CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
El informe Mueller

9 conclusiones clave del testimonio de William Barr sobre el informe Mueller

Por análisis de Chris Cillizza

(CNN) — Tras la revelación bomba de que el fiscal especial Robert Mueller se mostró en desacuerdo con la forma en que William Barr describió los hallazgos de su investigación sobre Rusia, el secretario de Justicia llegó al Capitolio a testificar sobre el manejo del informe Mueller de 448 páginas frente al Comité Judicial del Senado.

Estos son algunos puntos clave de la audiencia:

1. Lindsey Graham muestra su postura favorable a Trump

Graham, el presidente del Comité Judicial, se ha destacado durante los primeros dos o más años del periodo de Donald Trump en la Casa Blanca por su drástico cambio de postura frente al presidente. El senador de Carolina del Sur pasó de llamar “chiflado” a Trump y que no era apto para el cargo durante las primarias del Partido Republicano de 2016 a ser uno de los más grandes defensores y aliados del presidente en el Congreso.

Graham mantuvo su trabajo pro-Trump durante su declaración de apertura el miércoles. Dijo incorrectamente que Mueller le pidió a Barr que llegara a una conclusión sobre si Trump había obstruido o no la justicia en sus acciones relacionadas con la investigación del fiscal especial; Mueller no hizo eso en absoluto, simplemente no hizo una recomendación propia sobre Trump y la obstrucción, y resaltó que la Oficina de Asesoría Jurídica dejó claro que no se podía acusar a un presidente en ejercicio.

Luego, Graham recurrió a un tema favorito del presidente: los mensajes de texto, que hablaban mal de Trump, entre el funcionario del FBI Peter Strzok y Lisa Page durante las elecciones de 2016. Graham prometió una investigación sobre esos mensajes de texto, así como sobre los orígenes de la investigación de contrainteligencia del FBI, hasta incluyendo preguntas sobre la orden del Tribunal de Vigilancia e Inteligencia (FISA, por sus siglas en inglés) otorgada al FBI para vigilar a Carter Page. Como muchas personas en Twitter notaron rápidamente, si insultar a Trump durante las elecciones de 2016 fue un crimen, entonces el mismo Graham estaría en la cárcel en este momento.

Un ejemplo de febrero de 2016: “Donald Trump no es un republicano conservador. Es un oportunista. No es apto para ser presidente de Estados Unidos“.

2. Barr intenta (volver a) explicar lo que estaba haciendo con la carta de cuatro páginas

Ahora que sabemos que Mueller se mostró en desacuerdo con la forma en que Barr describió el informe en su carta de resumen el 24 de marzo, el secretario de Justicia trató de volver a explicar lo que quería hacer con la carta. La comparó con ofrecer un veredicto en un juicio, con la transcripción de los procedimientos (el informe Mueller) que se publicará más adelante. Barr dijo que el interés público era tan grande, y que había tanto en juego, que sentía la necesidad de ofrecer el resumen o el veredicto inmediatamente después de recibir el informe.

Para escuchar a Barr decirlo entonces, lo que sucedió con su carta fue un gran malentendido. (“No tratábamos de resumir el informe”, dijo Barr el miércoles al Comité Judicial.) Nunca fue la intención de categorizar completamente la naturaleza de las investigaciones de Mueller, según Barr; ese malentendido es la razón por la cual Mueller no estaba emocionado con la carta de Barr.

3. Barr culpa a los medios de comunicación por la reacción de Mueller a su carta

Al preguntarle, específicamente, con qué tuvo problemas Mueller en su resumen de cuatro páginas, Barr dijo que el fiscal especial no estaba de acuerdo con la descripción de la obstrucción en lo que se relaciona con el presidente ; “La prensa estaba viendo más de lo que era en ella”, dijo Barr sobre lo que tomó de la conversación telefónica con Mueller el 28 de marzo.

Pero eso no es en absoluto lo que Mueller dijo en la carta del 27 de marzo a Barr, que se publicó el miércoles por la mañana. No hay mención de los medios en esa carta. De hecho, Mueller parece criticar directamente el manejo de la carta por parte de Barr.

Mueller escribió:

“La carta de resumen que el Departamento envió al Congreso y entregó al público al final de la tarde del 24 de marzo no capturó completamente el contexto, la naturaleza y el contenido del trabajo y las conclusiones de esta oficina”, escribió Mueller. “Ahora existe una confusión pública sobre aspectos críticos de los resultados de nuestra investigación”.

4. La diferencia entre “despedir” y “remover por conflicto de intereses”

Barr trató de enhebrar una aguja muy estrecha para explicar por qué el presidente Trump le dijo al abogado de la Casa Blanca que se deshiciera de Mueller, que no era una obstrucción de la justicia. Barr afirmó que Trump nunca le dijo a McGahn que “despidiera” a Mueller, sino que lo sacara de su cargo debido a supuestos conflictos de interés. ¿Cuál es la diferencia, según Barr? El despido de Mueller eliminaría la fiscalía especial, mientras que la remoción de Mueller por una causa aseguraría que se nombraría a una nueva persona para llevar a cabo la investigación del fiscal especial. Por lo tanto, no hay obstrucción. Eso es hilar muy, muy fino.

Una cosa más: en mayo de 2017, el Departamento de Justicia dejó claro que Mueller no tenía conflictos éticos y era perfectamente capaz de supervisar la investigación como fiscal especial. Un mes después, Trump le dijo a McGahn que eliminara a Mueller por conflictos de interés. Entonces, ¿cómo no sabía Trump que el Departamento de Justicia había dicho que no existían tales conflictos?

5. Barr tiene “preguntas” sobre los orígenes de la investigación de contrainteligencia del FBI

Si parpadeó, es posible que se haya perdido este intercambio entre Graham y Barr:

GRAHAM: “¿Comparte mis preocupaciones sobre la investigación de contrainteligencia y cómo comenzó?”

BARR: “Sí”.

Gran problema. Que Barr esté de acuerdo con Graham significa que el secretario de Justicia está ahora en desacuerdo tanto con el FBI como con el informe de Mueller, lo que dejó en claro que la investigación de contrainteligencia comenzó después de que los australianos se acercaron a Estados Unidos, luego de la publicación en WikiLeaks de correos electrónicos pirateados del Comité Nacional Demócrata para informarles que un asesor de Trump, llamado George Papadopoulos, le había dicho a un diplomático australiano que los rusos tenían problemas con Hillary Clinton.

La declaración de Barr el miércoles lo pone, o al menos potencialmente, mucho más en línea con Trump, quien ha afirmado repetidamente que la investigación de contrainteligencia se basó en un documento de investigación de oposición elaborado por el ex espía británico Christopher Steele.

(El trabajo de Steele fue pagado, a veces, por el Comité Nacional Demócrata y la campaña de Clinton.)

6. Barr no se disculpa por decir “espionaje”

El mes pasado, en una audiencia en el Capitolio, Barr dijo que creía que hubo “espionaje” en la campaña de Trump en 2016. Siguió la controversia, ya que los funcionarios de seguridad nacional insistieron en que el hecho de que el secretario de Justicia se refiriera al uso legal de una orden del FISA para vigilar a Carter Page era profundamente irresponsable.

El miércoles, Barr se negó a echarse para atrás con el uso de esa palabra, insistiendo en que “espiar es una buena palabra en inglés que, de hecho, no tiene sinónimos porque es la palabra más amplia que incorpora realmente todas las formas de recopilación de inteligencia encubierta”. Desafiado por el senador Sheldon Whitehouse, demócrata por Rhode Island, sobre si el término “espionaje” se usa comúnmente en el Departamento de Justicia, Barr replicó: “Es lo que yo comúnmente uso”.

7. ¿Cuál es la lógica de Barr en la carta de Mueller?

Los hechos son los siguientes: Más de una semana después de que Barr recibió la carta de Mueller expresando preocupación por cómo la carta de resumen del secretario de Justicia había caracterizado la evidencia de obstrucción (y después de hablar con Mueller por teléfono) se presentó ante el Congreso. Y tuvo este intercambio con el representante demócrata por la Florida, Charlie Crist:

CRIST: Recientemente surgieron informes de que los miembros del equipo del fiscal especial están frustrados de alguna manera con la información limitada incluida en su carta del 24 de marzo, que no representa adecuadamente o con precisión los resultados del informe. ¿Sabe a qué se refieren con eso?

BARR: No, no sé. 

Cuando se le preguntó sobre ese momento el miércoles, Barr explicó lo que parece una confusión intencional, básicamente, de esta manera: no sabía a qué “informes” específicos se refería Crist o a quién se refería en el equipo del fiscal especial. Por lo tanto, mi respuesta es precisa.

Que es, bueno, wow. O, mejor dicho, es una respuesta muy legalista a la pregunta de si Barr engañó a Crist y al país en general. El sentido común dicta que, cuando se le preguntó si estaba al tanto de cualquier frustración del fiscal especial con respecto a su carta de cuatro páginas, la carta de Mueller y su subsiguiente conversación telefónica saltaría a su mente de inmediato.

Barr puede hacer un argumento legalista de que no entendía a qué se refería específicamente Crist en su pregunta. Pero eso no pasa la prueba del olfato.

8. Barr dejó en claro que no “exoneró” a Trump en la obstrucción

Presionado sobre su decisión crítica de no acusar a Trump de obstruir la investigación Mueller, Barr dio un poco de noticia. Esto es lo que dijo: “No exoneré. Dije que no creíamos que hubiera pruebas suficientes para establecer una ofensa de obstrucción”.

En términos generales, de acuerdo con la forma en que el informe de Mueller describió sus propios hallazgos sobre Trump y la obstrucción, escribió esto:

“Si tuviéramos confianza en que después de una investigación exhaustiva de los hechos, que el presidente claramente no cometió obstrucción de la justicia, lo manifestaríamos. Con base en los hechos y en las normas aplicables, no podemos llegar a ese juicio… En consecuencia, si bien este informe no concluye que el presidente cometió un delito, tampoco lo exonera”. 

Todo eso es MUY diferente a cómo el propio Trump ha descrito los hallazgos del informe Mueller y lo que Barr decidió después de leerlo. “Sin colusión, sin obstrucciones, completa y total EXONERACIÓN. ¡Mantén a Estados Unidos grande!”, escribió Trump el 24 de marzo.

La clave a recordar aquí: no presentar cargos no es lo mismo que la inocencia o la exoneración.

9. Barr se equivoca sobre la influencia de la Casa Blanca

La senadora por California Kamala Harris le hizo una pregunta simple a Barr: ¿alguien en la Casa Blanca le preguntó o le sugirió que él abriera una investigación sobre una persona o personas?

Barr se sorprendió y le pidió a Harris que repitiera la pregunta. Luego dijo que no estaba completamente seguro de lo que quería decir con la palabra “sugerir”.

Todo eso potencialmente sugiere que alguien en la Casa Blanca ha pedido o sugerido que Barr y el Departamento de Justicia analicen un asunto. Lo que es interesante, por decir lo menos.