CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Medicina

Los pacientes negros y latinos son mucho más propensos que los blancos a sufrir amputaciones relacionadas con la diabetes

Por Anna Gorman, Kaiser Health News

Los Ángeles (CNN) — En sus recorridos habituales en el Hospital Keck de la Universidad del Sur de California, el Dr. David Armstrong vive una injusticia brutal de la atención médica estadounidense.

Cada semana, docenas de pacientes con diabetes acuden a él con heridas profundas, infecciones graves y mala circulación: complicaciones debilitantes de una enfermedad que se ha salido de control. Trabaja para salvar sus extremidades, pero a veces Armstrong y su equipo deben recurrir a la amputación para salvar al paciente, una medida dolorosa y que altera la vida que sabe que casi siempre se puede prevenir.

Durante décadas, el establecimiento médico estadounidense ha sabido cómo controlar la diabetes. A pesar de que la cantidad de personas que viven con la enfermedad sigue aumentando, hoy en día, estimada en más de 30 millones en todo el país, el pronóstico para las personas con acceso a una buena atención médica se ha vuelto mucho menos grave. Con la medicación, la dieta y los cambios de estilo de vida adecuados, los pacientes pueden aprender a controlar su diabetes y llevar una vida sólida.

Sin embargo, en todo el país, los cirujanos siguen realizando decenas de miles de amputaciones diabéticas cada año. Es un procedimiento drástico que se presenta como un ejemplo poderoso de las consecuencias de ser pobre, no tener seguro y estar aislado de un sistema de rutina de atención médica de calidad.

“Las amputaciones son una consecuencia innecesaria de esta enfermedad devastadora”, dijo Armstrong, profesor de cirugía en la Escuela de Medicina Keck de la USC. “Es una epidemia dentro de una epidemia. Y es un problema que es totalmente ignorado”.

En California, donde los médicos realizaron más de 82.000 amputaciones diabéticas de 2011 a 2017, las personas que eran negras o latinas tenían más del doble de probabilidades que las personas blancas no hispanas de someterse a amputaciones relacionadas con la diabetes, según un análisis de Kaiser Health News.

El patrón no es exclusivo de California. En todo el país, los estudios han demostrado que las amputaciones diabéticas varían significativamente no solo por raza y etnia, sino también por ingresos y geografía. Según un estudio realizado en 2015, los pacientes diabéticos que viven en comunidades que se ubican en el cuartil inferior de la nación según sus ingresos tenían casi un 39% más de probabilidades de sufrir amputaciones importantes en comparación con las personas que viven en las comunidades de mayores ingresos.

Un estudio realizado en 2014 por investigadores de la UCLA encontró que las personas con diabetes en los barrios más pobres del condado de Los Ángeles tenían el doble de probabilidades de tener una amputación de un pie o una pierna que las de las zonas más ricas. La diferencia fue más de diez veces en algunas partes del condado.

Las amputaciones se consideran una “megadisparidad” y casi todas las demás disparidades de salud por raza y etnia no tienen comparación, dijo el doctor Dean Schillinger, profesor de medicina en la Universidad de California-San Francisco. Para empezar, las personas negras o hispanas corren más riesgo de desarrollar diabetes que otros grupos, una disparidad que a menudo se atribuye a factores socioeconómicos, tales como tasas más altas de pobreza y niveles más bajos de educación. También pueden vivir en entornos con menos acceso a alimentos saludables o lugares para hacer ejercicio.

Luego, entre las personas con la enfermedad, a los negros e hispanos a menudo se les diagnostica una vez que la enfermedad se ha afianzado y tienen más complicaciones, como amputaciones. “Si ingresa a vecindarios afroamericanos de bajos ingresos, es una zona de guerra”, dijo Schillinger, ex jefe del Programa de Control y Prevención de la Diabetes en el Departamento de Salud Pública de California. “Se ve gente qandando en silla de ruedas”.

Parte de la indignación para los investigadores es que la ciencia médica ha avanzado mucho en el tratamiento de la diabetes. En todo el país, menos de 5 adultos de cada 1.000 con diabetes reciben amputaciones.

Pero para los que lo hacen, las consecuencias son profundas. De acuerdo con el análisis de KHN, más de la mitad de las amputaciones en California entre 2011 y 2017 ocurrieron entre personas de 45 a 64 años, lo que significa que muchas personas quedan discapacitadas y dependen de otras para recibir atención durante sus mejores años de trabajo.

Kaiser Health News ‘Ngoc Nguyen y Elizabeth Lucas contribuyeron a este informe.