CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Mujer

Más jóvenes, niñas en especial, intentan suicidarse por envenenamiento

Por Edith Bracho-Sanchez

(CNN) — La tasa de intentos de suicidio por envenenamiento entre jóvenes en Estados Unidos se ha más que duplicado en la última década y se ha triplicado con creces para las niñas y mujeres jóvenes, según un estudio publicado este miércoles.

Investigadores en el Hospital Nacional de Niños de Columbus, Ohio, y en el Centro de Envenenamiento de Ohio Central registraron la cantidad de llamadas telefónicas realizadas a los centros de envenenamiento de EE.UU. entre 2000 y 2018 por autoenvenenamiento de niños y adultos jóvenes, de 10 a 24 años de edad, que se creía eran intentos de suicidio.

MIRA: Estudio sugiere aumento de suicidios en jóvenes tras el estreno de una serie de Netflix

Durante el período de estudio de 19 años, hubo 1,6 millones de casos de intoxicación intencional, de los cuales 1,16 millones (71%) ocurrieron en niñas y mujeres jóvenes, según los hallazgos, publicados en elJournal of Pediatrics.

Entre 2000 y 2010, las tasas de intento de suicidio por envenenamiento se mantuvieron relativamente estables e incluso tuvieron una pequeña disminución en algunos grupos de edad. Pero a partir de 2011, las tasas aumentaron dramáticamente, de acuerdo con los resultados.

Para las niñas de 10 a 12 años, el número anual de intentos de suicidio por envenenamiento disminuyó 17% entre 2000 y 2010, seguido de un aumento del 338% entre 2011 y 2018. Para las niñas de 13 a 15 años, la tasa aumentó 136% desde 2011 hasta 2018, y para aquellos de 16 a 18 años, la tasa aumentó 75%.

El aumento fue menor pero todavía está presente para los niños.

LEE: ¿Qué piensan los peruanos del suicidio del expresidente Alan García?

“No es solo que haya más intentos, sino también los resultados; la gravedad también está aumentando”, dijo Henry Spiller, director del Centro de Envenenamiento de Ohio Central en Nationwide Children’s Hospital, autor principal del nuevo estudio.

El porcentaje de intentos de suicidio que fueron severos y requirieron intervención médica también aumentó durante el período de estudio.

Una epidemia motivada por mujeres jóvenes

MIRA: El mensaje de la hija de Alan García tras el suicidio de su padre

“Sabemos que ciertas reglas y expectativas sociales para las mujeres pueden asociarse con tasas más altas de problemas de salud mental y suicidios”, dijo la doctora Barbara Robles-Ramamurthy, psiquiatra de niños y adolescentes de la Long School de Medicina en UT Health San Antonio, que no participó en el estudio. “Luego se agrega un posible componente biológico, las hormonas, y una predisposición genética”.

En cuanto al envenenamiento como método de suicidio, los resultados pueden referirse a la disponibilidad de medicamentos y sustancias nocivas en el hogar.

“Sabemos que los medicamentos son parte de nuestra vida cotidiana hoy en día. Tenemos un montón de botellas en todas partes, así que cuando se trata de tener un acceso fácil, obviamente es el acceso más fácil que tenemos a algo que sabemos que podría dañar nuestro cuerpo”, dijo Robles-Ramamurthy.

LEE: 7 días, 3 suicidios, 1 conexión trágica a las masacres en escuelas. Estas son las historias detrás

Una de las razones del aumento de la depresión y las conductas suicidas puede ser más estrés y presión sobre los niños, dijo el doctor Gene Beresin, director ejecutivo del Centro Clay para Mentes Jóvenes y Saludables del Hospital General de Massachusetts y profesor de psiquiatría en la Escuela de Medicina de Harvard, quien no estuvo involucrado en el estudio.

“Los niños sienten más presión para lograr, más presión en la escuela y están más preocupados por ganarse la vida que en años anteriores”, dijo.

Otra razón puede ser el aumento de las redes sociales y el aumento de las tasas de acoso cibernético que lo acompañan, dijo Beresin.

En aislamiento, ninguno de estos factores ha demostrado conducir a un aumento en los comportamientos suicidas y, en última instancia, al suicidio, pero en conjunto, comienza a surgir un patrón, dijo Beresin.

MIRA: Parkland lamenta suicidio de dos estudiantes

La importancia de la comunicación temprana

El estudio “es una señal fuerte de que se necesita más prevención”, dijo el doctor Ken Ginsburg, profesor de pediatría en el Hospital de Niños de Filadelfia, cofundador del Centro para la Comunicación de Padres y Adolescentes y autor de “Construyendo resiliencia en niños y adolescentes“. “Una buena comunicación familiar es la mejor prevención que conocemos”.

Fomentar una buena comunicación familiar comienza con simplemente pasar tiempo con su hijo, explicó Ginsburg, quien no participó en la nueva investigación.

“Con demasiada frecuencia, pensamos que la comunicación solo consiste en controlar las calificaciones o reprender los comportamientos. Pero el tiempo de calidad está totalmente presente y que su hijo sepa que ninguna conversación está fuera de los límites”, agregó.

Una vez que las familias han fomentado la comunicación abierta, Ginsburg recomienda que los padres trabajen en estrategias que permitan a los niños buscar ayuda sin sentir vergüenza o estigma. Esto, dice, se hace felicitando a los niños por ser honestos con sus emociones y recordándoles que pasarán por momentos difíciles y que cuentan con el apoyo incondicional de sus padres.

LEE: Mostrar compasión, aceptar otras culturas: cómo prevenir el suicidio en la comunidad latina

Cuando se necesita ayuda profesional, Ginsburg recomienda que los padres primero aborden el tema con sus hijos usando un lenguaje como “mereces más que yo ahora mismo, y vamos a encontrar a la persona con las habilidades adecuadas para ayudarte”, dijo.

Saber cuándo buscar ayuda es clave.

¿Cómo reconocer las señales de advertencia en los niños?

Las enfermedades mentales, especialmente cuando se trata de depresión y ansiedad, pueden ser enfermedades silenciosas o manifestarse de una manera que los padres no esperan, dijo Robles-Ramamurthy.

Además de la tristeza, la depresión en niños y adolescentes puede manifestarse como enojo e irritabilidad, agregó.

“Es muy normal que su hijo comience a ponerse un poco más caprichoso y desafiante”, dijo Robles-Ramamurthy sobre los años de la adolescencia. “Pero si empiezas a ver cambios drásticos, su rendimiento académico está disminuyendo, no pasan mucho tiempo con la familia o se aíslan a sí mismos, son grandes señales de alerta”.

MIRA: Padres de estudiantes de la secundaria de Parkland están alerta tras dos posibles suicidios de sobrevivientes de la masacre de 2018

Si esos comportamientos están presentes, Robles-Ramamurthy recomienda preguntar claramente a los adolescentes si se sienten deprimidos o si han considerado lastimarse a sí mismos o terminar con sus vidas. Añadió que hacer estas preguntas directamente no aumenta el riesgo de suicidio.

Si tú o alguien que conoces puede estar en riesgo de suicidio, aquí te explicamos cómo obtener ayuda: En Estados Unidos, llama a la Línea Nacional de Prevención del Suicidio al 800-273-8255. La Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio y Befrienders Worldwide también pueden proporcionar información de contacto para centros de crisis en todo el mundo.