasado.