CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Niños

Las muertes de niños y adolescentes se reducen a la mitad, pero la discapacidad aumenta, según estudio global

Por Denise Powell

(CNN) — Según un nuevo estudio, a medida que la población mundial continúa aumentando, más niños sobreviven hasta la edad adulta, pero las tasas de discapacidad también han aumentado.

La investigación publicada este lunes en la revista JAMA Pediatrics encontró que, de 1990 a 2017, las muertes globales de niños y adolescentes disminuyeron 51,7%, mientras que la discapacidad aumentó 4,7%. Además, existe una brecha creciente entre los resultados de salud de los jóvenes entre los diferentes países.

MIRA: En Venezuela crece la pobreza, aumenta la mortalidad infantil y baja la esperanza de vida: el grave panorama que muestra Encovi

El estudio fue parte del informe Global Burden of Disease. En 2017, las enfermedades más comunes que acabaron con las vidas de niños y adolescentes fueron diarrea, desnutrición aguda e infecciones del tracto respiratorio inferior. Sin embargo, las muertes de niños y adolescentes disminuyeron de 13,77 millones en 1990 a 6,64 millones en 2017.

Entre los países con mayor desarrollo socioeconómico, algunos de los principales contribuyentes a la discapacidad fueron defectos de nacimiento, trastornos neonatales, cefaleas, dermatitis y ansiedad. En los países de bajo desarrollo, contribuyeron a la discapacidad las infecciones respiratorias bajas, la diarrea y la malaria, así como los defectos de nacimiento y los trastornos neonatales.

Cuando los investigadores observaron la muerte y la discapacidad en personas de hasta 19 años en 195 territorios y países, encontraron que las regiones con el mayor declive en las muertes infantiles eran África central, oriental y subsahariana, mientras que las tasas más rápidas de disminución de muertes ocurrieron en América Latina andina, sur de Asia y Asia oriental. Los autores atribuyen estas mejoras a prácticas como la vacunación más generalizada, la mejora del saneamiento y la nutrición, y el tratamiento de la malaria y las infecciones de transmisión sexual.

LEE: La mortalidad infantil en Uruguay, en mínimos históricos

En África subsahariana, la reducción de la mortalidad debido a enfermedades tropicales, infecciones y deficiencias nutricionales dio como resultado niños más saludables de 1990 a 2017, pero persisten otros problemas de salud pública. “Si bien la malaria ha disminuido drásticamente en todo el continente africano, hay muchos países, especialmente en África subsahariana, donde la transmisión de parásitos, las enfermedades agudas y la mortalidad por malaria continúan siendo altas”, anotaron los investigadores.

También hubo un aumento del 0,6% en el riesgo de que las personas jóvenes murieran de VIH / SIDA o de infecciones de transmisión sexual entre 1990 y 2017 en el sur de África subsahariana. Cincuenta países mostraron un mayor riesgo de muerte por autolesiones o violencia interpersonal.

Los investigadores también encontraron que la mayor disminución en la muerte fue en niños de 1 a 4 años, en 61%, mientras que los adolescentes de 10 a 19 años vieron las mejoras más lentas.

También anotaron que el bienestar de una madre puede contribuir a la salud de un niño. Los países donde se redujeron las muertes maternas también disminuyeron las muertes de niños y adolescentes. Los malos resultados de salud son más probables cuando hay menos fondos para la educación y la planificación familiar, dijeron los investigadores, así que los funcionarios deberían hacer de la salud de las mujeres jóvenes una prioridad.

MIRA: Muertes infantiles aumentan en Venezuela, revirtiendo años en mejoras, según estudio

Los autores dicen que en los países con un desarrollo socioeconómico bajo y medio, el número creciente de niños que sobreviven con problemas de salud afectará a los sistemas educativos y de salud que ya están sobrecargados. “El costo de mantener el progreso en la salud y el bienestar de los niños y adolescentes no es insignificante”.

Los autores notaron algunas limitaciones de su investigación, como los resultados que están influenciados por la disponibilidad de datos. Algunos de los datos pueden estar desactualizados o ser imprecisos por retrasos en la notificación de datos o en zonas de conflicto, como Afganistán, Siria e Iraq. Según los investigadores, a medida que más niños sobrevivan hasta la edad adulta, los países tendrán que satisfacer las necesidades individuales de sus ciudadanos más jóvenes. “Todos los países deben realizar inversiones estratégicas en los sistemas de educación y salud, incluidos los recursos humanos para la salud, las cadenas de suministro, la infraestructura, la gobernanza y un mayor apoyo para los niños con discapacidades del desarrollo”.