CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Accidentes

Una mujer a bordo del Boeing 737 que se deslizó en la pista y acabó en un río narra detalles del hecho

Por Madeline Holcombe, Amir Vera

(CNN) — Una abogada a bordo del Boeing 737 fletado que derrapó en un río de la Florida dijo que el aterrizaje “no se sintió bien”.

Cheryl Bormann habló con Don Lemon de CNN mientras esperaba con el resto de los pasajeros rescatados después del incidente.

Siete miembros de la tripulación y 136 pasajeros estaban en el avión que volaba desde la Estación Naval de la Bahía de Guantánamo, Cuba, hacia la Estación Aérea Naval de Jacksonville. No hubo víctimas fatales, pero el Cuerpo de Bomberos de Jacksonville dijo que 21 personas fueron llevadas a hospitales locales.

Bormann describió escenas de miedo, confusión y personas que se ayudaban unas a otras.

El avión llegó cuatro horas tarde a la Bahía de Guantánamo, y los que se bajaron les advirtieron que el aire acondicionado estaba roto, dijo.

“Eran universalmente miserables, por lo que ninguno de nosotros estaba ansioso por subir al avión”, dijo Bormann. “Nos subimos de todos modos”.

Volaron a través de una tormenta de truenos y relámpagos, pero la parte aterradora llegó cuando el avión llegó para un aterrizaje.

‘El piloto estaba tratando de controlarlo’

“El avión… literalmente golpeó el suelo y luego rebotó. Estaba claro que el piloto no tenía el control completo del avión porque rebotó un poco más, se desvió e inclinó Izquierda y derecha”, dijo. “El piloto estaba tratando de controlarlo pero no pudo, y luego, de repente, se estrelló contra algo”.

El avión se deslizó de la pista hacia el río St. Johns a las 9:40 p.m. hora del este, pero no se sumergió.

Se desplegaron algunas máscaras de oxígeno y se abrieron contenedores superiores que llevaban las pertenencias de los pasajeros. Bormann dijo que su identificación, efectivo, tarjetas de crédito, computadoras, teléfono y pasaporte salieron disparados a los asientos detrás de ella y no pudo recuperarlos.

Los pasajeros a bordo no sabían lo que pasó, dijo ella. Y no sabían dónde estaban. Por lo que sabían, dijo Bormann, podrían haber estado en un río o podrían haber estado en un océano.

La gente no gritaba, dijo Bormann, porque el personal de vuelo trabajó rápidamente para orientarla. Todos en el avión se ayudaron mutuamente a ponerse sus chalecos salvavidas y luego trepar al ala, al agua, a la balsa y a estar seguros en tierra firme.

Soldados, abuelos y niños

El avión transportaba personal militar que se dirigía a su casa, de vacaciones o para recibir atención médica. Incluía familias, civiles, abuelos y niños, todos conectados con el ejército.

También se registraron mascotas en el maletero de abajo. Bormann dijo que no fueron rescatados y que probablemente no lograron sobrevivir. Los oficiales de bomberos utilizaron un cable para tirar de una balsa inflada con personas a un muelle cercano.

La Estación Aérea Naval de Jacksonville dijo que las mascotas no han sido rescatadas por razones de seguridad. “Nuestros corazones y oraciones están con los dueños de mascotas durante este terrible incidente”, dijo en una publicación de Facebook.

Tras el rescate, dijo Bormann, el control de la frontera estaba procesando a los viajeros. Pero la mayoría de los pasajeros no tiene la identificación que piden las autoridades, ya que sus documentos quedaron en el avión.

“Todo el mundo está como dando vueltas porque nadie sabe qué hacer. No nos dejan ir”, dijo Bormann. “Todos tienen curiosidad por sus pertenencias y quieren saber qué sucederá después”.

Hollie Silverman, de CNN, contribuyó a este informe.